Afganistán: talibanes en provincias aplican ‘reglas mucho más duras’ contra mujeres que las recomendadas por líderes

El Ministerio de Vicio y Virtud de los talibanes creó un manual para regir la conducta de las mujeres y niñas en el país

Maya Oppenheim
lunes 01 noviembre 2021 19:13

Las lágrimas de una adolescente afgana porque los talibanes les prohíben ir al colegio

Read in English

Los miembros de los talibanes que gobiernan las provincias de Afganistán están utilizando un manual con reglas mucho más estrictas y abusivas contra las mujeres que las políticas esbozadas por los líderes talibanes con sede en Kabul, advirtió una importante organización de derechos humanos.

Human Rights Watch (HRW) detalló que el manual fue creado por el Ministerio de Vicio y Virtud de los talibanes, un departamento del gobierno que era un "símbolo notorio de abuso", especialmente contra mujeres y niñas, cuando los talibanes gobernaron el país de 1996 a 2001.

Los investigadores dijeron que el Ministerio de Vicio y Virtud se encuentra en el edificio donde estaba el Ministerio de Asuntos de la Mujer, hasta que los talibanes se deshicieron recientemente de ese departamento.

Los talibanes llegaron al poder a mediados de agosto cuando Estados Unidos y otras tropas occidentales se retiraron. La última vez que el grupo extremista islamista gobernó a las mujeres se les prohibió trabajar, a las niñas se les impidió ir a la escuela y las mujeres tuvieron que ser acompañadas por un pariente masculino si querían salir de la casa. Además hubo informes de que hombres homosexuales habían sido lapidados hasta la muerte en ejecuciones formales.

“Prohibió a las mujeres educar a las niñas en el hogar, trabajar y mendigar”, declararon los investigadores sobre el Ministerio de Vicio y Virtud durante el gobierno anterior de los talibanes en la década de 1990.

“Impuso restricciones draconianas a mujeres y hombres mediante palizas públicas y detenciones. Los funcionarios del ministerio golpearon públicamente a las mujeres por vestirse consideradas "inmodestas"; mostrando sus muñecas, manos o tobillos; y por no estar acompañado por un pariente masculino cercano. Los funcionarios golpearon a los hombres por cortarse la barba".

Si bien el manual actual establece predominantemente reglas contra el “vicio”, también incluye reglas estrictas sobre el comportamiento de mujeres y niñas.

“Instruye a los líderes religiosos para que enseñen a las personas sobre qué miembros varones de la familia pueden actuar como mahram [acompañantes] de las mujeres y las niñas mayores y establece que a las mujeres 'se les debe ordenar que se pongan un velo cuando se enfrenten a un no mahram'”, señalaron activistas en HRW. "Otra disposición establece: 'se prohibirá a las mujeres no llevar velo en público y ante los no mahrams'".

Leer más: FIFA evacua a 100 refugiados de Afganistán, incluidas jugadoras y entrenadoras

Los talibanes emitieron el manual en 2020 antes de publicar una versión enmendada en febrero de 2021 cuando comenzaba a supervisar partes cada vez mayores de Afganistán. El manual ha sido utilizado por el ministerio en varias provincias desde que los talibanes tomaron Kabul en agosto, reveló HRW.

Heather Barr, directora asociada de derechos de la mujer en la organización , dijo: “los talibanes han tratado de asegurar al mundo que respetan los derechos humanos, incluidos los derechos de las mujeres y las niñas. Pero las reglas que instruyen a sus funcionarios son un mosaico de políticas abusivas que imponen la discriminación de género y LGBT y una dura represión de la autonomía y la libre expresión.

“La visión del mundo y las prácticas abusivas de los talibanes han sido relativamente consistentes, como lo demuestra este manual. Los países que pasaron los últimos 20 años promoviendo los derechos humanos en Afganistán deben negociar con los talibanes para tratar de poner fin al empeoramiento de las violaciones de derechos, incluso contra mujeres y niñas”.

Si bien las escuelas secundarias han reabierto para los niños en Afganistán, todavía están cerradas para la inmensa mayoría de las niñas.

Barr añadió: “a las mujeres se les prohíbe la mayoría de los empleos; el gobierno de los talibanes puso sal a la herida al decir que las mujeres empleadas podrían mantener sus puestos de trabajo solo si desempeñaban un papel que un hombre no puede desempeñar, como ser asistente en un baño de mujeres.

“La mayoría de las mujeres no van a la universidad y, debido a las nuevas restricciones, no está claro cuándo y cómo puedan regresar. Se ha despedido a muchas profesoras. Aunque un funcionario de Kabul afirma que la política de exigir que un mahram acompañe a cualquier mujer que abandone su casa no está en vigor, los miembros del Talibán en la calle todavía la están aplicando a veces, además de acosar a las mujeres por su vestimenta"

Los talibanes han cerrado “sistemáticamente” refugios para mujeres y niñas que escapan de parejas violentas y abusivas, aseguró y agregó que los deportes femeninos también están prohibidos.

HRW advirtió que los talibanes ignoran rutinariamente las salvaguardas de derechos humanos que establece el manual, explicando que el manual prohíbe las relaciones sexuales fuera del matrimonio, el adulterio y las relaciones entre personas del mismo sexo. También se dice que el manual prohíbe las fiestas, los cines, los juegos de azar, así como el "uso inapropiado de casetes de cinta, antena parabólica, computadora y dispositivos móviles".

"Los talibanes también toleran las respuestas abusivas al llamado 'vicio'", agregó la organización. “El manual establece cinco etapas para que las personas respondan a los actos prohibidos, comenzando por educar a la persona y graduarse en la orientación, luego prohibiendo el vicio de 'una manera agresiva, enojada y aterradora', prohibiendo la acción 'físicamente' y finalmente informando al gerente de distrito para que actúe".

Afganistán se enfrenta actualmente a una crisis humanitaria y se encuentra al borde de una catástrofe económica. Miles, incluidas mujeres, personas LGBT+ y funcionarios con conexiones con la anterior administración, intentaron desesperadamente escapar del país después de que los talibanes tomaron el poder, pero muchos no lograron abordar vuelos que salían de Afganistán.