El Dr. Anthony Fauci desacredita desinformación sobre la COVID-19

Absuelven a hombre pensionado que mató a su esposa durante el confinamiento

Anthony Williams admite el asesinato después de matar a su esposa Ruth en marzo del año pasado

Joe Middleton
lunes 15 febrero 2021 20:59
Read in English

Un jubilado que estranguló a su esposa hasta la muerte pocos días después del primer encierro nacional de COVID en Reino Unido, fue absuelto por dicho cargo.

El trabajador jubilado de la fábrica, Anthony Williams, de 70 años, dijo a la policía que “literalmente le ahogó las luces del día” a su esposa Ruth, de 67 años, en su casa en Cwmbran, Torfaen el 28 de marzo del año pasado.

Williams le dijo a la policía que había pasado noches sin dormir en el periodo previo al ataque debido a temores "triviales", incluido el de que se quedaría sin dinero porque no pudo ir a su banco para sacar efectivo de sus ahorros.

En entrevistas leídas al jurado, Williams estuvo de acuerdo con los detectives en que él era responsable del asesinato de su esposa, y les dijo que se "rompió" después de que tuvieron una discusión.

Dijo que la persiguió escaleras abajo y la agarró por el cuello mientras ella intentaba abrir la puerta principal para escapar, diciendo que se encontró "estrangulándola hasta la muerte".

La víctima fue encontrada desplomada en el porche de la pareja con un par de llaves en la mano. La llevaron al hospital donde la declararon muerta.

Su causa de muerte fue dada como presión en el cuello, y un patólogo dijo que la falta de una marca de ligadura no descartaba el uso de un cordón de bata “suave” que se encontró en su casa.

Williams fue arrestado bajo sospecha de asesinato en la escena y le dijo a los oficiales: "Lo siento, acabo de romper, lo siento".

La hija de la pareja, Emma Williams, de 40 años, dijo al tribunal que sus padres pasaban "el 90 por ciento de su tiempo juntos", que "no eran personas discutidoras", y que nunca había escuchado a ninguno de los dos ni siquiera "levantar la voz".

Pero dijo que Williams había mostrado signos de comportamiento extraño desde enero de 2020, incluso alegando que iba a perder la casa de la pareja y se "obsesionó" con apagar las luces y la calefacción para ahorrar dinero.

Williams no prestó declaración en su juicio, pero dijo a los entrevistadores de la policía que le preocupaba no poder comprar zapatos nuevos y la imposibilidad de contratar a alguien para arreglar las tejas de su techo si se soltaban.

También dijo que había encontrado el encierro "muy, muy difícil" sólo cinco días después de las restricciones en todo el Reino Unido y se sentía "deprimido".

Dijo que se había enfrentado "no muy bien" en los 18 meses desde su retiro de su empleo como trabajador de una fábrica, y dijo que la pareja "no tenía mucha vida social".

La psicóloga Alison Witts argumentó que su ansiedad y su enfermedad depresiva fueron "intensificadas" por las duras medidas de coronavirus impuestas en el Reino Unido días antes y afectaron su capacidad para ejercer el autocontrol.

Witts dijo que el trabajo de Williams en la fábrica había sido "uno de sus principales mecanismos de afrontamiento" para su "disposición neurótica".

El lunes, el jurado del Tribunal de la Corona de Swansea declaró por unanimidad a Williams no culpable de asesinato.

Williams, de Brynglas, Cwmbran, se declaró anteriormente culpable de homicidio involuntario por motivo de responsabilidad disminuida.

El juez Paul Thomas dijo que sentenciaría a Williams el jueves.

Con PA