El alimento para perros que sería un riesgo para la salud pública mundial

La comida cruda comercializada para mascotas contendría una gran cantidad de bacterias dañinas para los humanos, así lo revela una investigación

 

Harry Cockburn
viernes 21 agosto 2020 18:42
Un estudio demuestra que la comida cruda para perros contiene bacterias resistentes a los antibióticos
Un estudio demuestra que la comida cruda para perros contiene bacterias resistentes a los antibióticos
Read in English

La creciente popularidad de las dietas para perros a base de alimentos crudos podría representar un "riesgo para la salud pública internacional" debido a los altos niveles de numerosas bacterias resistentes a los medicamentos, advirtieron los científicos.

Los alimentos para perros que utilizan carnes crudas se han vuelto cada vez más comunes, y muchas empresas los comercializan como una forma más "natural" para que las personas alimenten a sus animales domésticos.

Pero existe una creciente controversia con respecto a su seguridad, debido a algunas pruebas que apuntan hacia su papel como vehículos para la transmisión de bacterias mortales resistentes a los antibióticos.

Una nueva investigación, que se presentará en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas de este año, revela que este alimento tipo crudo para perros contiene altos niveles de bacterias multirresistentes, incluidas las resistentes a antibióticos vitales de última línea.

En el estudio, realizado por un equipo de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Oporto, Portugal, los autores analizaron bacterias obtenidas de alimentos procesados (tanto secos como húmedos) y no procesados (crudos congelados) de las principales marcas comercializadas en Portugal.

Los alimentos incluyeron 46 muestras (22 húmedas, 15 secas, 9 crudas congeladas) de 24 marcas internacionales, provenientes de ocho supermercados y una clínica veterinaria.

Las muestras crudas congeladas estuvieron constituidas principalmente por salmón, pollo, pavo, ternera, venado o pato, siendo una mezcla de diferentes tipos de carnes, frutas y verduras.

Las muestras bacterianas se cultivaron y luego se analizaron con una variedad de antibióticos.

La dañinas bacterias Enterococci se identificaron en 19 de las 46 muestras (41 por ciento). Se encontraron en ocho de 15 (53 por ciento) en los alimentos secos; 2 de 22 (9%) de las muestras húmedas, y 9 de 9 (100%) en las muestras congeladas crudas, identificadas como las especies de Enterococcus E. faecium , E. faecalis u otras especies.

En las nueve muestras de carne cruda congelada, se encontraron 30 bacterias E. faecium y 30 bacterias E. faecalis .

Las nueve muestras de carne cruda contenían enterococos resistentes a múltiples fármacos, incluidos los resistentes a una amplia gama de antibióticos, mientras que solo se detectó una bacteria resistente a múltiples fármacos en una de las muestras de alimentos húmedos y ninguna en las muestras de alimentos secos.

Se encontró resistencia a los antibióticos ampicilina, ciprofloxacina, eritromicina, tetraciclina, estreptomicina y cloranfenicol en las nueve muestras de tipo crudo.

Los autores concluyeron: “Nuestro estudio demuestra que los alimentos crudos congelados para perros portan enterococos resistentes a múltiples fármacos, (que son resistentes a) antibióticos de última línea (linezolid) para el tratamiento de infecciones humanas".

“El estrecho contacto de las mascotas con los seres humanos y la comercialización de las marcas estudiadas en diferentes países de la Unión Europea suponen un riesgo para la salud pública internacional si se produce la transmisión de tales cepas entre perros y seres humanos".

"Existe una sólida evidencia pasada y reciente de que los perros y los humanos comparten cepas comunes de E. faecium resistentes a múltiples fármacos y, por lo tanto, el potencial de que estas cepas se transmitan a los humanos desde los perros".

La doctora Ana Freitas, una de las autoras del estudio, dijo: “Se supone que estos alimentos crudos congelados deben consumirse después de descongelarse y al menos podrían cocinarse para matar estas bacterias resistentes a los medicamentos y otras bacterias".

"Aunque estos alimentos parecen estar regulados con respecto a su seguridad microbiológica por las autoridades de la Unión Europea, la evaluación de riesgos de peligros biológicos también debe incluir bacterias y/o genes resistentes a los antibióticos además de establecer únicamente la presencia de patógenos bacterianos, como la salmonela".

La investigación se presentará en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas.