Trevor Noah critica al Senador Tom Cotton por etiquetar la esclavitud como un mal necesario

“Es hora de que Roe vs Wade se vaya”: Senador nominado por Trump para formar parte de la Corte Suprema amenaza el derecho al aborto

El presidente prometió que sus jueces “revocarían automáticamente" el caso Roe vs Wade

Andrew Buncombe@AndrewBuncombe
jueves 10 septiembre 2020 22:55
Read in English

Un republicano conservador nombrado por Donald Trump como una posible elección para la Corte Suprema ha redoblado su oposición al aborto y dijo que es hora de descartar un fallo histórico que durante décadas ha protegido el derecho de la mujer a elegir.

El miércoles, en lo que fue ampliamente interpretado como un soplo para los conservadores sociales y los cristianos evangélicos, el presidente anunció 20 jueces potenciales para el tribunal superior, quienes, según él, preservarían los “principios fundacionales” de Estados Unidos.

En la lista había tres senadores republicanos: Ted Cruz de Texas, Josh Hawley de Missouri y Tom Cotton de Arkansas. Hawley dijo en una publicación de Twitter que "no tiene interés" en tal nombramiento.

Sin embargo, tanto el Sr. Cruz como el Sr. Cotton dijeron que se les propuso ser considerados para ese puesto.

“Me honra que el presidente Trump me pidiera que considerara servir en la Corte Suprema y estoy agradecido por su confianza. Siempre prestaré atención al llamado de servicio a nuestra nación”, dijo el Sr. Cotton.

“A la Corte Suprema le vendrían bien algunos jueces más que comprendan la diferencia entre aplicar la ley y hacer la ley, lo que hace la corte cuando inventa el derecho al aborto, viola la libertad religiosa y erosiona la Segunda Enmienda”.

Más tarde, agregó en Twitter: "Es hora de que Roe vs Wade se vaya".

Se refería a un fallo de 1973 de la Corte Suprema que desde entonces ha sido utilizado por activistas por los derechos de las mujeres y otros para garantizar el acceso a un aborto legal.

A lo largo de los años, ha sido una especie de prueba de fuego para los posibles candidatos a la Corte Suprema cuando los demócratas los interrogan durante las sesiones de confirmación sobre si defenderían y observarían la sentencia.

También ha sido un objetivo constante de ataque para quienes se oponen al aborto.

Cuando Trump se postuló para presidente, prometió nombrar jueces que "automáticamente" revocarían a Roe vs Wade. Desde entonces, ha modificado algo su opinión, diciendo que hace dos años que el tema debería dejarse en manos de los estados individuales.

Ha sido a nivel estatal donde los activistas contra el aborto han tenido su mayor éxito, impulsando leyes en lugares como Mississippi y Kentucky que hacen más difícil para las mujeres obtener el servicio.

Trump, que ha nombrado a dos jueces conservadores en la corte, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, está ansioso por cerrar su base antes de las elecciones. En 2016, obtuvo el respaldo del 85 por ciento de los evangélicos blancos.

Cotton, de 43 años, de Arkansas, fue elegido para el Senado en 2014 y se ha posicionado durante mucho tiempo como un opositor al aborto.

A principios de este año, habló en el pleno del Senado en apoyo de un proyecto de ley que habría detenido los abortos después de 20 semanas de embarazo.

“El primer proyecto de ley que estamos considerando, la Ley de Protección del Niño No Nacido capaz de sufrir dolor, prohibiría los abortos después de las 20 semanas de embarazo, cuando hay evidencia científica clara de que estos bebés pequeños pueden sentir dolor en el útero de su madre”, afirmó.

Cruz también es un acérrimo oponente del aborto.

“Es una lección de humildad y un inmenso honor ser considerado para la Corte Suprema”, dijo. "No hay mayor responsabilidad en el servicio público que apoyar y defender la constitución de los Estados Unidos".

Los partidarios del derecho al aborto denunciaron la lista de nombres de Trump.

El presidente de NARAL Pro-Choice America, Ilyse Hogue, dijo que la lista corta presentaba “una imagen alarmante de su oscura visión para el futuro de este país”.

“No se equivoquen, esto debería aterrorizar a cualquiera que esté comprometido con la integridad de la corte y en los derechos y libertades fundamentales que apreciamos”, dijo.

"Sabemos que la intención de destripar a Roe vs Wade es una prueba de fuego explícita para los nominados judiciales de Trump mientras la administración busca detener el progreso y promover su agenda más amplia de poder y control".

Añadió: "Nombrar jueces con un desprecio flagrante por el precedente de Roe representa una amenaza inminente para el futuro de la libertad reproductiva en este país".