Genera preocupación en California la disminución de voluntarios de salud

California necesita desesperadamente más trabajadores médicos en instalaciones que lucen inundadas por pacientes con coronavirus

Via AP news wire
sábado 09 enero 2021 17:37
Joe Biden se vacuna contra la COVID-19 ante las cámaras mientras el suero de Moderna llega a EEUU
Read in English

California necesita desesperadamente más trabajadores médicos en instalaciones inundadas por pacientes con coronavirus, pero casi ninguna ayuda proviene de un programa de voluntarios que el gobernador Gavin Newsom creó al comienzo de la pandemia. Un ejército de 95 mil personas inicialmente levantó la mano y ahora sólo 14 están trabajando en el campo.

En realidad, muy pocos voluntarios cumplieron con las calificaciones para el Cuerpo de Salud de California, y sólo una pequeña porción tiene la experiencia de alto nivel necesaria para ayudar con los casos de virus más graves que están llevando las unidades de cuidados intensivos al límite.

“Desafortunadamente, no ha funcionado y el objetivo es loable”, dijo Stephanie Roberson, directora de relaciones gubernamentales de la Asociación de Enfermeras de California.

Newsom formó el Cuerpo de Salud en previsión de las crisis en cascada que ahora están experimentando California y otros estados. Las infecciones por COVID-19, las hospitalizaciones y las necesidades de cuidados intensivos se están saliendo de control en el estado más poblado justo cuando el resto del país ve un aumento, abrumando al grupo habitual de enfermeras itinerantes.

De manera similar, Nueva York tuvo más de 80 mil médicos voluntarios que respondieron a un llamado de ayuda al comienzo de la pandemia cuando era un punto crítico y algunos fueron desplegados. Pero los hospitales recurrieron más a menudo a trabajadores temporales para llenar el vacío, dijo Jean Moore, del Centro de Investigación de la Fuerza Laboral de la Salud de la Universidad de Albany.

Otros estados, incluidos Illinois, Indiana y Pensilvania, probaron variaciones de reclutamiento de voluntarios con resultados limitados.

"Un cuerpo de voluntarios asume que es bastante fácil ubicar a las personas", dijo Sean Clarke, vicedecano ejecutivo y profesor de la Facultad de Enfermería Rory Meyers de la Universidad de Nueva York."

Los funcionarios de California dicen que necesitan 3 mil trabajadores médicos temporales, pero tenían alrededor de un tercio de ellos hasta el jueves. Como resultado, los hospitales están renunciando a la proporción de enfermeras por paciente del estado, lo que puede significar menos atención para los pacientes críticamente enfermos.

Newsom había imaginado que los voluntarios del Cuerpo de Salud ayudarían a llenar los vacíos en las instalaciones de salud. Aquellos que calificaron incluyen médicos, enfermeras y profesionales de cuidados respiratorios jubilados o inactivos. Aunque son voluntarios, se les paga lo que el estado llama salarios competitivos.

De los 95 mil que expresaron por primera vez interés en el cuerpo, sólo alrededor de un tercio tenía licencias profesionales válidas y alrededor de 4 mil 600 calificados. Entonces sólo 850 se inscribieron, un número que en gran medida se ha mantenido estático a pesar de las repetidas súplicas del gobernador para participar.

Algunos de los voluntarios "no tienen la capacitación al más alto nivel para ser útiles en este momento", dijo el portavoz de la Asociación de Hospitales de California, David Simon.

“Podría ser que las enfermeras sepan que este podría no ser el lugar más seguro para trabajar”, dijo Roberson.

En junio, la Autoridad de Servicios Médicos de Emergencia del estado informó que estaba abrumada por la aglomeración inicial de solicitantes del Cuerpo de Salud, mientras los empleados estaban ocupados coordinando otras respuestas urgentes a una pandemia. El programa en sí resultó confuso para los coordinadores de desastres locales, escribió Craig Johnson, jefe de la División de Servicios Médicos para Desastres de la autoridad.

A pesar de las deficiencias, el gobernador dijo que el programa "ha sido increíblemente eficaz", y los miembros han trabajado en más de 140 instalaciones en todo el estado.

Aproximadamente 300 fueron enviados a centros de atención a largo plazo a principios de la pandemia, 450 se utilizaron durante el aumento repentino del verano y 530 fueron a hospitales y centros de enfermería especializada en el otoño.

El portavoz del cuerpo, Rodger Butler, dijo que algunos han trabajado en unidades de cuidados intensivos y que el programa seguirá funcionando "para satisfacer las necesidades en todo el estado".

El estado ha gastado casi 2,1 millones de dólares en el programa, dinero que espera recuperar en gran medida del gobierno federal o de instalaciones médicas privadas que utilizaron miembros del cuerpo.

El doctor Charles Moore fue uno de los que respondió por primera vez a la llamada en abril y mayo, preparando el antiguo Sleep Train Arena de Sacramento para lo que, les dijeron a los miembros del cuerpo, podría albergar casi 400 pacientes saliendo de los hospitales.

Sin embargo, la misión de la arena nunca pareció estar claramente definida, dijo. Apenas trató a nueve pacientes durante 10 semanas, y su personal de aproximadamente 250 trabajadores médicos pronto se redujo.

Ahora, el estado ha reabierto la arena y otras instalaciones para ayudar a los hospitales que enfrentan una ola de pacientes con coronavirus.

El médico interno retirado se ha puesto en contacto con media docena de exalumnos del cuerpo y dijo que no se había vuelto a contactar con ninguno más que a través de correos electrónicos masivos impersonales.

"Si recibiera un correo electrónico que dijera: 'Oye, realmente tenemos una necesidad en tal o cual lugar debido a XYZ, ¿podríamos convencerlo de que esté disponible?' Podría considerar eso, pero no ha habido nada”, dijo Moore.

Butler dijo que los empleados administrativos de Health Corps "hacen llamamientos directos al personal individual por teléfono y correo electrónico todos los días". Llevaron a cabo tres grandes campañas de llamadas directas en los últimos seis meses para medir el interés de los miembros en continuar.

Los correos electrónicos, los sitios web y las redes sociales también tienen como objetivo reclutar nuevos miembros, y el estado notifica a los trabajadores de la salud que buscan trabajo sobre el programa.

Joanne Spetz, directora asociada de investigación del Healthforce Center de la Universidad de California en San Francisco, dijo que el grupo de trabajadores médicos disponibles se ha reducido desde los primeros días de la pandemia.

La avalancha inicial de decenas de miles de solicitantes fue estimulada por "una sensación de muerte inminente", dijo.

Pero en los nueve meses transcurridos desde entonces, los estudiantes de medicina han reanudado sus clases, los trabajadores de la salud en clínicas comunitarias cerradas temporalmente o instalaciones para pacientes ambulatorios en su mayoría han vuelto al trabajo y los jubilados pueden haber encontrado formas menos riesgosas de contribuir.

En cambio, los proveedores de atención ambulante que podrían haberse unido al esfuerzo voluntario se despliegan en otros estados muy afectados que vieron aumentos repentinos antes de California.

“Empiezas a sumar esos grupos demográficos y tus números disminuyen”, dijo Spetz.

Es posible que muchos de los miembros restantes del Health Corps aún sean necesarios para ayudar en instalaciones como Sleep Train Arena que están destinadas a manejar una gran cantidad de pacientes menos críticos, dijo, "por lo que tener a esas personas en reserva es genial".