Police dog attack leaves woman with life-changing injuries

Inglaterra: Perro policía ataca salvajemente a una mujer durante una fiesta

Jessica Mae Andrews se ha sometido a varias cirugías reconstructivas tras ser ferozmente mordida por el perro

Wil Crisp
sábado 21 noviembre 2020 16:18
Read in English

Se inició una investigación sobre el ataque de un perro policía a una mujer que la dejó con heridas que le cambiaron la vida.

El incidente, que ocurrió durante una operación para cerrar un rave ilegal en las afueras de Bristol, ha exacerbado las preocupaciones sobre la frecuencia con la que la policía usa la fuerza contra miembros del público en medio de la pandemia de Covid-19.

Jessica Mae Andrew fue hospitalizada con lesiones en la pierna y el pie que incluían una fractura de hueso. Las lesiones requirieron injertos de piel, injertos musculares y cirugía reconstructiva.

"Estaba bailando cuando me atacaron sin previo aviso", dijo Andrew a The Independent.

“Ni siquiera sabía que estaba allí. El perro salió de la nada, me agarró por el muslo y me tiró al suelo.

“Gritaba de dolor y el perro me mordió el músculo del muslo y me arrancó la grasa."

Ella agregó: "Después de morderme el muslo, se soltó y comenzó a mutilarme de nuevo, esta vez mordiendo mi pantorrilla y mi pie donde causó el mayor daño. Me mordió hasta el hueso. Tenía un gran agujero en la pantorrilla, más grande que mi puño, con el hueso expuesto.

“El perro estaba totalmente fuera de control. Fue traumático. Me rompió las botas, me sentí como si estuviera sobre mí durante unos tres o cuatro minutos".

Andrews dijo que no se estaba comportando de forma amenazante o violenta antes del ataque.

“Vi que la policía estaba a punto de acabar la fiesta y solo quería tener un último baile antes de que terminara”, dijo.

“Mi próxima cirugía no será hasta el próximo año. Los médicos van a intentar que mi pierna vuelva a estar en algún tipo de forma, pero ya me han dicho que nunca volverá a ser igual.

“Quiero evitar que esto le suceda a nadie más en el futuro. Un perro de ataque es un arma terrible. Llevar a un perro así al edificio fue completamente inapropiado".

Kevin Blowe, coordinador del grupo de vigilancia policial Netpol, dijo: “La policía debe justificar por qué pensaron que era apropiado llevar perros policía allí.

“Usar la fuerza en estas circunstancias sin poder justificar por qué es necesario es potencialmente ilegal.

“Si se remonta a abril, hay muchos ejemplos de la policía, interpretando los nuevos poderes que se les han otorgado de una manera increíblemente arbitraria y desproporcionada”.

La investigación sobre el ataque del perro policía a Andrew se produce en medio de crecientes preocupaciones sobre el uso de fuerza desproporcionada de los agentes de policía contra miembros del público.

El mes pasado, la organización de derechos humanos Liberty reveló que las fuerzas policiales del Reino Unido desplegaron fuerza contra miembros del público, en promedio, un 12.5 por ciento más frecuentemente durante el confinamiento, a pesar de que las tasas de criminalidad eran más bajas.

Encontró que hubo 163,749 casos registrados de uso de la fuerza de abril a junio en comparación con 145,543 de enero a marzo.

Blowe afirma que, incluso en los casos en los que se ha identificado claramente el uso de fuerza desproporcionada, los agentes rara vez rinden cuentas de sus acciones debido a problemas con las quejas y el proceso disciplinario.

“Este tipo de cosas rara vez terminan con un oficial de policía que rinde cuentas.

"Todavía tenemos una situación en la que los agentes de policía no están necesariamente siendo disciplinados por sus acciones, y esto significa que no estamos viendo ninguna mejora en la forma en que los agentes de policía utilizan la fuerza".

La policía de Avon y Somerset está investigando actualmente el ataque del perro a Andrew y presentará sus hallazgos a la Oficina Independiente de Conducta Policial, según un comunicado visto por The Independent.

"Ese proceso está en curso e incluirá la revisión de las imágenes del cuerpo. Nuestro informe final será entregado al IOPC", dijo.

Avon y Somerset se negaron a comentar si el perro estaba bajo control y si los oficiales de policía no le dieron una advertencia a Andrew antes de que el perro la atacara.

La fuerza policial dijo: "Estamos investigando y por lo tanto no creemos que sea apropiado hacer más comentarios mientras ese proceso está en curso".

El abogado de Andrew, Iain Gould, de DPP Law, dijo que el incidente genera preocupaciones reales sobre el uso indebido de los poderes de la violencia por parte de la policía.

"No parece haber ninguna justificación para que el perro en este caso reciba instrucciones o se le permita morder a Jess, agravado por la falta de cuidado y control mostrado por el guía de la policía que permitió que su perro siguiera atacando a Jess durante tanto tiempo.

"Mi cliente ha sido efectivamente mutilada de por vida, por asistir a una fiesta de baile".

Hablando en Facebook Live después de la operación para cerrar la rave ilegal, el jefe de policía de Avon y Somerset, Andy Marsh, dijo que la violencia, las amenazas y la intimidación se dirigieron hacia los oficiales de policía mientras intentaban detener la fiesta.

“Hubo misiles lanzados, botellas, puñetazos, patadas, fuegos artificiales disparados contra los oficiales. Todo tipo de violencia realmente significativa”, dijo.

Añadió: "Cualquiera que haya utilizado la violencia contra los agentes de policía, vengan de donde vengan, los perseguiremos, los arrestaremos y los llevaremos ante la justicia".

Mohammed Qasim, investigador visitante en criminología de la London School of Economics, dijo: “La pandemia de Covid-19 ha llevado a una expansión significativa de los poderes policiales y, en algunos casos, estos nuevos poderes no se están utilizando de manera responsable.

“Ahora más que nunca, la policía debe tener cuidado de que el uso de la fuerza esté justificado y sea proporcionado.

"Existe un peligro real de que el aumento del uso de la fuerza contra miembros del público pueda socavar la confianza en la policía y amplificar las percepciones negativas de los agentes de policía".