¿Qué sigue ahora para Kuwait y el Medio Oriente tras perder a su “hombre de paz”?

Es poco probable que el nombramiento de un nuevo Emir marque el comienzo de una nueva era de cambio, explica Kim Sengupta

miércoles 30 septiembre 2020 18:46
El nuevo emir de Kuwait, Nawaf al-Ahmad al-Sabah
El nuevo emir de Kuwait, Nawaf al-Ahmad al-Sabah
Read in English
E

n un Medio Oriente marcado por la turbulencia y el cambio, el Emir de Kuwait fue considerado como una de las últimas voces poderosas del antiguo orden tradicional; un gobernante que difunde una influencia considerable a través del pragmatismo y la moderación.

La muerte de Sheikh Sabah al-Ahmad al-Sabah, a la edad de 91 años, no conducirá a un cambio generacional ni de alto perfil en Kuwait como ha ocurrido en Arabia Saudita, por ejemplo, con la aparición de los jóvenes. El príncipe heredero Mohammad Bin Salmán (MBS), cuyo régimen ha estado marcado por reformas importantes y actos de brutalidad.

El príncipe heredero Sheikh Nawaf Al Ahmad Al Sabah, quien juró como Emir el miércoles, tiene 83 años. No ha mostrado ninguna inclinación a seguir políticas generales radicalmente diferentes de la que siguió Sheikh Sabah durante 14 años, o una política exterior diferente a la que el difunto Emir había diseñado durante más de medio siglo.

En cuanto a las relaciones internacionales, la responsabilidad ha recaído en la asociación con Occidente, en particular con Estados Unidos, cuya necesidad se puso de relieve con la invasión de Kuwait por Saddam Hussein en 1990 y la posterior Guerra del Golfo. También hay relaciones bien establecidas con Gran Bretaña, que envió tropas en 1961, cuando Irak también había tratado de recuperar lo que considera su 19ª provincia perdida.

En cuanto a la región, Sheikh Sabah había tratado de evitar los enfrentamientos que se estaban produciendo entre los estados vecinos. Había desempeñado un papel clave en la creación del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) en 1981 y, como asumió el manto de un estadista mayor, el Emir ha tratado de reconciliar la disputa entre Qatar y un bloque liderado por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Intentó mediar en la guerra de Yemen, organizó una reunión entre bandos opuestos y también presidió conferencias sobre ayuda a las víctimas del conflicto sirio.

Kuwait, bajo Sheikh Sabah, no había asumido un papel internacional agresivo como había sido el caso de otros dos estados del Golfo, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar en escenarios como Libia. También había evitado ser el centro de atención que han sido los otros, como el jeque Mohammed bin Zayed bin Sultan Al Nahyan (MBZ), el príncipe heredero emiratí de 59 años, que es visto como un modernizador y descrito, de manera algo simplista, como el mentor de MBS de Arabia Saudita.

Sin embargo, los críticos describieron algunas posiciones sobre asuntos exteriores adoptadas por Sheikh Sabah como incapaces de reconocer la dinámica cambiante. El Emir, por ejemplo, se había opuesto a los recientes acuerdos de paz firmados entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin desde el momento en que se discutieron por primera vez.

Los acuerdos, ha señalado Kuwait, violaron el consenso de 2002 sobre las condiciones necesarias para el reconocimiento del estado judío por parte de los países árabes, y ofrecieron poco a los palestinos. Sheikh Sabah enfatizó a los líderes regionales el año pasado que Kuwait no tolerará la normalización de las relaciones con Israel a menos que haya compromisos sobre una solución de dos estados.

Los acuerdos de Israel con los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, y posiblemente uno a seguir con Sudán, habían seguido la presión de la administración Trump con el yerno del presidente, Jared Kushner, presentado como el principal corredor. Es probable que una victoria de Donald Trump en las elecciones de noviembre dé lugar a un nuevo impulso para que los estados árabes se alineen; un problema que el nuevo Emir tendrá que abordar.

Sheikh Sabah murió en la clínica Mayo en Rochester, Nueva York, donde había sido operado en julio. Durante su enfermedad se especuló que los miembros de la familia real podrían rivalizar con el jeque Nawaf por la sucesión.

La Asamblea Nacional de Kuwait tiene poderes relativamente mayores en comparación con otros Estados del Golfo. Sus miembros pueden destituir a los ministros y contrarrestar cualquier veto del Emir con dos tercios de los votos. Cada nuevo Príncipe Heredero debe ser aprobado por mayoría en la Asamblea.

El nombramiento de Sheikh Nawaf como Príncipe Heredero había cambiado las reglas establecidas por las cuales el Emir y el Príncipe Heredero alternaban entre las ramas al-Jaber y al -Salem de la familia al -Sabah. Sheikh Sabah, al convertirse en Emir, había consolidado el poder de su rama de la familia al lograr que la Asamblea votara por su medio hermano como Príncipe Heredero y luego nombrara al Sheikh Nasser Mohammed Al Ahmad al-Sabah como Primer Ministro.

El precedente para el cambio puede permitir, sostuvieron algunos observadores de Gulf Royal, un desafío por el trono del Emir por parte del jeque Nasser Sabah al-Sabah, quien se había desempeñado como ministro de Defensa y primer ministro en el pasado.

Sheikh Nasser, de 72 años, difícilmente puede describirse como representante de una nueva generación. Pero había sido un firme defensor de la reforma y defensor de iniciativas comerciales como el Megaproyecto Silk City en el norte del país. Había estado tuiteando sobre la necesidad de combatir la corrupción desde que Sheikh Sabah fue a Estados Unidos para su operación.

Sin embargo, al final no se materializó tal desafío y Kuwait eligió, en su lugar, continuar en el camino de la precaución y la estabilidad establecido por su difunto Emir.