Padres del sospechoso de balacera en la escuela secundaria Oxford, Ethan Crumbley, se declaran inocentes

Jennifer y James Crumbley comparecieron por cuatro cargos de homicidio involuntario en relación con el tiroteo masivo del martes que dejó cuatro estudiantes muertos y otras siete personas heridas

Los abogados afirman que los padres de Crumbley “no presentan riesgo de fugarse” en su comparecencia

Read in English

La madre del sospechoso del tiroteo en un instituto de Michigan, Ethan Crumbley, lloró mientras ella y su marido se declaraban inocentes en su comparecencia, horas después de que fueran arrestados tras una enorme persecución nocturna.

Jennifer y James Crumbley fueron acusados el sábado por la mañana de cuatro cargos cada uno de homicidio involuntario en relación con el tiroteo masivo del martes, en el que su hijo de 15 años supuestamente mató a tiros a cuatro estudiantes e hirió a otras siete personas en la escuela secundaria Oxford.

Ambos se declararon no culpables de todos los cargos a través de un enlace de vídeo desde la cárcel del condado de Oakland, la misma en la que su hijo ha estado recluido desde su detención por múltiples cargos de asesinato y terrorismo.

Jennifer Crumbley lloraba y se cubría la cara con la mano mientras decía que entendía los cargos y se declaraba inocente.

Cuatro estudiantes murieron en el tiroteo masivo -Tate Myre, de 16 años; Hana St. Juliana, de 14; Madisyn Baldwin, de 17; y Justin Shilling, de 17- y un profesor y seis estudiantes resultaron heridos.

Su comparecencia se produjo horas después de que los padres fueran encontrados escondidos en un almacén en el que se cree que intentaban huir a Canadá para escapar de la acusación.

Los Crumbley parecieron darse a la fuga el viernes tras retirar supuestamente US$4.000 en efectivo de un cajero automático y apagar sus celulares para que no pudieran ser localizados horas después de que la fiscal del condado de Oakland, Karen McDonald, anunciara su decisión de presentar cargos contra ellos.

La fiscal McDonald declaró en una rueda de prensa el viernes que el hecho de que los padres no impidieran la masacre del martes era “criminal” y que era “mi intención hacerlos responsables”.

Estaba previsto que comparecieran a las 4 de la tarde del viernes, pero no se presentaron, lo que desencadenó una persecución en la que participó el Servicio de Alguaciles de EE.UU. y en la que las autoridades ofrecieron una recompensa de US$10.000 por información que condujera a su detención.

El jefe de la policía de Detroit, James White, anunció en una rueda de prensa a primera hora de la mañana del sábado que los Crumbley habían sido detenidos en un edificio comercial de Detroit tras recibir un aviso.

Un auto perteneciente a los Crumbley fue localizado en el estacionamiento de un negocio el viernes por la noche y un testigo reportó haber visto a una mujer cerca del vehículo antes de huir.

La pareja “angustiada” fue entonces detenida desarmada y “sin incidentes”, señaló, y añadió que los fugitivos “parecían estar escondidos en el edificio” y que la situación “no es indicativa de entregarse, escondidos en un almacén”.

Consideró que era “muy probable” que los Crumbley estuvieran intentando escapar a Canadá después de haber sido detenidos a menos de una milla de la frontera.

Señaló que otra persona ayudó a la pareja a entrar en el edificio del almacén, y agregó que esto podría dar lugar a la presentación de cargos por parte de esa persona.

En su comparecencia, se fijó una fianza de US$500.000 para cada uno, ya que los fiscales argumentaron que su aparente intento de huida demostraba que existía riesgo de fuga.

La pareja “huyó y buscó múltiples intentos de ocultar su ubicación”, afirmaron los fiscales, añadiendo que fueron encontrados “encerrados en una habitación escondiéndose”.

Los abogados de los Crumbley habían argumentado en contra de la fianza, alegando que la pareja iba a “entregarse absolutamente”, y diciendo que era “solo una cuestión de logística”.

Jennifer y James Crumbley fotografiados tras su detención en la madrugada del sábado

Mariell Lehman dijo al tribunal que sus clientes se estaban “tomando absolutamente en serio este caso” y están “devastados” por la masacre que se produjo esta semana.

“No hay riesgo de que vayan a huir de la acusación. Nunca huyeron de la acusación”, declaró.

En cambio, los abogados acusaron a la fiscalía de “hacer un espectáculo mediático” del caso, afirmando que se habían puesto en contacto con el fiscal el jueves por la noche para organizar la entrega de la pareja, pero que sus mensajes habían quedado sin respuesta.

También refutaron la acusación de que el arma de fuego utilizada en el tiroteo estaba a libre disposición de Ethan, señalando que el “arma estaba bajo llave” lejos del adolescente y que es “absolutamente falso” que tuviera acceso a ella.

