Policía acusado de mala conducta se retira para no enfrentar cargos criminales

Otros dos oficiales enfrentan cargos de mala conducta derivados del mismo incidente.

Ashley Southall
jueves 29 octubre 2020 16:59

Muerte de hombre negro a manos de la policía provoca protestas en Filadelfia

Read in English

Un oficial de policía de la ciudad de Nueva York que enfrenta cargos de mala conducta por poner su rodilla en el cuello de una persona durante un arresto por distanciamiento social renunció, según el abogado de la víctima y el sindicato del oficial.

El oficial, Francisco X García, estaba programado para comparecer en una audiencia departamental esta semana por cargos de mala conducta derivados del incidente del 2 de mayo, que generó un alboroto por las desigualdad raciales en la forma en que la policía hizo cumplir las medidas de distanciamiento social.

Pero en cambio, García se retiró el martes, evitando los procedimientos que podrían usarse en su contra en una investigación criminal del incidente en curso en la oficina del fiscal de distrito de Manhattan.

García se negó a hacer comentarios el miércoles. Su decisión de dejar la corporación fue informada por el New York Daily News el miércoles.

Un oficial de policía confirmó que García se había jubilado y ya no enfrentaría una audiencia disciplinaria.

En mayo, en el East Village, Donni Wright, de Manhattan, se dirigía a una tienda de delicatessen y estaba parado a varios metros de donde la policía estaba arrestando a otro hombre y su compañera.

Aunque la policía inicialmente dijo que el arresto se debió al distanciamiento social, los funcionarios revelaron más tarde que la pareja, Shakeim Brunson y Ashley Serrano, eran sospechosos de vender drogas. Fueron arrestados por cargos de armas y marihuana que los fiscales luego retiraron.

Mientras otros agentes inmovilizaban a la pareja, García se acercó a Wright, apuntó con una pistola Taser y apretó el gatillo, según se muestra en un video.

Después de volver a poner el Taser en su funda, García golpeó a Wright en el suelo. Luego se arrodilló sobre su cuello y espalda, una maniobra similar a la utilizada en la muerte de George Floyd en Minneapolis.

Los oficiales acusaron a Wright de agredir a un oficial de policía. Pero los fiscales abandonaron el caso y abrieron una investigación criminal sobre la conducta de García.

En una conferencia de prensa frente al comando de vivienda en el Lower East Side donde se asignó a García, Wright pidió a los fiscales que presentaran cargos penales contra el oficial.

"Él debería ser acusado igual que si yo me metiera en problemas, me acusarían", dijo Wright, y agregó que el encuentro lo afectó profundamente. "Podría haber perdido la vida".

Sanford Rubenstein, el abogado de Wright, dijo en una entrevista que los cargos criminales mostrarían a los oficiales de todo el país que si maltratan a la gente “no solo perderá su puesto como oficial de policía, sino que también estará sujeto a cargos criminales y muy bie podría terminar en la cárcel”.

Danny Frost, portavoz de la oficina del fiscal de distrito, dijo que la investigación estaba en curso.

Otros dos oficiales enfrentan cargos de mala conducta derivados del incidente, pero el Departamento de Policía no ha revelado sus nombres ni el estado de sus casos.

El rápido esfuerzo del Departamento de Policía para disciplinar a los oficiales fue inusual. Era costumbre que el departamento esperara a que los fiscales estatales y federales concluyeran sus investigaciones penales antes de iniciar los procedimientos disciplinarios. Los casos a menudo se han prolongado durante años: Daniel Pantaleo fue despedido cinco años después de usar un estrangulamiento prohibido en Eric Garner en 2014.

Rubenstein dijo que creía que las protestas contra la brutalidad policial que siguieron a la muerte de Floyd habían obligado al Departamento de Policía a actuar más rápidamente para disciplinar a los agentes. Si no se hubiera jubilado, García podría haber sido obligado a testificar en su audiencia departamental y los fiscales habrían podido usar sus declaraciones en la investigación criminal, dijo Rubenstein.

“Creo que todas las protestas y manifestaciones han marcado la diferencia porque la política ha cambiado”, dijo.

La ley estatal también le permite a García conservar cualquier beneficio de pensión que haya acumulado durante sus ocho años de carrera. Si lo hubieran despedido, podría haber perdido esos beneficios.

Patrick J. Lynch, presidente de la Police Benevolent Association, el sindicato que representa a García, acusó al alcalde y a los principales oficiales de policía de dejar al oficial “cargado con todos los errores”.

“Les advertimos que enviar policías para hacer cumplir sus políticas de salud pública a medias crearía una reacción violenta. No escucharon, y ahora la carrera de otro oficial de policía se ha visto truncada por la política”, dijo Lynch. "¿Es de extrañar que miles de policías salgan por la puerta antes de que les suceda lo mismo?"

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in