¿Qué es el privilegio ejecutivo? La mañosa doctrina legal que reclama Trump para mantener secretos sus registros

Los intentos de los presidentes de EE.UU. por mantener en secreto sus conversaciones delicadas se remontan a Washington y Jefferson, pero ¿podrá Donald Trump convencer a un tribunal?

Independent Staff
martes 19 octubre 2021 18:34
Psaki throws insurrection dig at Trump as she pushes back reporter questions on executive privilege
Read in English

Donald Trump ha demandado a la Cámara de Representantes de EE.UU. para que no examine los archivos presidenciales relacionados con la insurrección del 6 de enero, alegando el “privilegio ejecutivo”.

Pero, ¿qué es realmente el privilegio ejecutivo, y puede Trump reclamarlo para impedir la investigación de la Cámara?

La respuesta es escurridiza, porque el privilegio ejecutivo nunca se menciona en la Constitución de Estados Unidos. En cambio, es una convención legal que ha crecido orgánicamente a partir del tira y afloja de siglos entre los presidentes que luchan por proteger sus secretos y los legisladores que tratan de sacarlos a la luz.

El gobierno de Joe Biden ha pedido a los funcionarios que renuncien al privilegio de los registros de Trump, argumentando que descubrir la verdad detrás de un intento de golpe de Estado es más importante que la tradicional confidencialidad de las discusiones presidenciales.

Los abogados de Trump han respondido con dureza, describiendo la decisión de Biden como “una maniobra política miope” para “acomodar a sus aliados partidistas” y argumentando que la investigación de la Cámara es tan amplia que es inconstitucional.

Una teoría jurídica casi tan antigua como la República

El primer intento de invocar el privilegio ejecutivo es probablemente el del propio mesías fundador de Estados Unidos: George Washington. En 1796, Washington rechazó una petición de la Cámara de Representantes para que le entregara documentos sobre las negociaciones diplomáticas con el Reino Unido, alegando que la Cámara no tenía ningún papel en la ratificación de los tratados.

También Thomas Jefferson intentó sin éxito rechazar una demanda similar de los abogados de Aaron Burr, el tristemente célebre asesino de Andrew Hamilton, que entonces estaba siendo juzgado por intentar arrebatar territorio a España y establecer un nuevo país (fue absuelto).

Andrew Jackson, Harry Truman y Dwight Eisenhower también lo intentaron, pero la versión moderna de la doctrina se remonta al escándalo del Watergate en la década de 1970, cuando el presidente Richard Nixon intentó retener las grabaciones de las conversaciones en el Despacho Oval.

El caso llegó al Tribunal Supremo, que en 1974 determinó que los presidentes tenían efectivamente una “necesidad válida” de mantener el secreto en sus relaciones con asesores y funcionarios, para que la amenaza de ser expuestos “atemperara la franqueza con una preocupación por las apariencias y por sus propios intereses, en detrimento del proceso de toma de decisiones”.

Sin embargo, el tribunal dictaminó que había algunas circunstancias excepcionales que anulaban este privilegio, y ordenó a Nixon que entregara las cintas. Una sentencia similar se dictó tras los atentados del 11 de septiembre.

‘Un atentado contra nuestra Constitución’

Los funcionarios de Joe Biden sostienen que el 6 de enero es una de esas circunstancias excepcionales. Aunque el propio señor Trump no se enfrenta a cargos penales, a diferencia de lo ocurrido en el Watergate, más de 630 personas han sido detenidas en relación con el motín.

“El Congreso está examinando un atentado contra nuestra Constitución y a las instituciones democráticas provocado y avivado por quienes han jurado protegerlas”, dijo la consejera de la Casa Blanca, Dana Remus, a los Archivos Nacionales, que guardan los registros presidenciales.

“Las protecciones constitucionales del privilegio ejecutivo no deberían utilizarse para esconder, del Congreso o del público, información que refleja un claro y aparente esfuerzo por subvertir la propia Constitución.”

Uno de los principales objetivos de los insurrectos era impedir que el Senado confirmara el recuento final de votos de las elecciones presidenciales de 2020, con la esperanza de anular su resultado e instalar a Trump como presidente. Una comisión de la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, acusa a Trump de haber fomentado esa idea y está investigando su grado de culpabilidad.

El Archivo debe seguir las órdenes del presidente en funciones, a menos que un tribunal dictamine lo contrario. Y así, después de haber prometido “tomar todas las medidas necesarias y apropiadas para defender la Oficina de la Presidencia”, Trump está ahora tratando de obtener dicha sentencia.

“La solicitud del comité equivale nada menos que a una expedición furtiva e ilegal de pesca abiertamente respaldada por Biden y diseñada para investigar de manera inconstitucional al presidente Trump y su administración”, dice su demanda.

“Esta solicitud autodenominada ‘exhaustiva’ tiene un alcance casi ilimitado... [y] busca registros sin conexión razonable con los eventos del día.”

¿Puede Trump conseguir sellar sus registros?

En el pasado, Trump ha invocado el privilegio ejecutivo para bloquear la publicación del reporte completo de Mueller, los documentos relativos al censo de Estados Unidos, el testimonio de su antiguo abogado y sus propias declaraciones de impuestos, con diversos grados de éxito.

Un tribunal decidirá si la necesidad de investigar lo ocurrido el 6 de enero supera el interés público de mantener en secreto los registros de Trump. Los expertos dijeron a The Independent que es poco probable que la demanda de Trump se mantenga.

Sin embargo, algunos creen que la batalla tendrá consecuencias políticas más amplias. Por convención, los registros presidenciales suelen permanecer sellados durante unos cinco años después de que los presidentes dejan el cargo, y a veces durante mucho más tiempo. Los opositores podrían argumentar que Biden ha roto esa convención.

“Cada vez que un presidente hace algo controvertido, se convierte en un bloque de construcción para los futuros presidentes”, dijo Saikrishna Prakash, un experto en poderes presidenciales de la Universidad de Virginia, a principios de este mes.

En otras palabras, la decisión de Biden podría dar lugar muy pronto a que sus propios antecedentes queden al descubierto cuando el péndulo partidista se mueva en la otra dirección.

Para los demócratas, por supuesto, puede ser un precio que merezca la pena pagar.