En una declaración previa a la comparecencia, Lehman y la abogada Shannon Smith reafirmaron la afirmación de que sus clientes planeaban entregarse.

“Entendemos que nuestros clientes fueron detenidos anoche, aunque teníamos la plena intención de entregarlos a primera hora de esta mañana para la lectura de cargos, en contra de la información errónea que ha proliferado en los medios de comunicación”, indicaron.

“Desgraciadamente, este caso supone la tragedia más inimaginable para todas las personas implicadas, incluidos todos los miembros de la comunidad”.

“Aunque es propio de la naturaleza humana querer encontrar a alguien a quien culpar o algo a lo que señalar o algo que nos dé respuestas, los cargos en este caso pretenden ser un ejemplo y enviar un mensaje. La fiscalía ha escogido muy bien y ha sesgado hechos específicos para promover su narrativa para hacer eso”.

Y añadieron: “Tenemos la intención de luchar contra este caso en los tribunales y no en el tribunal de la opinión pública. Sabemos que al final la historia completa y la verdad prevalecerán”.

Ethan Crumbley está acusado de asesinar a cuatro compañeros en la masacre del martes

El viernes por la noche, los abogados insistieron en que la pareja no estaba huyendo, sino que había abandonado la ciudad por su propia seguridad tras el tiroteo y que volvía para entregarse voluntariamente. La oficina del sheriff del condado de Oakland refutó esta afirmación, al expresar que no tenía conocimiento de ningún acuerdo de este tipo.

El tribunal dio la razón a la fiscalía y fijó la fianza en US$500.000 para cada uno. Si pagan la fianza, se les ordena entregar todas las armas a la Oficina del Sheriff del Condado de Oakland y deben llevar un dispositivo de monitoreo.

La decisión de acusar a los padres del presunto autor del tiroteo masivo es algo sin precedentes.

La acusación de homicidio involuntario es la más fuerte permitida por la ley, que establece que los padres de un niño que viola los estatutos relacionados con las armas de fuego en la propiedad de la escuela o en un vehículo escolar pueden ser considerados penalmente responsables si el padre conocía las intenciones del niño o promovió sus acciones.

La fiscalía subrayó que los Crumbley compraron el arma para su hijo como regalo de Navidad y eran conscientes de las señales de advertencia antes de la violencia del martes, pero no lo sacaron de la escuela y dejaron el arma a su alcance.

James Crumbley compró el arma -una pistola Sig Sauer 9 mm modelo SP 2022- presuntamente utilizada en el tiroteo cuatro días antes en el Black Friday, según las autoridades.

Ethan, que al parecer estaba con su padre en el momento de la compra, luego se jactó de “mi nueva belleza” en su cuenta de Instagram, ahora eliminada, dijeron los fiscales.

Su madre también publicó supuestamente que había tenido un “día de mamá e hijo probando su nuevo regalo de Navidad” en un campo de tiro junto a una foto del arma.

Los Crumbley fueron alertados de un comportamiento preocupante de su hijo en su instituto en los días siguientes.

El lunes, el día antes del tiroteo, un profesor encontró al adolescente buscando munición en su teléfono, según los fiscales.

Los intentos de alertar a la Sra. Crumbley fueron ignorados, sin embargo, la madre pareció enviar un mensaje de texto a su hijo sobre el incidente alrededor de la misma hora.

“LOL no estoy enfadada contigo. Tienes que aprender a no dejarte atrapar”, le envió un mensaje a Ethan, según los fiscales.

En la mañana del tiroteo, las autoridades mencionaron que otro profesor encontró entonces en el escritorio del adolescente un dibujo de una pistola, una bala y una persona que recibía un disparo.

“Los pensamientos no paran, ayúdenme” y “sangre por todas partes” estaban garabateados en la nota.

La policía rodea el edificio de Detroit donde se encontró a los Crumbley

Se convocó a los Crumbley a la escuela y se celebró una reunión con ellos, su hijo y los directores de la escuela. Los padres lucharon para que volviera a clase, según la fiscalía, y se les dijo que debían asesorar a Ethan en un plazo de 48 horas.

Horas más tarde, el joven de 15 años fue acusado de salir de un baño de la escuela y abrir fuego contra sus compañeros.

Después de que se difundiera la noticia del tiroteo, la madre supuestamente envió un mensaje de texto a su hijo: “Ethan, no lo hagas”.

Mientras tanto, el padre llamó al 911 para reportar que faltaba un arma y para advertir que creía que su hijo era el tirador, mencionaron las autoridades.

Ethan está detenido sin fianza por 24 cargos, entre ellos un cargo de terrorismo y cuatro de asesinato en primer grado.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in