Aborto: Por qué bajan sus tasas con presidentes demócratas y prohibiciones republicanas no harán diferencia

El problema que los “provida” no reconocen es su visión completamente errónea de quién tiene abortos y por qué. Al igual que con la economía, si quieres los resultados que prometen los republicanos, tienes que votar con los demócratas

Tim Mullaney
martes 28 septiembre 2021 23:58
Religión de la ley del aborto en Texas
Religión de la ley del aborto en Texas
Read in English

Soy un veterano de las vacaciones familiares interesantes: estoy casado con una ex educadora sexual de Planned Parenthood, y soy hermano de un abogado cuyo cliente más conocido era alguien que bloqueaba el paso a clínicas de aborto. Para tomar prestado de Joni Mitchell, ahora he visto el amor desde ambos lados. Y, gane o pierda, las próximas decisiones de la Corte Suprema sobre las nuevas leyes de aborto en Mississippi y Texas no cambiarán mucho las cosas.

Lo que podría cambiarlas es el proyecto de ley de estímulo de US$3,5 billones que la Cámara de Representantes someterá a votación esta semana, repleto de medidas (créditos fiscales para atacar la pobreza infantil, mejor seguro médico, cuidado infantil subsidiado para madres trabajadoras) que facilitarán llevar el embarazo de las mujeres sus embarazos a su término.

El problema que los “provida” no reconocen es su visión completamente errónea de quién tiene abortos y por qué. Los datos del Instituto Guttmacher y los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) demuestran que el aborto es principalmente un problema económico. La mayoría ocurre antes en embarazos que la ley de Mississippi atacaría, y en estados que no limitarán el acceso al aborto incluso si la Corte anula el caso de Roe vs Wade. Los abortos son buscados por mujeres pobres que no pueden mantener fácilmente a un niño o, en la mayoría de los casos, a uno más.

Con 860.000 abortos al año, la estimación de Guttmacher, o alrededor de 620.000 en las encuestas de los CDC (que no incluyen California o Maryland), las cifras son bastante pequeñas como para encontrar patrones que desafían los estereotipos.

Aquí hay cinco razones basadas en datos (hay más) por las que el mejor voto "provida", el menos divisivo y el más efectivo, es el voto a favor del estímulo que ningún republicano del Congreso emitirá. Las razones son:

1. Aproximadamente el 90 por ciento de los abortos se realizan en las primeras 13 semanas de embarazo. La ley de Mississippi prohíbe los abortos después de 15 semanas y no detendrá ninguno de estos. Dado que los habitantes de Mississippi solo tienen alrededor de 3.000 abortos al año, su ley podría prevenir 300. Texas prohibiría los abortos después de aproximadamente seis semanas (la mayor cantidad de abortos ocurre entre las semanas seis y ocho), pero más sobre eso a continuación.

2. La mayoría de los abortos ocurren en estados pro-aborto, por lo que permitir que esos estados prohíban el aborto no cambiaría nada. Los 132.000 abortos en la California, fuertemente demócrata, no se verán afectados. Lo mismo ocurre con los más de 300.000 en Nueva York, Pensilvania, Illinois, Minnesota, Nueva Jersey, Colorado, Virginia, Wisconsin, Connecticut, Oregón, Massachusetts, Maryland y Michigan, todos los cuales tienen gobernadores demócratas. Simplemente no está sucediendo.

De hecho, los únicos estados con cifras de abortos superiores al promedio y gobernadores republicanos son Florida, Texas y Georgia. Los tres tienen elecciones para gobernador el próximo año, al igual que los estados pendulares de Ohio, Carolina del Norte y Arizona, que representan alrededor de 60.000 abortos.

Para aquellos que se oponen al derecho de la mujer a elegir, entonces, leyes como la de Mississippi podrían negar 35.000 abortos al año, una disminución del 4 por ciento. Eso es 85.000 a nivel nacional, realizados lo bastante tarde en el embarazo para ser cubiertos, con menos de la mitad en los estados que podrían aprobar una ley de este tipo. No son muchos. La ley de Texas podría hacer más, pero también es menos probable que se apruebe de forma judicial, es más probable que provoque desafíos y viajes a través de las fronteras estatales, y es más probable que los republicanos pierdan las elecciones de 2022, especialmente en Florida, donde 70.000 mujeres interrumpen embarazos cada año.

3. Las personas que tienen abortos no son de las que hablan los “provida”. Durante nuestros años de discusión sobre el consentimiento de los padres para los abortos de mujeres jóvenes, solo una pequeña fracción es obtenida por personas menores de 18 años, y solo el diez por ciento por personas menores de 20 años, dice el CDC.

