Hombre sin hogar confiesa brutal asesinato para no vivir en las calles; recibe cadena perpetua

El asesino le dijo a la policía que estaba confesando porque preferiría ser “encarcelado que dormir en la calle”

Furvah Shah
lunes 18 octubre 2021 20:20
Cuenta atrás para solicitar la residencia permanente en Reino Unido
Read in English

Un indigente ha sido encarcelado de por vida después de confesar un asesinato que cometió hace casi cuatro décadas.

Anthony Kemp tenía 21 años cuando asesinó a Christopher Ainscough con un cenicero de mármol después de que se conocieron en una noche de fiesta en diciembre de 1983.

Ainscough tenía 50 años en el momento de su muerte y era originario de Dublín. En diciembre de 1983, se le encontró muerto dentro de su piso en Kilburn, al noroeste de Londres, con devastadoras heridas en la cabeza, incluida una fractura de cráneo.

La policía inició una investigación sobre el asesinato, pero se cerró en 1985 después de que no se encontraron pistas.

En febrero de 2021, Kemp confesó el asesinato en la comisaría de policía de Chiswick, Londres.

En su confesión, presuntamente borracho, les dijo a los oficiales: "Me importa un comino lo que me pase, porque no tengo mucho tiempo de vida… No voy a vivir en las calles, eso es un hecho”.

“Prefiero que el gobierno me cuide. Prefiero pasar los últimos años de mi vida en prisión que dormir en la calle”.

Añadió: "Durante 40 años me salí con la mía y ahora lo reconozco".

Kemp, que ahora tiene 59 años, les dijo a los oficiales que conoció a Ainscough, que trabajaba como camarero, por la mañana y decidió ir a tomar una copa a su apartamento.

Dijo que después de aproximadamente una hora, Ainscough dijo algo que lo enfureció, pero que no podía recordar qué era. Luego tomó el cenicero y golpeó a su víctima varias veces en la cabeza.

Antes de salir del apartamento, Kemp limpió las superficies que había tocado, incluido el cenicero. Luego se fue a casa, lavó su ropa manchada de sangre y mantuvo el asesinato en secreto durante casi 40 años.

Después de su confesión, Kemp intentó retractarse de su declaración, pero su ADN se comparó con una colilla de cigarrillo reexaminada de la escena del crimen.

La detective inspectora Maria Green, del Comando Especialista en Crimen del Met, dijo: “Nunca se cierra ninguna investigación de asesinato sin resolver y este caso demuestra que a pesar del paso de casi cuatro décadas, se puede lograr justicia para la familia y los amigos de quienes han sido asesinados”.

“Anthony Kemp guardó su secreto durante casi 40 años, a pesar de saber que los amigos y la familia de Christopher se sentían angustiados porque la persona que lo atacó violentamente seguía prófuga. Finalmente hizo lo correcto y confesó su crimen y ahora enfrentará las consecuencias de sus acciones”.

Leer más: Mujer violada en tren de Pensilvania mientras testigos no hacían nada

Un amigo cercano de Ainscough, que lo conoció durante unos 17 años, dijo: “Perder a Chris de la forma en que lo hicimos fue algo que me costó muchos años aceptar. No murió por causas naturales, ni por accidente, sino a manos de alguien para quien no significaba nada. Nos arrebataron a una persona muy especial y luego siguieron viviendo su vida como si no importara en absoluto”.

“Nuestras vidas eran mejores por tener a Chris en ellas, y su pérdida dejó un vacío en nuestras vidas que nunca podrá llenarse. Pienso en mi amigo a menudo y lo extraño tanto ahora como el día en el que nos lo arrebataron”.