Un aerosol nasal contra el covid podría sustituir a las vacunas

Un aerosol nasal podría bloquear la transmisión del covid-19, según los científicos

Carolyn Y. Johnson
sábado 16 abril 2022 21:42

Vacunas contra el covid-19: descubrimiento de lo desconocido

Read in English

Cuando la variante ómicron del coronavirus se desplazó a la velocidad del rayo por todo el mundo, reveló una verdad inquietante.

El virus había adquirido una asombrosa capacidad para infectar a la gente, saltando de la nariz de una persona a la siguiente. Los casos se dispararon este invierno, incluso entre las personas vacunadas.

Esto está llevando a los científicos a replantearse su estrategia sobre la mejor manera de luchar contra futuras variantes, apuntando a un mayor nivel de protección: bloquear las infecciones por completo. Si lo consiguen, la próxima vacuna podría ser un aerosol nasal.

Las vacunas originales contra el coronavirus demostraron ser notablemente versátiles, protegiendo a la gente de los peores resultados del covid-19.

Pero mientras los expertos debaten cuándo, si y quién debe recibir refuerzos adicionales, un número creciente de científicos empieza a pensar que las vacunas adicionales podrían tener beneficios marginales para la mayoría de las personas sanas.

Un cambio en la vía de administración de la vacuna, que pasaría de la inyección a la inhalación, podría crear un muro de inmunidad justo en el lugar en el que los virus encuentran su punto de apoyo y bloquear la propagación del virus, previniendo incluso las infecciones leves.

La inmunología es compleja, pero la idea es sencilla. Una bocanada de gotas en las fosas nasales de las personas podría provocar la inmunidad de la “mucosa”, una fuerza de lucha contra el virus incrustada en el tejido que recubre las vías respiratorias. La protección localizada podría frenar la transmisión y ayudar a sofocar la siguiente variante.

La variante ómicron desencadenó un repentino y humilde cambio de perspectiva sobre las vacunas: El vaso parecía al menos medio lleno durante la mayor parte de 2021, pero de repente se vio medio vacío.

Durante más de un año, las vacunas originales contra el coronavirus mantuvieron a la gente con vida y fuera del hospital y evitaron la mayoría de las enfermedades, incluso en medio de variantes difíciles.

Pero la variante ómicron, hipertransmisible, hizo estragos incluso en los países altamente vacunados y convirtió la satisfacción científica en descontento.

La ómicron persistió a pesar de las vacunas

“No creo que el establishment de la investigación deba creerse [la idea] de que hemos resuelto esto, y les daremos refuerzos de la vacuna actual”, señaló Larry Corey, virólogo del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle. “Nos han sacado del apuro, pero eso no significa que hayan resuelto el problema. Es asombroso lo que han hecho, pero hay cosas que no se han hecho”.

El cambio de estrategia aún está en fase de desarrollo: nadie debe esperar un tufillo a vacuna este otoño. Algunos científicos debaten si el objetivo de bloquear la transmisión y las infecciones leves es demasiado elevado, e incluso los defensores reconocen que la vía reglamentaria podría ser complicada.

El objetivo principal de la vacunación es proteger a las personas de las enfermedades graves, no prevenir todos los casos leves.

Pero la idea está ganando adeptos. Akiko Iwasaki, inmunóloga de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, comentó que a principios de 2021 pensaba en su investigación sobre la vacuna nasal como preparación para la próxima pandemia. Entonces, la variante ómicron cambió la ecuación.

“Al ver todas estas nuevas variantes que son mucho más transmisibles y que hacen que nuestras vacunas sean inútiles para la prevención de la infección, fue cuando nos dimos cuenta de que podríamos tener la oportunidad de aportar algo durante esta pandemia”, declaró Iwasaki.

El Plan Nacional de Preparación para el covid-19 del Presidente Biden, presentado en marzo, hace hincapié en la necesidad de reiniciar las vacunas para adaptarlas a las variantes en los 100 días siguientes a su aparición y de desarrollar una vacuna universal, una “que proteja contra el covid-19 y todas sus variantes, así como contra las futuras amenazas de coronavirus emergentes”.

El Plan Nacional de Preparación para el covid-19 del Presidente Biden hace hincapié en la necesidad de desarrollar una vacuna universal

Un número cada vez mayor de científicos piensa que una vacuna que detenga la transmisión puede ser igual de urgente, y tal vez más.

Los científicos de los Institutos Nacionales de Salud y de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado -conocida como BARDA- están examinando una serie de conceptos de vacunas de nueva generación, incluidas las que desencadenan la inmunidad de las mucosas y podrían detener la transmisión.

