Reseña de Pride and Prejudice* (*Sort Of): Hay sabor en este esponjoso sándwich de pepino de espectáculo

La estridente versión musical de Isobel McArthur de la novela de Jane Austen arrastra con fuerza el subcontexto de la autora a la luz del día

Alice Saville
jueves 04 noviembre 2021 21:00
De LR: Christina Gordon, Tori Burgess, Isobel McArthur, Hannah Jarrett-Scott, Meghan Tyler
De LR: Christina Gordon, Tori Burgess, Isobel McArthur, Hannah Jarrett-Scott, Meghan Tyler
Read in English

Detrás de todo drama de época hay sirvientes: Van a buscar el té de la tarde, entregan las cartas y limpian las molestas manchas de las sábanas. Pride and Prejudice* (*Sort Of), la estridente versión de Isobel McArthur de la novela de Jane Austen, está narrada e interpretada por estas criadas, que llenan la historia de insinuaciones y señalan las brutales realidades económicas que se esconden bajo la superficie.

Ya sabes lo que pasa: la inteligente Lizzie, la bella Jane, el galán Bingley y el sarcástico Darcy se conocen en una serie de bailes, y sus inevitables finales felices se retrasan por un exceso de orgullo y prejuicios. Eso es todo. Pero hay un poco más de sabor en este esponjoso sándwich de pepino. La adaptación de McArthur no es la primera que llama la atención sobre el hecho de que la desesperación de la señora Bennett por casar a sus hijas proviene del miedo a la indigencia. Pero hace que sus personajes expliquen explícitamente la cruda realidad: Se trata de una época en la que las solteronas no pueden heredar (como dicen, ¿por qué necesitarían dinero si tienen gatos para calentarse?) y las mujeres son tratadas como propiedad de los hombres. No es muy romántico.

Por ello, McArthur, junto con el director Simon Harvey, le quita a esta historia los adornos más bonitos y desmayados con un plumero bien dirigido. En lugar de bailar, los personajes cantan canciones de karaoke muy bien elegidas en los momentos cruciales (la interpretación de Meghan Tyler de “Lady in Red”, cantada a una acicalada Lady Catherine, es un punto culminante). Las palabrotas salpican el aire cuando el “comportamiento femenino” se convierte en una aspiración cada vez más imposible. Y la mesa de refrescos en el Baile de Meryton está repleta de Irn Bru y barquillos Tunnock’s, en lugar de sándwiches de pepino, un guiño a los orígenes de este espectáculo como un éxito de 2018 en el Teatro Tron de Glasgow.

Un elenco de cinco mujeres de gran talento asume la pesada tarea de interpretar a cada uno de los personajes de la novela de Austen, y lo hacen con pulcritud. La propia McArthur protagoniza el papel principal de Darcy, y se abre camino a través de una portada de Pulp en el clímax de la historia de una manera que hace imposible creer que momentos antes, ella estaba cuidando sus neurosis en el sofá como la permanentemente ansiosa señora Bennett. La Elizabeth de Tyler es atrevida y siempre está preparada con algunos insultos: Canta “You’re So Vain” a su presuntuoso aspirante a marido. Y cuando no está dando tumbos borrachos como el torpe señor Bingley, Hannah Jarrett-Scott da a esta historia una rara y valiosa nota de seriedad como Charlotte, obligada a casarse por dinero, y que alberga un anhelo por Elizabeth al que apenas puede dar voz.

El reparto cumple con pulcritud la tarea de interpretar a todos los personajes de la novela (Matt Crockett)

Austen es una maestra de la subestimación y de las pequeñas ironías cuidadosamente matizadas. Esta producción arrastra con fuerza su subcontexto a la luz del día. Los janeístas empedernidos bien podrían gritar “¡Cielo y tierra! ¿Han de contaminarse así las sombras de Pemberley?”. Pero con la pérdida de la tradición y la sutileza viene algo más: Una crítica mordaz de una sociedad en la que los ricos podían chismear y divertirse todo el día mientras los sirvientes limpiaban, y en la que las damas utilizaban la cortesía como táctica de supervivencia, una táctica que las mujeres de hoy pueden descartar alegremente y con estrépito.

Pride and Prejudice* (*Sort Of) se presenta en el Criterion Theatre de Londres hasta el 2 de febrero de 2022.