Astroworld: Cómo las teorías de conspiración sobre “pánico satánico” secuestran una tragedia sin sentido

Desde The Beatles hasta Tupac Shakur, los músicos han sido acusados durante mucho tiempo de incitar al “pánico satánico'” escribe Bevan Hurley

jueves 11 noviembre 2021 19:34

La tragedia de Astroworld provocó un torrente de teorías de conspiración en todas las plataformas de redes sociales, desde la falsa afirmación de que la compañía de gestión de Travis Scott planeó de forma deliberada la muerte de víctimas masivas hasta una extraña teoría antivacuna.

La más popular de estas conspiraciones es que la trágica muerte de ocho jóvenes en NRG Park el viernes pasado fue un ritual satánico, y los clips de TikTok que promocionan esta afirmación acumularon de forma colectiva decenas de millones de visitas.

Los expertos en desinformación dicen que el vínculo entre Scott y los "espíritus demoníacos" tiene sus raíces en los temas de la cultura popular, la compleja historia de EE.UU. con la raza y la creciente incapacidad de los jóvenes para discernir la realidad de la ficción.

Los primeros clips de TikTok que sugerían que Scott se entregaba a un "sacrificio ritual" surgieron pocas horas después de la noticia de la tragedia que se produjo el viernes por la noche.

Un típico de estos TikToks virales es uno que dice que el escenario del concierto era “una cruz invertida que conduce a un portal al infierno”, que ha sido visto millones de veces.

Según Joseph Russo, quien imparte una clase sobre antropología de las teorías de la conspiración en la Wesleyan University en Connecticut, el tropo del "pánico satánico" saltó a la fama por primera vez en la década de 1960, cuando los Beatles fueron acusados de intentar influir en la juventud estadounidense a través de mensajes subliminales en sus registros.

"Tenemos una tradición de conectar a las figuras de la cultura popular con algún tipo de sociedad oscura y secreta", comentó Russo.

En los años ochenta y noventa, muchos de los pioneros del rap y el hip-hop adoptaron las teorías de la conspiración y las incluyeron en gran medida en sus letras, dijo Russo.

Músicos como Tupac Shakur, Public Enemy y Busta Rhymes hicieron referencia al libro de 1991 Behold a Pale Horse de William Cooper, una biblia para los conspiradores de hoy en día.

Russo declaró que tenía sentido que los artistas afroamericanos buscaran "narrativas alternativas", dadas sus experiencias con la opresión y el racismo.

El escenario fue relacionado con una cruz invertida por los teóricos de la conspiración en línea

“La historia de los afroamericanos en EE.UU. es una historia muy trágica, una historia muy violenta. [Las teorías de la conspiración] tienen una especie de base racional".

Russo ve paralelos entre la controversia de Astroworld que se desarrolla en las redes sociales y el movimiento QAnon, cuyos seguidores ven a Donald Trump como una figura mesiánica que fue enviada para arrestar a una camarilla de celebridades pedófilas y demócratas.

“Cualquier evento importante de crisis o tragedia sin sentido se integra de forma inmediata en la historia actual de la teoría de la conspiración, que considero que está muy relacionada con QAnon”, comentó, al citar la masacre de Las Vegas de 2017, que se convirtió en parte del folclore de QAnon.

"Mucho de esto se trata de la ansiedad de los blancos, y Trump aprovechó eso con mucho éxito".

Desde el advenimiento de las redes sociales, plataformas como Facebook se han utilizado para difundir desinformación más rápido y a audiencias mucho más grandes que nunca.

Ese hábito de compartir memes en Facebook encontró una nueva audiencia entre los miembros de la generación Z en TikTok.

"Es el mismo contenido con una nueva forma", aseguró Russo.

Gran parte del foco de la histeria de TikTok se concentró en el diseño del escenario y la apertura del concierto de Scott, que presentaba un holograma de un objeto volador parecido a un murciélago rodeado por ocho grandes llamas disparadas.

"Esto es pura maldad", comentó alguien en un vídeo, que obtuvo 77.000 me gusta. Los comentarios afirmaron que las ocho llamas eran una referencia a las ocho muertes.

Russo aclaró que parecía que los escenógrafos habían intentado de forma deliberada crear una "estética algo demoníaca".

Los asistentes al festival entraron a la arena a través de una puerta con forma de la boca de Scott, y muchos la compararon con la pintura de 1575 Cristo En El Limbo del artista holandés Hieronymous Bosch.

"No es una locura pensar que el equipo de diseño en realidad tiene el dedo en el pulso de la cultura, cómo la gente va a hablar sobre esto y cómo la gente lo va a mostrar en TikTok", agregó.

Yotam Ophir, profesor asistente del Laboratorio de Efectos de los Medios, Desinformación y Extremismo en la Universidad de Buffalo, aclaró que las teorías de conspiración a menudo tenían un costo devastador en las familias en duelo.

"Aquí, por ejemplo, los padres que han perdido a sus seres queridos ahora también deberían luchar contra las afirmaciones maliciosas de que sus hijos no eran solo asistentes a conciertos, sino adoradores satánicos".

Comparó las conspiraciones de Astroworld con el tiroteo en la escuela Sandy Hook de 2012, cuando los padres en duelo fueron "acosados por Alex Jones y otras personalidades de la teoría de la conspiración, y tuvieron que lidiar tanto con la pérdida de sus hijos como con el acoso constante en línea y en la vida real".

Travis Scoot durante su actuación en AstroWorld

A menudo se emplearon de forma deliberada para distraer a las personas de los problemas del mundo real con narrativas falsas.

"Tendemos a creer que eventos muy dramáticos deben ser el resultado de circunstancias muy dramáticas, por ejemplo, un complot para convertir un concierto en un ritual satánico como parte de una guerra eterna entre el bien y el mal".

El Dr. Ophir dijo que el contenido conspirativo se diseñó para difundirse de forma rápida en las redes sociales. No se podía confiar en que las plataformas dominaran el problema, por lo que se necesitaba una mayor regulación.

“En lugar de esperar que los conglomerados de redes sociales como Facebook y YouTube eliminen la información errónea y detengan la propagación. Debemos tomar medidas para educar a las personas sobre cómo lidiar con el entorno de información muy complicado y saturado, y regular las redes sociales, como hicimos con prácticamente todas las empresas de medios anteriores.

"Necesitamos construir un sistema legal sostenible para combatir la desinformación y su impacto devastador en las personas y las sociedades".