Robert Durst: Asesino convicto y de quien trata ‘The Jinx’ muere en prisión a los 78 años

El hombre de 78 años cumplía cadena perpetua en California por el asesinato de su confidente Susan Berman

Josh Marcus
lunes 10 enero 2022 20:26
Robert Durst jailed for life without parole for murder of friend Susan Berman
Read in English

Robert Durst, descendiente de una rica familia de negocios de Nueva York, a quien acusaron de múltiples asesinatos espantosos que luego se convirtieron en el tema de la miniserie de crímenes reales de HBO The Jinx, murió en prisión el lunes. Tenía 78 años.

Durst, que cumplía cadena perpetua en Stockton, California, por el asesinato de Susan Berman, una antigua amiga, murió de un paro cardíaco mientras estaba en el hospital para hacerse una prueba, confirmó su abogado a The New York Times.

Se sospecha que el controvertido heredero de bienes raíces, de quien se cree que tiene un patrimonio de más de US$100 millones, mató a tres personas: su esposa, Kathleen Durst, Susan Berman y Morris Black, un vecino (Durst solo fue condenado por el asesinato de Berman).

En 1982, Kathleen Durst desapareció en circunstancias sospechosas y nunca más se le volvió a ver, apenas unos meses antes de graduarse de la facultad de medicina.

Según los informes, ella y Robert tenían discusiones públicas frecuentes, a veces violentas, y Kathleen recibió tratamiento por moretones en su cuerpo. También afirmó que Robert la obligó a abortar. Su esposo era un sospechoso de la desaparición, pero él siempre negó cualquier implicación.

El siguiente capítulo de la saga de Durst que llamó la atención de los tabloides ocurrió en el año 2000. Esto fue cuando encontraron a Susan Berman, una amiga y confidente, baleada en su casa de Benedict Canyon en Los Ángeles. Berman, periodista, fue la principal vocera y defensora de Durst en público. Antes de morir, Berman supuestamente estaba a punto de decirles a las autoridades que Kathleen Durst no había desaparecido sino que había sido asesinada, y que había ayudado en el encubrimiento de su asesinato por parte de Robert Durst.

Durst envió una carta anónima a la policía de Los Ángeles con la palabra “cadáver” para dirigirlos al cuerpo de Berman, luego reconoció ante el tribunal que había escrito dicha carta.

Pero pasaría más de una década antes de que Durst enfrentara cargos por el asesinato.

En cambio, se dio a la fuga por todo el país en el año posterior a la muerte de Berman, a veces disfrazado de mujer para evitar ser notado.

En 2001, asesinaron a tiros a un hombre llamado Morris Black en el departamento de Durst en Texas. Durst afirmó que la muerte ocurrió cuando los dos discutían y su arma se disparó por accidente. El cuerpo de Black fue desmembrado y arrojado a la bahía de Galveston, y la policía arrestó a Durst bajo sospecha de asesinato.

Se escapó de la libertad bajo fianza y se dio a la fuga de nuevo, antes de ser detenido en un supermercado de Pensilvania mientras robaba un sándwich de pollo. La policía encontró armas y US$37.000 en efectivo en su auto alquilado, junto con la licencia de conducir de Black.

Durst fue absuelto en 2003.

Un punto de inflexión importante se produjo en 2015, cuando la historia de Durst llegó a una audiencia más grande hasta el momento, gracias a la miniserie de HBO The Jinx.

Ese año, mientras las autoridades se preparaban para arrestar a Durst por el asesinato de Berman, lo grabaron en una cinta que parecía admitir los tres asesinatos.

Aunque al final no cooperó con el programa de HBO, se sentó para una serie de entrevistas con sus productores.

Después de una conversación, pensando que ya no lo estaban grabando, Durst entró en un baño y habló de los asesinatos en un monólogo.

“¿Qué diablos hice? Los maté a todos, por supuesto”, dice en la cinta.

Su juicio por el asesinato de Berman comenzó en 2020, pero se pospuso hasta 2021 debido a la pandemia. Se le condenó en septiembre, su hermano Douglas y un amigo, Nick Chavin, testificaron en su contra.

“Era ella o yo. No tenía elección”, declaró Durst sobre el asesinato de Berman, según el testimonio de Chavin.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in