Paramédica se quitó la vida tras ser avergonzada por tirar basura, según investigación

Charlotte Cope, de Rhondda, murió en abril de 2020

Bronwen Weatherby
martes 21 diciembre 2021 23:03

Los servicios de salud mental fallan

Read in English

Una joven paramédica “muy querida” se quitó la vida durante el confinamiento nacional después de haber sido avergonzada en Facebook por haber tirado basura, según una investigación.

Charlotte Cope, de Gelli, en Rhondda Cynon Taf, Nueva Gales del Sur, fue encontrada muerta en su casa familiar en abril de 2020.

Se dice que la joven de 23 años, miembro del Servicio de Ambulancias de Gales, sufría un trastorno alimentario y ansiedad, pero su madre insistió en que su hija tenía “todo por vivir”.

El día antes de su muerte, un miembro del público subió a las redes sociales fotos de Charlotte Cope con su uniforme, afirmando que la había visto tirando basura fuera de su casa.

Cope se dirigía a trabajar en un turno de noche cuando se detuvo y fue fotografiada junto a su auto, al lado de una pila de desechos de comida y artículos de comida empacados.

Su jefe de línea en la estación de ambulancias de Gelli le informó de la publicación que se dirigía a ella. Admitió haber actuado mal y dijo que pagaría la multa que se le impusiera.

Sin embargo, cuando se despertó al día siguiente, el post había sido compartido cientos de veces, según su familia.

“Eso es lo que la llevó al límite”, señaló la madre de Cope, Heidi Cope, tras la vista celebrada en el Tribunal Correccional Central de Gales del Sur.

En la investigación se mencionó que la señorita Cope era una niña feliz y entusiasta de los deportes, quien había llegado a ser tres veces campeona de judo de Gales.

No obstante, en 2012, a la edad de 15 años, desarrolló anorexia y pasó varias semanas en el hospital bajo tratamiento por este trastorno.

Siguió estudiando atención sanitaria y social en la universidad y asistió a la Universidad de Plymouth para formarse como paramédica, incorporándose al Servicio de Ambulancias de Gales en 2018 tras graduarse.

Se dice que era un miembro muy querido del equipo que “amaba su trabajo” y disfrutaba ayudando y salvando a la gente.

A pesar de esto, siguió luchando con su salud mental en ocasiones y los miembros de su familia dijeron que creían que nunca se había recuperado de su trastorno alimentario y que era un “alma problemática”.

El 13 de abril, el día de su muerte, Cope había pasado un rato en la planta baja con sus padres antes de volver a su habitación sobre las 1:30 pm, y se decía que parecía “normal”.

Su madre la encontró muerta alrededor de las 8:30 pm.

Los paramédicos que acudieron a la llamada de la madre de Charlotte al 999 eran colegas y amigos de Cope y en las declaraciones leídas en la audiencia dijeron lo “conmocionados” que estaban, y la describieron como “popular y muy querida”.

Un mensaje encontrado en el cuerpo de Cope indicaba a los miembros de la familia que miraran las notas que había escrito en su teléfono.

Esas notas decían que ella quería que los pensamientos “horrendos” y “perturbadores” en su cabeza se detuvieran, expresó repetidamente que lo sentía y agradeció a sus colegas por todos los recuerdos que compartieron.

La asistente del forense Rachel Knight declaró: “Charlotte tenía un historial complejo que incluía un trastorno alimentario de larga duración, depresión y ansiedad, y estaba aún más alterada por una publicación en las redes sociales que probablemente le generó mucha vergüenza”.

Después de registrar la causa de la muerte como suicidio, Knight manifestó a la familia: “Quiero decir lo mucho que siento la pérdida de Charlotte. Es obvio para mí lo mucho que la queríais y lo mucho que la echamos de menos”.

Tras la vista, la madre de Charlotte indicó que creía que la publicación en Facebook había contribuido a la muerte de su hija.

“Pienso que ella estaría aquí hoy si no fuera por ese post”, aseguró.

“Ella amaba a su familia, su trabajo y el gimnasio. Hacía poco que se había comprado un auto, había hecho reservaciones para ir de vacaciones con sus amigos y había conseguido entradas para un concierto para ver a Pink en vivo”.

“Tenía todo por lo que vivir”.

Y añadió: “Charlotte tenía ansiedad y, obviamente, seguía luchando contra su trastorno alimentario, y la apoyamos en ello; incluso le construimos un gimnasio en el garaje para que pudiera seguir haciendo ejercicio durante el confinamiento. Pero creo que ese post la llevó al límite”.

“Ese día se despertó y descubrió que el post había sido compartido cientos de veces y que los mensajes que se escribían sobre ella eran viles y ella se sentía muy avergonzada”.

“Solo quiero que la gente se dé cuenta de lo peligroso y desagradable que puede ser Facebook, y de que lo que se publica puede tener un impacto en alguien y en su familia”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in