007 james bond no time to die daniel craig

¿Que será ahora de James Bond?

Cambiar superficialmente la raza o el género de Bond solo por hacerlo no diría más de lo que ya se ha dicho, escribe Clarisse Loughrey. ¿Hay una mejor manera de modernizar Bond que la que ha logrado Daniel Craig?

lunes 04 octubre 2021 22:30
Read in English

* Este artículo contiene los grandes spoilers de No Time To Die*

Nuestra obsesión con el "próximo James Bond" nunca se ha centrado en quién podría realisticamente llevar a la franquicia a su próximo capítulo. Es simplemente una competencia para ver qué actor británico es, de hecho, el más británico de todos. Todos hemos sabemos quiénes son los contendientes: Tom Hardy, Idris Elba, James Norton, Luke Evans. De vez en cuando, alguien añade el nombre de una mujer a la mezcla (¡Emilia Clarke! ¡Suranne Jones!) y afirma que una mujer Bond sería un acto verdaderamente feminista. El único calificativo real es que se ven algo decentes con un esmoquin y parece que podrían diferenciar entre un martini agitado o revuelto. Y lo encuentro todo bastante enfadoso. Con demasiada frecuencia, estas son conversaciones vacías, centradas en las probabilidades de apuestas y los rumores de la industria, que no muestran consideración por el aspecto que podría tener un Bond protagonizado por Tom Hardy o Emilia Clarke.

Mi única esperanza es que con el lanzamiento de No Time to Die , la última presentación de Daniel Craig , las cosas finalmente cambien. Esta es una oportunidad para que la franquicia Bond tome un descanso, haga un balance de lo que realmente representa y luego dé un paso seguro hacia su futuro. No es suficiente simplemente meter a otra persona en los zapatos de Craig y esperar lo mejor. Hemos llegado a un punto de ruptura. Es necesario que suceda algo radical. Y esa es la promesa establecida por el estremecedor final No Time to Die , que entregó lo que (hasta ahora) parecía imposible: Bond está muerto. Lo único que puede venir después es un renacimiento.

No estoy segura de cómo resonará la muerte de Bond con el público. Algunos probablemente descartarán todo el asunto como una táctica de shock por parte de los productores Michael G Wilson y Barbara Broccoli, una forma garantizada de hacer que la gente hable en un momento en que el panorama de los éxitos de taquilla es tan competitivo como siempre. Pero creo que tiene algo de poesía. Dejando a un lado todos los altibajos de la era Craig (¿es mejor simplemente olvidar que Quantum of Solace existió?), el actor ha hecho algo que está por encima y más allá de sus predecesores en el papel. Él fue quien le dio a Bond su alma, un alma completa, no solo definida por una sensación de frivolidad, oscuridad o peligro. En todas las conversaciones sobre dónde encaja la creación de Ian Fleming, como este último suspiro de poder masculino e imperialista, en nuestro mundo moderno, a menudo subestimamos cuánto la propia actuación de Craig confronta y desafía el legado del personaje.

La carga que lleva su Bond, grabada en su frente, es el conocimiento de que nunca podrá escapar de su identidad de agente 00 porque es todo lo que tiene. Es un hombre abandonado por el mundo, siempre obsoleto y útil sólo como un arma viviente, un "instrumento contundente", como lo llama la M de Judi Dench. Por eso sus intentos de jubilación o su deseo de encontrar un amor duradero siempre parecen condenados al fracaso. ¿Hay una mejor manera de modernizar a Bond que la que ha logrado Craig? No estoy muy segura. Cambiar superficialmente la raza o el género de Bond solo por hacerlo no diría más de lo que ya se ha dicho. La única forma en que la franquicia podría separarse permanentemente de su pasado misógino y racista sería si dejara de existir. Y todavía queda mucho dinero por ganar.

Una parte de mí piensa que el mejor camino a seguir para Bond es que sus cineastas se vuelvan un poco menos reflexivos. Está claro que Wilson y Broccoli han pensado mucho en cómo Bond puede seguir siendo relevante en un mundo tan dominado por los complejos universos de múltiples películas de Marvel, DC y Star Wars. Pero la solución ha sido simplemente replicar el enfoque, en lugar de tratar de ofrecer al público algo diferente: los peores excesos de la era Craig se originan en el caso de que cada película debe tratarse como un capítulo en una narrativa más amplia, completamente para que el Blofeld de Christoph Waltz pudiera dar un discurso sobre ser el autor de todo el dolor de Bond.

Mi mayor preocupación es que el próximo Bond solo profundizará en ese enfoque de "universo cinematográfico" para la creación de franquicias y que la muerte de Bond es ahora solo la puerta de entrada a otra historia de origen con carácter. Pero imagínense, imagínense, si nos entregaran algo completamente diferente. ¿Qué tal una pieza de época elegante y cursi? ¿Y si, en lugar de un Bond torturado, tuviéramos a Henry Golding como un espía carismático pero remiso que solo tiene cabeza para la fiesta? Después de todo, esta es la franquicia que definió un género. ¿Por qué Bond debería seguir sus propias reglas?

No Time To Die ya está en los cines.