Entonces, ¿todo lo que has escuchado de los activistas contra el aborto sobre la protección de la santidad de las familias y la autoridad de los padres sobre la crianza de los hijos al prohibir el aborto? Falso. Una cosa tiene poco que ver con la otra. Estos son adultos, no niños que toman decisiones infantiles y en búsqueda del placer. De manera aproximada, la mitad de las personas que buscan un aborto también informan haber usado métodos anticonceptivos cuando concibieron.

4. Las personas que buscan un aborto no odian a los niños. De hecho, quizás la estadística más inesperada en los datos de Guttmacher o de los CDC, para alguien que está tanto al favor de la vida como a favor de la autonomía, es que el cincuenta y nueve por ciento de las personas que buscan un aborto ya tienen un hijo. El eje del argumento cultural contra el aborto es que sus defensores odian a los niños, o al menos los devalúan, y deberían verse obligados a amarlos. (Que el candidato al Senado de Ohio, JD Vance, haga una reverencia). Es falso e insultante. Más o menos, el momento en que descubres el trillonésimo pañal sucio, ves que las personas con niños no los odian. Cualquier padre lo sabe.

Otra cosa que saben los padres, sea el ingreso que tengan, es que los niños cuestan una fortuna: la comida, las niñeras, los médicos, lo que sea. ¿Y adivina quién no tiene dinero? La mayoría de las pacientes de aborto.

Haz las matemáticas. Si la ayuda adicional convenciera al sesenta por ciento de las solicitantes de abortos que ya son mamás de que pueden alimentar una boca más, eso significaría 30.000 abortos menos al año en los EE.UU. Eso es mil veces más de lo que haría la ley de Mississippi por sí sola.

5. Quienes buscan un aborto tienden a ser a ser muy pobres. Se trata del dinero. El Congreso prohíbe la financiación federal de los abortos y solo 16 estados utilizan el dinero estatal de Medicaid para pagarlos. Sin embargo, el veinticuatro por ciento de los abortos están cubiertos por Medicaid, que no está disponible para mujeres solteras que ganan más de US$17.000 en mi estado (su estado puede variar), dicen los CDC. ¿Qué te dice eso?

Las pacientes que se someten a un aborto son en su gran mayoría pobres. Guttmacher dice que el 75 por ciento están en la pobreza o viven justo por encima del umbral de pobreza. ¿Pensaste que los 16 estados con una dependencia abrumadora de Medicaid son una casualidad? ¿Que todos los que buscan un aborto van a estados como Mississippi para poder pagar de su bolsillo? Por favor. Los pacientes de Alabama y Arkansas también son pobres. Tan sólo encuentran el dinero en alguna parte. Porque los US$500 por un aborto no son el problema. El problema es mantener a un niño adicional.

Cuando una madre pobre busca abortar su segundo o tercer embarazo, tal vez se trate de dinero. La mayoría de las decisiones de la vida lo son, especialmente cuando no tienes mucho. ¿Qué funciona mejor: gritar o resolver los problemas de dinero?

Ahí es donde entra el estímulo. Como parte de una reorientación muy esperada de las prioridades federales tanto a las necesidades de las personas de ingresos altos como a las necesidades de las familias de clase media y baja, el proyecto de ley aborda los mismos problemas que conducen a la mayor cantidad de abortos.

Si eres un demócrata "moderado" al estilo de Joe Manchin, o un incondicional antiabortista republicano relativamente bipartidista como el representante de Nueva Jersey, Chris Smith, y quieres decirle a los votantes conservadores por qué cambiaste aproximadamente el uno por ciento de la economía anual de gente más adinerada a gente pobre y de clase trabajadora, di que lo hiciste por los bebés. Técnicamente será cierto.

El aborto cayó durante las presidencias de Barack Obama y Bill Clinton, se mantuvo estable bajo George W. Bush y aumentó ligeramente en 2018 y 2019 bajo Donald Trump. Las interrupciones del embarazo también alcanzaron su punto máximo hace 40 años y están cerca de las tasas más bajas desde la decisión Roe en 1973, en gran parte porque los demócratas ignoraron a los republicanos y ampliaron el control de la natalidad legal. El estímulo es la nueva versión del mismo escenario. Y mucho más. Pero nada menos.

En el aborto, como en la economía, si quieres los resultados que prometen los republicanos, tienes que votar con los demócratas.