El proceso es similar al que se utilizó para priorizar los candidatos a recibir miles de millones de dólares de inversión a través del programa original de la Operación Warp Speed. Pero hay una trampa.

“Podríamos llevar a cabo la Operación Warp Speed para las vacunas de próxima generación contra las mucosas, pero no tenemos financiamiento para hacerlo”, explicó Karin Bok, directora de Preparación para la Pandemia y Respuesta de Emergencia del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

“Estamos haciendo todo lo que podemos para prepararnos... solo para estar preparados en caso de que tengamos recursos disponibles”.

Durante más de un año, los científicos han estado jugando a ponerse al día, corriendo para probar las vacunas actuales y revisadas contra un creciente alfabeto griego de nuevas variantes. El plan de juego, inspirado en la batalla anual contra la gripe, consiste en actualizar las vacunas a medida que el virus evoluciona.

Robert Seder, jefe de la sección de inmunología celular del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, es uno de los expertos en primera línea de esta lucha. Él y sus colegas prueban las vacunas contra las variantes en animales, y han comparado las vacunas específicas contra las variantes con la vacuna original de Moderna.

Los experimentos, que pueden avanzar con rapidez en comparación con los ensayos en humanos, dan pistas tempranas sobre cuándo puede ser el momento de cambiar a una vacuna adaptada a una variante.

Pero Seder ha empezado a cuestionar si una vacuna actualizada es la mejor arma contra futuras iteraciones del coronavirus. En febrero, su equipo descubrió que un refuerzo regular de Moderna ofrecía una protección tan sólida contra la variante ómicron en monos como una inyección específica para la variante ómicron.

Casi al mismo tiempo, investigadores israelíes reportaron que si bien una cuarta inyección aumentaba los anticuerpos que bloquean el virus, no eliminaba las infecciones.

Las personas vacunadas que enfermaron también tenían muchos virus en la nariz, lo que socava las esperanzas de que sean menos propensos a infectar a otros. Otro estudio descubrió que la cuarta vacuna sí ayudaba a disuadir las infecciones, pero el efecto era de corta duración.

Investigadores de Nueva York desarrollaron una vacuna intranasal con la proteína en forma de espiga del coronavirus

Los resultados ponen en duda la hipótesis de que la mejor solución para el futuro sea simplemente poner más vacunas.

Las vacunas originales mantenían a la gente fuera del hospital y también evitaban las infecciones moderadas y frenaban la transmisión de las versiones anteriores del virus.

Pero el virus cambió. Si las vacunas adicionales o las nuevas versiones que se ajustan a la cepa dominante no restablecen esa protección al nivel original, tal vez no sean la mejor manera de frenar el virus, que ha demostrado ser capaz de convertirse en uno de los patógenos de más rápida propagación en el mundo.

“Si queremos cambiar los postes de la meta, por así decirlo, y llegar a limitar realmente la infección y prevenirla, el punto final es que tenemos que cambiar la ruta de la inmunización”, subrayó Seder.

Supongamos que surgiera una variante que se propagara tan rápidamente como la ómicron y causara una enfermedad grave como la variante delta. “¿No se querría una vacuna [contra] no solo la enfermedad grave, sino [para] prevenir la transmisión?”, preguntó.

Seder y sus colegas se centran ahora en diseñar lo que él llama un “bake-off”, un experimento de laboratorio que comparará las primeras vacunas nasales para ver cuáles son las más prometedoras.

“En mi opinión, esta es una de las cosas más importantes que podemos hacer en el futuro”, indicó Seder.

Cuando Dan Wagner, de Cincinnati, tuvo por fin la oportunidad de vacunarse contra el coronavirus el año pasado, lo pospuso. Este hombre de 33 años dirige un negocio en línea de venta de partes de automóviles desde su casa, por lo que no le preocupaba exponerse en el trabajo. No tenía riesgos de salud subyacentes por la gravedad del covid-19. Cuando pudo vacunarse, siguió oyendo hablar de personas vacunadas que se infectaron.

“Como soy más joven, no tengo ninguna comorbilidad y he prestado atención todo el tiempo, no me preocupaba que me contagiara el covid-19”, dijo Wagner. “En ese momento, recibir una vacuna que sé que no va a detener la transmisión no tenía realmente sentido para mí”.

Entonces, antes de la oleada de la variante ómicron el año pasado, Wagner oyó hablar de un ensayo científico en el Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati sobre una vacuna en aerosol nasal destinada a detener la propagación del virus. Se inscribió y recibió la vacuna -una bocanada de gotas en cada fosa nasal- a finales de enero.

En lugar del conocido pinchazo de una aguja, pudo sentir cómo la vacuna se deslizaba por la parte posterior de su nariz y garganta. La sensación fue un poco extraña, comentó, pero aparte de eso, no tuvo ningún efecto secundario.

