Los científicos encuentran 39 especies posiblemente nuevas en el abismo del océano Pacífico

Unos gusanos segmentados y una “ardilla gomosa” están entre las criaturas extrañas documentadas por primera vez

Lamiat Sabin
miércoles 27 julio 2022 15:12
¿Podemos detener la extinción de especies?
Read in English

Los científicos marinos encontraron casi 40 posibles nuevas especies marinas mientras recolectaban ADN de criaturas en el abismo del océano Pacífico que anteriormente solo conocían a través de fotografías.

Las extrañas criaturas incluyen gusanos segmentados, invertebrados de la misma familia que los ciempiés, animales marinos de la misma familia que las medusas y diferentes tipos de coral.

Durante el estudio, los investigadores del Museo de Historia Natural de Londres extrajeron el ADN de los especímenes de las profundidades de la zona Clarion-Clipperton, que tiene una gran cantidad de vida recién descubierta y nódulos de manganeso que contienen níquel, cobre y cobalto.

La expedición, que utilizó un vehículo marino robótico, condujo al descubrimiento de 39 especies posiblemente nuevas en el fondo del océano, afirman los científicos.

Cuarenta y ocho de las 55 muestras de ADN recuperadas eran de especies diferentes. Treinta y seis se encontraron a más de 4.800 metros de profundidad, dos se recolectaron en la ladera de un monte submarino a 4.125 metros y 17 se encontraron entre 3.095 y 3.562 metros de profundidad.

Uno de ellos es la “ardilla gomosa” (Psychropotes longicauda), un pepino de mar de aspecto peculiar que tiene 18 tentáculos de alimentación cortos.

La vista inferior del pepino de mar “ardilla gomosa”

Su apodo se deriva de su parecido con una gomita, supuestamente con forma de ardilla. Vive a 5.040 metros de profundidad en los fondos marinos sedimentarios de todo el mundo.

A pesar del nombre, los pepinos de mar no son verduras. Son animales parecidos a las estrellas de mar y los erizos de mar.

Otra de las criaturas cuyo ADN se recolectó durante el estudio es el Peniagone vitrea, otra especie de pepino de mar que fue categorizada por primera vez por el zoólogo sueco Hjalmar Théel en 1882.

Tiene un cuerpo translúcido y múltiples pares de pies tubulares. Se encuentra a 4.874 metros de profundidad en el mar.

El pepino de mar “Peniagone vitrea”

En 2019, los científicos chinos identificaron por primera vez el Psychropotes verrucicaudatus que se encuentra en el mar de la China Meridional.

Ahora, los investigadores del Museo Nacional de Historia extrajeron el ADN del pepino de mar de color violeta que tiene la piel cubierta de crecimientos parecidos a verrugas, 16 tentáculos y filas de patas tubulares.

Aunque los científicos sabían sobre la existencia de las criaturas, dijeron que el ADN recién recolectado ayudará a estudiarlas y clasificarlas.

Un brazo del vehículo marino robótico se acerca al “Psychropotes verrucicaudatus”

La autora principal del estudio, la Dra. Guadalupe Bribiesca-Contreras del Museo de Historia Natural, dijo: “Esta investigación es importante no solo por la cantidad de especies posiblemente nuevas descubiertas, sino porque estos especímenes de megafauna solo se han estudiado previamente a partir de imágenes del fondo del mar”.

“Sin los especímenes y los datos de ADN que contienen, no podemos identificar adecuadamente a los animales y comprender cuántas especies diferentes hay”.

El Dr. Adrian Glover, quien dirige el grupo de investigación de aguas profundas del Museo de Historia Natural, dijo: “Sabemos que los animales de tamaño milimétrico llamados macrofauna son extremadamente biodiversos en el abismo”.

“Sin embargo, nunca hemos tenido mucha información sobre los animales más grandes que llamamos megafauna, ya que se han recolectado muy pocas muestras. Este estudio es el primero en sugerir que la diversidad también puede ser muy alta en estos grupos”.

La extracción de níquel, cobre y cobalto —que se encuentran en grandes concentraciones en la zona— para su uso en industrias verdes y de alta tecnología podría afectar negativamente al ecosistema del abismo, dice el estudio.

El estudio fue publicado en la revista Zookeys.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in