Seaspiracy: los espectadores reaccionan al controvertido documental de Netflix sobre la industria pesquera

Documental se propone investigar el daño que causa la pesca al medio ambiente

Roisin O'Connor@Roisin_OConnor
lunes 29 marzo 2021 20:20
Seaspiracy trailer
Read in English

Los espectadores están reaccionando al nuevo documental original de Netflix Seaspiracy, que se propone explorar el daño que la industria pesquera mundial está haciendo a la vida marina, como tiburones, delfines y ballenas.

El documental presenta entrevistas con figuras de la organización de conservación marina Sea Shepherd, así como con el periodista, autor y ambientalista George Monbiot.

Durante el programa, que es presentado por el cineasta Ali Tabrizi, de 27 años, varias estadísticas destacan cómo las industrias pesqueras tienen un gran impacto en el nivel de contaminación de nuestros océanos.

Seaspiracy afirma que el 46% de los desechos que flotan en el "gran parche de basura del Pacífico", un giro de desechos marinos en el centro del Océano Pacífico Norte, proviene de redes de pesca desechadas.

Varias ballenas que han aparecido en el Reino Unido, desde Yorkshire hasta Escocia, se han encontrado a lo largo de los años enredadas en redes de pesca o con aparejos de pesca en el estómago.

Estrenado en Netflix durante el fin de semana, Seaspiracy ya está causando controversia y dividiendo la opinión en las redes sociales.

Leer más:

Algunos espectadores han afirmado que los ha persuadido para que dejen de comer pescado por completo, mientras que otros lo han acusado de perpetuar un "complejo de salvador blanco".

Una de las expertas que apareció en el documental tuiteó desde entonces su malestar por su participación, alegando que no estaba al tanto del tema del documental.

La profesora Christina Hicks, científica de estudios ambientales, tuiteó: “Es desconcertante descubrir su cameo en una película que critica una industria que ama y con la que ha comprometido su carrera. Tengo mucho que decir sobre Seaspiracy, pero no lo haré".

Añadió: "Sí, hay problemas, pero también el progreso y el pescado siguen siendo fundamentales para la seguridad alimentaria y nutricional en muchas geografías vulnerables".

Mientras tanto, Monbiot tuiteó: “Anoche vi Seaspiracy en Netflix . Es una exposición brillante de la mayor amenaza para la vida marina: la pesca”.

“Si te preocupas por el cambio climático, la contaminación, la producción de plástico, los derechos humanos, los animales, los combustibles fósiles, la corrupción, la codicia empresarial, los pueblos indígenas, las enfermedades mortales, los derrames de petróleo o la supervivencia del planeta, debes ver Seaspiracy en Netflix”, tuiteó un espectador.

“Lo único ético que se puede hacer es dejar de comer pescado”, afirmó otro después de ver el documental.

El fotógrafo de vida salvaje Richard Dowling tuiteó: “No me avergüenza decir que simplemente me senté y lloré. ¡Ni siquiera como mariscos y lloré! Mire esto con la mente abierta y esté dispuesto a desafiar las normas sociales que sigue cuando se lleva el tenedor a la boca”.

Sin embargo, George Hoppit, cuya biografía de Twitter lo describe como un estudiante de doctorado que investiga el cambio climático, comentó: “El salvador blanco y la ciencia cuestionable de #Seaspiracy no ayudan a su objetivo de conservación. Comprometerse de manera constructiva con quienes participan en la pesca es el camino a seguir, no declaraciones generales que digan que toda la industria está equivocada. Podemos hacerlo mucho mejor”.

Otros en Twitter también comentaron acerca de sentirse incómodos con los matices de “salvador blanco” que sentían que estaban presentes en el documental.

Seaspiracy ya está disponible en Netflix.