Pasear más a tu cachorro podría prevenir la demencia canina, según estudio

Los niveles reducidos de actividad se relacionan con la disfunción cognitiva canina

Saman Javed
lunes 04 octubre 2021 16:06
Cocker spaniel esponjoso en un paseo con su dueño
Cocker spaniel esponjoso en un paseo con su dueño
Read in English

Pasear regularmente a tu perro podría proteger su cerebro contra la demencia, sugiere un nuevo estudio.

Los perros que tienen poca actividad física tienen seis veces más probabilidades de desarrollar disfunción cognitiva canina (DCC), una condición relacionada con el envejecimiento del cerebro de un perro que conduce a la pérdida de memoria.

Una investigación de la Universidad de Washington, que examinó a 15.000 perros entre octubre y diciembre de 2020, encontró que era más probable que la DCC se desarrolle en las mascotas a medida que envejecen.

Pero también se identificó una asociación inversa entre el nivel de actividad y la DCC en perros cuyos dueños indicaron niveles de actividad más altos durante el año pasado.

El estudio encontró que las probabilidades de DCC eran 6,47 veces más altas en perros inactivos en comparación con aquellos que eran muy activos.

Los síntomas de DCC en perros son similares a los que experimentan los humanos con la enfermedad de Alzheimer. Estos incluyen desorientación, confusión, trastornos del sueño y cambios de humor.

Los hallazgos son parecidos a los de investigaciones previas en roedores que encontraron que el ejercicio puede tener efectos protectores contra el desarrollo de marcadores biológicos característicos del Alzheimer.

La autora del último estudio, Sarah Yarborough, dijo que las observaciones podrían ser el resultado del efecto que tiene el ejercicio en el cerebro.

Esto incluye una "reducción de citocinas proinflamatorias en el cerebro que de otra manera contribuirían al daño neuronal".

"Las probabilidades reducidas de DCC entre los perros más activos de nuestra cohorte pueden ser el resultado de estos mismos mecanismos", agregó.

Otro estudio, publicado en la revista Science Daily en marzo, encontró que el ejercicio también aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, lo que puede ayudar a retrasar la aparición de la pérdida de memoria y la demencia.

El estudio, que observó a 70 adultos mayores de 55 años a quienes se les había diagnosticado un deterioro cognitivo leve (DCL), una etapa temprana de la demencia, pidió a la mitad del grupo que hiciera ejercicio de tres a cinco veces por semana durante un año.

En aquellos que hacían ejercicio, los investigadores encontraron un aumento en el flujo sanguíneo general al cerebro.

"Todavía hay mucho que desconocemos sobre los efectos del ejercicio en el deterioro cognitivo más adelante en la vida", dijo Munro Cullum, profesor de psiquiatría en UT Southwestern Medical Center y coautor del artículo.

“Es probable que el DCL y la demencia estén influenciados por una interacción compleja de muchos factores, y creemos que, al menos para algunas personas, el ejercicio es uno de esos factores”, agregó.