Marjorie Taylor Greene: ¿Cómo llegó a dominar a los republicanos pese a las acusaciones de QAnon?

Marjorie Taylor Greene, de 46 años, habló en medio de la polémica sobre su asociación anterior con teorías de conspiración locas, a menudo asociadas con QAnon

Andrew Buncombe@AndrewBuncombe
viernes 05 febrero 2021 22:49

Marjorie Taylor Greene dijo que había estado en el trabajo solo un mes y un día, y aunque tuvo la oportunidad de conocer a algunos de los demócratas en la cámara, todavía no había hablado con ellos.

    Read in English

    Cuando Marjorie Taylor Greene se levantó para hablar con otros miembros de la Cámara de Representantes, comenzó con una larga lista de personas a las que quería reconocer.

    "Gracias señora oradora", dijo. "Mis colegas demócratas, colegas republicanos, mi distrito en Georgia 14, el pueblo estadounidense, mi mamá y mi papá, mi esposo y mis hijos".

    Marjorie Taylor Greene dijo que había estado en el trabajo solo un mes y un día, y aunque tuvo la oportunidad de conocer a algunos de los demócratas en la cámara, todavía no había hablado con ellos.

    “Solo me conocen por la forma en que Media Matters, CNN, MSNBC y el resto de los principales medios de comunicación me están retratando. Lo que no saben de mí es que soy una esposa muy orgullosa de casi 25 años que es madre de tres hijos, y considero que ser madre es la mayor bendición de mi vida, y lo más grande que tengo, lo logré”, dijo.

    Ella agregó: “Lo que necesitan saber sobre mí es que soy una estadounidense muy regular. Al igual que las personas que represento en mi distrito y la mayoría de las personas en todo el país".

    Marjorie Taylor Greene, de 46 años, habló en medio de la polémica sobre su asociación anterior con teorías de conspiración locas, a menudo asociadas con QAnon, que alegan que Donald Trump está involucrado en un intento solitario de interrumpir y descubrir una red satánica de abuso infantil operada por demócratas de alto rango. No hay absolutamente ninguna evidencia de tal red, pero la republicana de Georgia está lejos de ser el único estadounidense que cree que existe.

    Muchos de los partidarios de Trump que irrumpieron en el Capitolio de los EE. UU. el 6 de enero, creyendo su falsa afirmación de que las elecciones fueron manipuladas y que Joe Biden no era el vencedor legítimo, usaban parafernalia QAnon o portaban pancartas que indicaban tales ideas.

    Marjorie Taylor Greene ha ido aún más lejos, sugiriendo que los ataques del 11 de septiembre no ocurrieron y que se habían “organizado” varios tiroteos en escuelas. Al hacer tales afirmaciones, se hizo eco de los comentarios de Alex Jones, un conspirador notorio que ha sido expulsado de muchas plataformas de redes sociales.

    Marjorie Taylor Greene no se ha limitado a expresar tales afirmaciones. Un video recientemente descubierto la mostró en marzo de 2019 confrontando a David Hogg, un sobreviviente del tiroteo de febrero de 2018 en la escuela secundaria Stoneman Douglas en Parkland, Florida, en el que murieron 17 personas.

    Desde el tiroteo, Hogg y otros estudiantes se han convertido en activistas por el control y la regulación de armas. Marjorie Taylor Greene se enfrentó a él cuando iba a testificar ante el Senado. Se negó a comprometerse con ella.

    "Es un cobarde", dice Marjorie Taylor Greene, mientras Hogg se aleja. Ella afirma que su activismo fue financiado por el filántropo multimillonario George Soros, que a menudo es objeto de teorías de conspiración de extrema derecha. "No puede decir una palabra porque no puede defender su postura".

    Marjorie Taylor Greene representa el distrito 14 del Congreso de Georgia en una parte noroeste del estado. Su distrito votó abrumadoramente por Trump tanto en 2016 como en 2020.

    En la primavera de 2020, después de haber decidido postularse para el Congreso, Marjorie Taylor Greene, propietaria de varios negocios, quedó primera en las primarias republicanas y venció a John Cowan en la segunda vuelta. El día después de su victoria en la segunda vuelta, Trump tuiteó su apoyo a ella, llamándola una "futura estrella republicana que es fuerte en todo y nunca se rinde, ¡una verdadera GANADORA!".

    Debía haberse enfrentado al demócrata Kevin Van Ausdal, un especialista en TI, pero él se retiró de la contienda el 11 de septiembre de 2020. Esto la dejó sin oposición para las elecciones generales.

    Un artículo en el New Yorker del año pasado sugirió que Marjorie Taylor Greene originalmente tenía la intención de postularse para el Congreso en el Sexto Distrito más competitivo, que está más cerca de Atlanta y donde vivía hasta hace poco. Después de que el republicano Tom Graves se retiró, Greene se mudó a Roma, donde era dueña de un gimnasio CrossFit y copropietaria de un negocio de construcción iniciado por su padre. Nunca antes se había postulado para un cargo. Su distrito es más del 85% de blancos y solo el 15% de los residentes se han graduado de la universidad, según Ballotpedia.

    Después de ganar las elecciones, Greene se unió a los esfuerzos para anular la victoria de Biden y apareció en el escenario con Trump cuando viajó a Georgia.