La vacuna que recibió Wagner, desarrollada por la empresa de biotecnología de Georgia CyanVac, contiene una versión de un virus que se utiliza para vacunar a los perros contra la tos de las perreras y que ha sido modificada para incluir la proteína puntiaguda que se encuentra en el exterior del coronavirus.

La teoría es que el virus canino se multiplicará durante un tiempo limitado en la nariz de las personas, enseñando a su sistema inmunitario a reconocer la proteína en forma de espiga del coronavirus y a bloquear el verdadero patógeno. El virus utilizado en la vacuna es inofensivo para los seres humanos, y Wagner vuelve a realizar frotis nasales regulares para comprobar si hay anticuerpos que combaten el virus en su nariz, y para ver cuánto tiempo tarda en eliminarse el virus canino.

Otros desarrolladores de vacunas utilizan diferentes tecnologías subyacentes para suministrar la misma carga útil crucial.

Vaxart, una empresa de San Francisco, está probando una pastilla que contiene una versión inofensiva de un virus asociado al resfriado común. El virus no puede hacer copias de sí mismo, por lo que no puede causar una infección, pero está dotado de la proteína en forma de espiga del coronavirus y se ha demostrado en los primeros estudios que genera una respuesta inmunitaria en la nariz.

En Nueva York, los investigadores de la Escuela de Medicina Icahn del Monte Sinaí desarrollaron una vacuna intranasal con un virus que suele causar estornudos, tos y caída de alas en los pollos, pero que ha sido modificado para incluir la proteína en forma de espiga del coronavirus.

Los investigadores de Meissa Vaccines, en California, utilizan una versión del virus respiratorio sincitial que ha sido debilitada y cubierta con picos de coronavirus.

La Universidad de Oxford ha estado probando una versión intranasal de la vacuna que sus científicos han desarrollado con AstraZeneca. En la India, Bharat Biotech también está probando una vacuna intranasal.

Iwasaki, de Yale, desarrolló un aerosol nasal consistente en la proteína en forma de espiga en una suspensión salina, una estrategia que no funcionaría como primera ronda de vacunación pero que podría ser potente como refuerzo. La tecnología se ha licenciado a Xanadu Bio, una empresa emergente de la que es cofundadora.

Las vacunas nasales no son una idea nueva, pero están mucho menos probadas y han dado tumbos a lo largo de los años.

FluMist se utiliza para prevenir la gripe, pero no está aprobada para los adultos mayores ni para los niños más pequeños, y en ocasiones ha tenido un rendimiento inferior al de la vacuna antigripal normal, lo que ha llevado a recomendar que no se utilice en algunas temporadas. Una vacuna nasal contra la gripe utilizada en Suiza se relacionó con un mayor riesgo de parálisis de Bell, episodios de parálisis facial.

Muchas vacunas nasales dependen de virus vivos o debilitados, lo que puede limitar su uso en personas inmunodeprimidas o embarazadas. La seguridad será objeto de escrutinio, ya que la nariz está muy cerca del cerebro.

Las vacunas nasales tendrán que competir con vacunas muy efectivas que provocan una fuerte protección contra las enfermedades graves. La empresa de biotecnología de Maryland, Altimmune, detuvo el desarrollo de su vacuna nasal debido a “respuestas inmunitarias inferiores a las esperadas”, según anunció la empresa el año pasado.

Pero la oleada invernal de casos de covid-19 acentuó la sensación de urgencia y cambió la opinión de algunas personas sobre la necesidad de una vacuna nasal. Muchos científicos esperaban que, a medida que se ampliara la inmunidad de la población, el impacto de futuras oleadas disminuiría. Pero la variante ómicron puso de manifiesto el potencial del virus para seguir evolucionando a medida que disminuye la protección de las vacunas existentes, una combinación preocupante.

“La ómicron cambió la perspectiva, porque creo que antes de eso, el consenso era que, sí, la pelota seguirá rebotando, pero lo hará cada vez más bajo”, declaró Martin Moore, director ejecutivo de Meissa Vaccines.

Nadie conoce los contornos precisos de la pandemia en el futuro. Pero Paul Spearman, médico especialista en enfermedades infecciosas que dirige el ensayo de CyanVac en el Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati, dijo que la justificación de una vacuna intranasal le afectó personalmente cuando enfermó durante la ola delta, a pesar de estar totalmente vacunado.

“Sentí que se necesitaba algo mejor en términos de transmisión y prevención de los síntomas”, mencionó Spearman. “Podrías detener una epidemia que se extiende. También podrías evitar que se desarrollen más variantes y detener la propagación. Eso sería lo ideal”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in