Donald Trump taking ALS Ice Bucket Challenge in 2014

Patrick Quinn, co-creador del Ice Bucket Challenge, muere a los 37 años

Celebridades, atletas, políticos e incluso Donald Trump participaron en el “Ice Bucket Challenge”, cuyos videos atrajeron millones de visitas en línea

Graeme Massie
lunes 23 noviembre 2020 01:53
Read in English

El cofundador del desafío viral “Ice Bucket Challenge” que recaudó más de 200 millones de dólares ha muerto. Patrick Quinn, de 37 años, fue diagnosticado con la enfermedad de Lou Gehrig poco después de cumplir 30 años y murió este domingo, según la Asociación ALS.

El desafío apareció por primera vez en redes sociales en 2014 gracias al golfista profesional Chris Kennedy, quien tenía un familiar que padecía ELA.

Quinn y Pete Frates ayudaron a popularizar el desafío con la participación de miles de personas en todo el mundo.

Frates, un ex jugador de béisbol de Boston College, murió en diciembre del año pasado a la edad de 34 años.

Celebridades, atletas, políticos e incluso Donald Trump participaron en el “Ice Bucket Challenge”, cuyos videos atrajeron millones de visitas en línea.

"Pat luchó contra la ELA con positividad y valentía e inspiró a todos a su alrededor", dijo la asociación en un comunicado.

“Quienes lo conocimos estamos devastados pero agradecidos por todo lo que hizo para avanzar en la lucha contra la ELA. Aceleró drásticamente la lucha contra la ELA, lo que condujo a nuevos descubrimientos de investigación, una mayor atención para las personas que viven con ELA y una importante inversión del gobierno en la investigación de la ELA", se lee en el comunicado.  

La enfermedad de Lou Gehrig lleva el nombre del legendario jugador de béisbol de los Yankees de Nueva York que la padecía.

Es una enfermedad neurodegenerativa progresiva incurable que conduce a la parálisis causada por la muerte de las neuronas motoras en la médula espinal y el cerebro.

“Nadie sabía que el desafío del “Ice Bucket Challenge” se convertiría en un fenómeno mundial, pero nos unimos porque eso es lo que se necesita para cambiar una enfermedad como la ELA”, dijo Quinn en 2015.

"Hay guerreros en todo el mundo que no están dispuestos a aceptarlo como una sentencia de muerte".