    “De hecho, yo no era una persona política, hasta que encontré un candidato que realmente me gustó y se llamaba Donald J. Trump”, dijo el jueves, en su discurso desde el piso de la Cámara. “Cuando se postuló para presidente, para mí era alguien con quien podía relacionarme, alguien con quien disfrutaba su charla sencilla. No, no las cosas ofensivas, sino la forma en que hablaba normalmente".

    Si bien la afiliación de Greene con las creencias de QAnon se conocía cuando se postulaba para las elecciones y antes, en 2018, según los informes, afirmó que los incendios forestales de California fueron causados por "láseres espaciales" controlados por poderosas familias judías, algo que dice que no recuerda, ha habido mucho mayor atención a ellos desde los ataques al Capitolio de los Estados Unidos.

    Este periodo incluyó el juicio político contra Trump por parte de la Cámara, su inminente juicio en el Senado y cierto grado de examen de conciencia por parte de los republicanos sobre el futuro del partido y el papel que el ex presidente puede tener o no en él.

    Mientras que el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, describió tardíamente las opiniones de Greene sobre las "melodías locas" como "un cáncer" en el partido, el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, se ha negado a castigarla o sacarla de sus puestos en el comité.

    El miércoles, después de una reunión de cinco horas de los republicanos de la Cámara de Representantes durante la cual Marjorie Taylor Greene se disculpó con los miembros y, según los informes, recibió una ovación de pie, votaron para no censurarla. Al mismo tiempo, en una medida que representó una especie de acto de malabarismo cuidadoso, el partido también decidió no castigar a la congresista Liz Cheney, la funcionaria de tercer rango en la Cámara, quien había sido criticada después de ser una de los 10 republicanos que votaron con los demócratas para acusar a Trump.

    En muchos sentidos, el drama que se desarrolla sobre Greene y sus comentarios es probablemente indicativo de los debates que dominarán al partido mientras decide su futuro. Figuras como McCarthy y McConnell estarán dispuestas a evitar que los demócratas presenten a Marjorie Taylor Greene como el rostro del Partido Republicano, algo que intentaron hacer con gente como Alexandria Ocasio-Cortez y otros progresistas, sin molestar más a los seguidores leales de Trump.

    Si bien Marjorie Taylor Greene ha dicho que ya no cree en las teorías de la conspiración de las que se enteró en Internet, los periodistas y otras personas han descubierto muchos comentarios anteriores que le costará explicar: en 2019, le "gustó" un comentario de Facebook que decía "una bala al Head sería más rápido ”para eliminar a Nancys Pelosi como oradora. En otra parte, le gustaron los comentarios sobre la ejecución de agentes del FBI que, según ella, eran parte del "estado profundo" y trabajaban contra Trump.

    Otra publicación de abril de 2018 involucró a un comentarista que preguntó: "¿Ahora podemos colgarlos?" al hablar de Barack Obama y Hillary Clinton. Greene respondió: “Se está preparando el escenario. Los jugadores se están poniendo en su lugar. Debemos tener paciencia. Esto debe hacerse perfectamente o los jueces liberales los dejarían ir”.

    También ha afirmado que hay una "invasión islámica en nuestras oficinas gubernamentales en este momento" y que después de las elecciones de mitad de período "vimos a tantos musulmanes elegidos ... ¿quieren poner la mano sobre el Corán y prestar juramento? No".

    Más recientemente, intentó obligar a las congresistas Ilhan Omar y Rashida Tlaib , que son musulmanas, a prestar juramento sobre la Biblia.

    "Vamos a explicar cómo no se puede jurar sobre el Corán", dijo Greene en las imágenes que surgieron. "Vamos a tener la Biblia y les preguntaremos si jurarán sobre la Biblia ... Creo que eso es importante".

    Marjorie Taylor Greene también ha sido acusada de hacer numerosos comentarios antisemitas, afirmaciones que ella ha negado.

    La semana pasada, la Greene emitió un comunicado sugiriendo que otras personas además de ella tenían acceso a sus cuentas de redes sociales. "A lo largo de los años, he tenido equipos de personas que administran mis páginas", escribió.

    Añadió que las publicaciones de Facebook de "usuarios aleatorios" se estaban utilizando "para intentar cancelarme y silenciar mi voz". (Cuando un reportero de The Independent buscó comentarios, se les dijo: "No hay medios extranjeros. ¡Gracias!")

    Sin embargo, no ha habido una disculpa pública por haber promovido creencias tan falsas, y ella no ofreció ninguna el jueves. De hecho, trató de comparar las conspiraciones que una vez impulsó con los medios de comunicación que dijeron que era "tan culpable como QAnon por presentar la verdad y las mentiras para dividirnos".

    Concluyó sus comentarios diciendo que era “una persona apasionada”, competidora y luchadora.

    “Trabajaré con ustedes por cosas buenas para la gente de este país. Pero las cosas que no toleraré es el aborto, creo que es lo peor que se ha cometido en este país, y si dijéramos en Dios confiamos, ¿cómo asesinamos la creación de Dios en el útero? ”, Dijo.

    “Otra cosa que le diré a este organismo es que quiero trabajar con todos ustedes, por nuestra gente. Debería ser Estados Unidos primero, siempre, siempre, y eso no tiene nada de malo".