Manifestantes llenan Roma mientras las medidas covid avivan tensiones políticas

El 'Pase Verde' de Italia provocó airadas manifestaciones el fin de semana pasado, lo que avivó los temores sobre el ascenso de la extrema derecha. El sábado, miles protestaron contra el fascismo

Sofia Barbarani
lunes 18 octubre 2021 03:55

Hombres, mujeres y niños de todas las edades y de todos los rincones del país atravesaron el centro de la ciudad de Roma y se apiñaron en la Piazza San Giovanni in Laterano.

Read in English

Helicópteros sobrevolaron Roma hoy cuando miles de personas se manifestaron en la capital italiana para protestar contra el ataque que miembros de la extrema derecha hicieron en contra de un sindicato la semana pasada.

Lo que comenzó el fin de semana pasado como una manifestación pacífica contra una campaña del gobierno para hacer obligatorio el pasaporte covid-19 para todos los trabajadores, derivó en enfrentamientos y un asalto al edificio del principal sindicato italiano CGIL (Confederación General Italiana del Trabajo), mientras que otros intentaron en vano llegar a la oficina del primer ministro Mario Draghi.

Doce personas fueron arrestadas, incluidos los líderes del partido de extrema derecha Forza Nuova, lo que avivó los temores de un resurgimiento del movimiento fascista en un país que todavía lleva las cicatrices de la dictadura de Benito Mussolini.

“Salimos a las calles porque hace una semana, después de muchos años, nos vimos obligados a dar marcha atrás 800 años cuando el sindicato fue atacado, fue una señal terrible para la democracia del país”, dijo la subsecretaria general del sindicato izquierdista CGIL, Gianna Fracassi, a The Independent.

Hombres, mujeres, niñas y niños de todas las edades y de todos los rincones del país atravesaron el centro de la ciudad de Roma y se apiñaron en la Piazza San Giovanni in Laterano, donde la gente se reunió bajo la imponente iglesia epónima y cantó la popular canción partidista ‘Bella Ciao’.

"Italia nunca se hizo cargo de su fascismo... todavía está dentro del estado", dijo el manifestante Limo DeAngelis, de 67 años. "[El ataque de la semana pasada] fue un ataque a la constitución".

Según los organizadores del evento, 800 autobuses, 10 trenes y un puñado de aviones transportaron a miles de personas a la capital y, aunque la mayoría portaba cubrebocas, mantener el distanciamiento social era imposible en la abarrotada plaza. Esto no impidió que asistieran los miembros más vulnerables de la sociedad.

“Estoy aquí porque todavía tengo recuerdos [del fascismo] de cuando era niño”, dijo Giampiero, de 79 años, el miembro mayor de su familia, quien se despertó a las 3:00 am para embarcarse en un viaje en autobús de siete horas desde Piamonte a Roma.

Leer más: “Gracias a ustedes la democracia sobrevivió”: Biden elogia a la policía por “poner sus cuerpos en peligro” para detener disturbios proTrump

La maestra jubilada Anna di Monte, de 68 años, hizo el viaje en autobús de dos horas desde Teramo, en la provincia oriental de Abruzzo. “Quería estar aquí porque los grupos de derecha están progresando”.

A tiro de piedra, de pie junto a su esposo, Stefania Manetti, de 63 años, lucía un pañuelo rojo con el lema del día: No más fascismos. “Estamos aquí para defender el espíritu antifascista”, dijo, perdiéndose en un mar de rojos, azules y verdes, los colores de los tres principales sindicatos de Italia.

“Fue adecuado poner en marcha de inmediato una respuesta contundente y decisiva contra el asalto a la sede de la CGIL, después de un largo crescendo de violencia, amenazas y vandalismo contra todo el sindicalismo confederal italiano”, dijo Luigi Sbarra, secretario de los trabajadores del sindicato Cisl (Confederación Italiana de Sindicatos de Trabajadores), en un comunicado.

Desde Bruselas, el sindicato internacional IndustriALL tuiteó apoyando la marcha: “Cuando la democracia está siendo atacada, los sindicatos son los primeros en ser atacados. Hoy nos movilizamos en todas partes de Europa en solidaridad con nuestros colegas italianos y contra el fascismo”.

La unión de los sindicatos de trabajadores italianos e internacionales también dio paso a un momento inusual de unidad política cuando tanto el movimiento de centroizquierda como el populista Movimiento Cinco Estrellas pidieron un movimiento único, antifascista.

Sin embargo, se espera que la politización actual de las medidas de coronavirus en Italia cause más divisiones entre los parlamentarios del país y lleve a repetir de los enfrentamientos de la semana pasada. La nueva medida del Pase Verde, que entró en vigor el 15 de octubre, ha provocado una ola renovada de protestas, aunque limitadas, en todo el país.

En lo que se ha considerado una de las medidas más duras del mundo, el gobierno del primer ministro Draghi ha hecho obligatorio que los trabajadores de los sectores público y privado tengan un pasaporte covid-19, denominado Green Pass, para poder ir a su lugar de trabajo.

Esto significa que los trabajadores deben haber recibido al menos una dosis de vacuna, haberse recuperado del virus o haber dado negativo dentro de las últimas 48 horas. Aquellos que opten por ir a trabajar sin un Pase Verde podrían ser suspendidos sin paga y corren el riesgo de recibir multas de hasta 1,500 euros.

Si bien los observadores italianos advirtieron sobre la posible infiltración de elementos neofascistas en la marcha de hoy, los sindicatos se mostraron confiados en que su protocolo de seguridad era más fuerte que nunca y que las fuerzas de seguridad en toda la península estaban protegiendo objetivos sensibles, incluidas embajadas, sedes laborales y edificios gubernamentales.

No hay preocupaciones en torno a la seguridad, dijo la subsecretaria general de la CGIL, Gianna Fracassi: "Hoy es un día de sol y antifascismo".