Una espectadora del Tour de Francia es condenada a cuatro meses de arresto domiciliario por derribar al pelotón

La culpable huyó del lugar de los hechos y permaneció escondida durante cuatro días antes de entregarse a la policía

Lawrence Ostlere
sábado 16 octubre 2021 00:01
Fan's cardboard banner causes huge Tour de France crash
Read in English

La espectadora que derribó el pelotón del Tour de Francia con un cartel de cartón, e hirió a decenas de corredores, ha sido condenada a cuatro meses de arresto domiciliario tras un breve juicio en Brest.

La mujer de 31 años de edad, originaria de Bretaña, no fue nombrada para proteger su identidad tras el furor que causó el incidente en junio, cuando trató de llamar la atención de las cámaras de televisión inclinándose en la carretera agitando un amplio cartel mientras el denso pelotón se acercaba por detrás.

El cartel decía “Allez, Opi-Omi”, frase coloquial alemana para referirse a los abuelos. El ciclista alemán Tony Martin chocó con ella y cayó, lo que provocó un efecto dominó que dio lugar a una de las mayores colisiones en cadena de la historia del Tour de Francia. Varios corredores abandonaron la carrera con lesiones, incluyendo huesos rotos.

La culpable huyó del lugar de los hechos y permaneció escondida durante cuatro días antes de entregarse a la policía.

En el juicio, se la acusó de poner en peligro vidas y causar lesiones involuntarias. Dijo sentirse avergonzada por su “estupidez”, mientras que su equipo legal destacó el impacto negativo que la atención mundial y el posterior abuso en línea habían tenido en su bienestar mental, que la había “aterrorizado”.

“Estoy avergonzada”, dijo. “Soy una persona tranquila. Todo lo que ha pasado es lo contrario de lo que soy”.

Un abogado que representa a la CPA (Asociación de Ciclistas) dijo que esperaban que la sentencia sirviera como señal de la gravedad de sus acciones.

“El público es clave en las carreras ciclistas, debe seguir siéndolo, pero debe hacerse respetando la integridad física de los corredores”, dijo el abogado. “Este caso es representativo de lo que puede ocurrir con personas que quieren ser ellos mismos protagonistas con fotos, videos. Hay que hacerlo con un mínimo de sentido común y este no era el caso allí.”