¿Qué impacto psicológico está teniendo la pandemia en los niños?

Tarifas de casi mil 400 dólares para la ciudadanía infantil en Reino Unido son ilegales, dictamina corte de apelaciones

El juez confirma la decisión del Tribunal Superior de que los ministros no consideraron el impacto de los honorarios en los niños y sus derechos, y señaló que para algunas familias es “difícil ver cómo se pueden pagar los honorarios”

May Bulman@maybulman
jueves 18 febrero 2021 12:59
Read in English

La tarifa de £1,000 ($1.390 dólares) cobrada por el Ministerio del Interior para que un niño se registre como ciudadano británico es ilegal, ha confirmado el Tribunal de Apelación en un caso histórico.

El juez dijo que los ministros no habían evaluado ni considerado el impacto de esta tarifa en los niños y sus derechos, y señaló que para algunas familias era "difícil ver cómo se podía pagar la tarifa".

El Ministerio del Interior actualmente cobra £1012 ($1.412 dólares) para que un niño se registre para la ciudadanía, por un proceso que cuesta £372 ($520 dólares). El departamento dice que usa las ganancias restantes de £640 ($893 dólares) para subsidiar el sistema de inmigración.

En diciembre de 2019, un juez de la Corte Suprema dictaminó que la tarifa era ilegal después de encontrar una "gran cantidad de pruebas" de que impedía que muchos niños fueran registrados para la ciudadanía, dejándolos sintiéndose "rezagados, en segundo lugar y no asimilados completamente a la cultura y al tejido social del Reino Unido”.

El Ministerio del Interior apeló contra la decisión del Tribunal Superior de que el departamento había incumplido su deber de evaluar el interés superior de los niños y dar consideración primordial a estos intereses al fijar la tarifa.

Sin embargo, el Tribunal de Apelación rechazó esta apelación el jueves. El departamento ahora debe reconsiderar la tarifa y asegurarse de que el interés superior de los niños se tenga plenamente en cuenta al hacerlo.

En respuesta a la sentencia, Carol Bohmer, presidenta del Proyecto para el Registro de Niños como Ciudadanos Británicos (PRCBC), que presentó el caso, dijo que estaba "encantada" de que los tribunales hubieran sostenido nuevamente que la tarifa "escandalosamente alta" era ilegal.

Añadió: “Pero los niños todavía están siendo excluidos, con esta tarifa y con muchas otras barreras, que el gobierno debería hacer todo lo posible por eliminar; y continuaremos con nuestra misión de hacer que eso suceda para que nadie se vea obligado en el futuro a crecer en el Reino Unido sufriendo la alienación y el aislamiento que es actualmente la experiencia de tantos jóvenes”.

Maria Patsalos, socia de Mishcon de Reya, quien actuó para PRCBC, dijo que la decisión era "otro paso positivo" para permitir que los niños accedan a sus derechos como ciudadanos británicos, y pidió al Ministerio del Interior que actúe "rápidamente" para modificar las tarifas.

El niño que presentó el caso junto con PRCBC, conocido solo como O, que tiene 13 años, dijo: “No soy menos británico que cualquiera de mis amigos. Me molesta pensar que ellos u otras personas podrían tratarme de manera diferente si supieran que no tengo un pasaporte británico”.

"Tengo derecho a la ciudadanía y lo he tenido desde que tenía 10 años. No entiendo por qué sigo siendo excluido por esta enorme tarifa".

Un portavoz del Ministerio del Interior dijo: “Las tarifas de registro de ciudadanía se cobran como parte de un enfoque de tarifas más amplio diseñado para reducir la carga sobre los contribuyentes del Reino Unido.

"El Ministerio del Interior reconoce el fallo de la corte y revisará las tarifas de registro de niños a su debido tiempo".