Cómo ayudar a un niño si está siendo acosado en las redes sociales

Facebook e Instagram están bajo escrutinio después de que un denunciante diga que el acoso "sigue a los niños a casa" a través de las plataformas de redes sociales. Kate Ng habla con un experto sobre cómo mantener a tus hijos a salvo

martes 26 octubre 2021 20:25
Read in English

Una denunciante advierte que el acoso escolar sigue a los niños a través de plataformas como Instagram, propiedad de Facebook.

Frances Haugen, exempleada de Facebook, dijo a los diputados y a sus colegas que la propia investigación del gigante tecnológico sugiere que Instagram es peligroso para los jóvenes, pero que no tomará medidas.

Dijo que esto se debe a que “los usuarios jóvenes son el futuro de la plataforma y cuanto antes los capten, más probabilidades tendrán de engancharlos”.

Pero la popularidad de la aplicación entre los jóvenes hace que los acosados no puedan alejarse de ella ni siquiera cuando se van a casa.

“Lo último que ven por la noche es a alguien siendo cruel con ellos”, dijo Haugen el lunes en una comisión parlamentaria. “Lo primero que ven por la mañana es una declaración de odio y eso es mucho peor”.

Instagram y Facebook cuentan con miles de millones de usuarios entre ambos. Según Statista, Instagram es la cuarta plataforma de redes sociales más utilizada entre los jóvenes de 15 a 25 años en el Reino Unido, por detrás de YouTube, Facebook y WhatsApp.

Pero a la luz de las recientes revelaciones, la NSPCC (Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad con los Niños) ha dicho que está “preocupada porque Facebook no está priorizando la seguridad de los niños y no ha actuado sobre la evidencia que muestra los riesgos a los que se enfrentan los usuarios jóvenes en sus plataformas”.

¿Cómo pueden los padres o cuidadores ayudar a los niños que sufren acoso en Internet?

Mantener conversaciones abiertas

Will Gardner, director general de Childnet International, explica a The Independent que una de las cosas más importantes que pueden hacer los padres es fomentar conversaciones abiertas con sus hijos sobre el uso que hacen de Internet.

Eso no significa que los padres tengan que convertirse en expertos en las numerosas aplicaciones o juegos entre los que saltan los jóvenes. Sin embargo, cuanto más se hable de ello, más cómodos se sentirán los niños al respecto.

“Interésate por el mundo en línea de tus hijos, y con ello me refiero a mantener muchos tipos de conversaciones con ellos sobre cómo usan y se comportan en la red”, dice Gardner.

Puedes hacerlo hablando de lo que les gusta de estar en línea, lo que Childnet describe como un “puente útil para hablar de mensajes de seguridad y de temas más difíciles en el futuro”.

Conversar de forma “despersonalizada”: “Por ejemplo, preguntándoles: ‘¿Ya viste esta historia en las noticias? ¿Qué te parece?’ también puede ser una forma útil de entrar en el camino para hablar de cualquier tema”, dice Gardner.

Kate Edwards, directora de seguridad infantil en línea de la NSPCC, añade: “Como padre o cuidador, es importante hablar con tu hijo regularmente sobre lo que hace en Internet y lo que le preocupa, explorando juntos su mundo en línea y asegurándole que estás ahí para apoyarle. Esta es una buena manera de animarles a acudir a ti si tienen una experiencia negativa como el acoso en línea”.

Vigilar su bienestar

Los padres y cuidadores conocen mejor que nadie a los niños a los que cuidan, así que estén atentos a cualquier cambio de comportamiento que pueda indicar que el niño está siendo acosado.

“Si se vuelven más reservados, evasivos o se niegan a ir a la escuela, son cosas a las que hay que prestar atención”, dice Gardner.

“Si notas estos cambios, asegúrate de estar disponible para ellos y estar ahí para ellos tanto como sea posible”.

Bloquear y reportar

Si tu hijo está siendo acosado a través de una plataforma de medios sociales, puedes hacer uso de las funciones de reporte y bloqueo que tienen la mayoría de las aplicaciones.

Gardner también dice que los padres deben aconsejar a sus hijos que no tomen represalias si ocurre algo.

“La tecnología de hoy en día ha facilitado mucho la comunicación, por lo que es fácil devolver algo cuando se está en el calor del momento”, dijo.

“Pero, en cambio, cualquier víctima de acoso debería conservar las pruebas. En cierto modo, el acoso en línea es una ventaja: Antes, solía ser un caso de ‘él dijo, ella dijo’ muchas veces.”

“Pero ahora, puedes ver lo que alguien ha dicho y hecho, y puede ser empoderante ser capaz de mostrar las pruebas de que realmente estás siendo acosado.”

Si un niño acude a ti porque alguien le molesta, asegúrate de que conoce las herramientas disponibles y ayúdale a bloquear a los acosadores.

“El bloqueo es una buena herramienta y la mayoría de las plataformas de redes sociales tienen esta función, así que haz uso de ella”, dice Gardner.

“También puedes denunciar el acoso al proveedor de servicios y, si es pertinente, denunciarlo al colegio o a la policía.”

Estar al tanto de cómo funcionan los lugares de reunión en línea favoritos de tu hijo también es clave para poder detectar interacciones adversas antes de que se salgan de control.

“Puedes acordar las reglas en familia y gestionar la configuración de privacidad y los controles parentales para ayudar a mantener a tu hijo a salvo”, sugiere Edwards.

“También es importante familiarizarse con los sitios, aplicaciones y juegos favoritos de tu hijo y mostrarle cómo reportar y bloquear cuentas que puedan ser responsables de acoso, así como revisar y eliminar contactos no deseados.”

Enséñales a pensar antes de enviar algo

Gardner advierte a los padres de que sean conscientes de que si su hijo puede ser objetivo de los acosadores, también existe la posibilidad de que sean ellos los que lo hagan.

“Uno de nuestros mensajes clave es siempre pensar antes de enviar algo, porque no puedes ver cómo responde la persona del otro lado”, dice.

“Así que hay una brecha de empatía que hace más difícil que seamos conscientes de cómo se siente otra persona. Tenemos que fomentar el respeto mutuo, tratar a los demás como queremos que nos traten.”

“Las normas de respeto a los demás en la vida real se aplican también en Internet”, añade.

Si tu hijo sufre acoso, puedes llamar a la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad contra los Niños al 0800 1111 o visitar Childline.org.uk