Los seres humanos libran una guerra “suicida” contra el mundo natural, advierte la ONU

“Nuestro planeta está roto” dice Antonio Guterres y pide a los países reducir las emisiones y revisar las estructuras fiscales para lograr un cambio ambiental.

Harry Cockburn
jueves 03 diciembre 2020 19:23
Humans waging suicidal war against natural world UN secretary general warns
Read in English

Los humanos libramos una guerra “suicida” contra el mundo natural que está devastando nuestro planeta, advirtió este miércoles el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

En un discurso para la BBC, Guterres asegura que "nuestro planeta está roto" y anuncia que el objetivo principal de la ONU en 2021 será abordar el empeoramiento de la crisis climática mediante la construcción de una coalición global con el objetivo de ayudar a los países a alcanzar cero emisiones netas de gases de efecto invernadero.

En un clip del discurso difundido por la BBC, Guterres dijo: “Seamos realistas, el estado de nuestro planeta es malo. La humanidad está librando una guerra contra la naturaleza. Esto es suicida. La naturaleza siempre contraataca y lo hace cada vez con más fuerza y furia. La biodiversidad está colapsando, los desiertos se están extendiendo, los océanos se están asfixiando con desechos plásticos; en 30 años habrá más plástico que peces en el océano”.

Guterres dijo que todos los países, ciudades, instituciones financieras y empresas "deberían adoptar planes para una transición a cero emisiones netas para 2050", informó la BBC.

Los países que se han comprometido a alcanzar el objetivo de emisiones cero neto, y China, que se ha fijado este objetivo para 2060, deben contar con el respaldo de planes y políticas inmediatas para progresar en 2030, dijo Guterres.

En total, 127 países, responsables de alrededor del 63 por ciento de las emisiones mundiales, están considerando o han adoptado metas netas cero.

Se espera que todos estos países presenten planes este año sobre cómo progresarán hacia las emisiones cero neto, incluidas metas explícitas para 2030, conocidas como "contribuciones determinadas a nivel nacional" (NDC), pero existe una gran preocupación de que muchos de los mayores contaminadores del mundo no han avanzando lo suficiente.

Guterres dijo que los esfuerzos internacionales deben ser suficientes para reducir las emisiones globales en un 45 por ciento para 2030 en comparación con los niveles de 2010.

También establecerá una lista de recomendaciones para los países, que incluyen poner un precio al carbono, eliminar gradualmente los subsidios a los combustibles fósiles y otras formas de apoyo, revisar las estructuras tributarias para que la carga se mueva del impuesto sobre la renta al impuesto al carbono y de los contribuyentes a las empresas y actividades que causan contaminación, introducir metas de reducción de carbono en todas las áreas de la política y brindar apoyo a las partes del mundo que soportan la peor parte de la crisis climática.

“La ciencia es clara”, dijo Guterres. “A menos que el mundo reduzca la producción de combustibles fósiles en un 6% cada año desde ahora hasta el 2030, las cosas empeorarán y mucho"

En una severa advertencia sobre por qué es necesario el enorme esfuerzo internacional, Guterres comentó que los esfuerzos existentes para abordar la crisis no han sido suficientes.

“Sin una acción concertada, podríamos estar encaminados a un aumento catastrófico de temperatura de tres a cinco grados este siglo”, dijo.

“Los incendios e inundaciones apocalípticas, los ciclones y los huracanes son la nueva normalidad. La biodiversidad se está derrumbando. Los desiertos se están extendiendo. Los océanos se están asfixiando con desechos plásticos", dijo.

La advertencia se produce después de que un análisis separado, realizado por Climate Action Tracker, sugiriera esta semana que los objetivos del acuerdo climático de París estaban "a una distancia sorprendente".

Cinco años después del histórico acuerdo, el análisis dice que si todos los gobiernos nacionales que se han comprometido a alcanzar cero emisiones netas para 2050 no cumplen sus objetivos, el calentamiento podría aumentar en 2,1 ° C para 2100.

El objetivo central del acuerdo climático de París de 2015 es limitar el aumento de la temperatura media global a "muy por debajo de 2 ° C".