Policías ignoraron llamadas de emergencia para tener relaciones sexuales en su patrulla

La sargento Molly Edwards y el oficial Richard Paton tuvieron una aventura en septiembre de 2019

Chiara Giordano
martes 21 septiembre 2021 22:37

Declaran cinco policías y un guardia civil detenidos por su relación con el tráfico de drogas.

Read in English

Dos policías casados ignoraron las llamadas para responder a un robo y acudir a un hospital y en su lugar realizaron actividades sexuales al interior de su patrulla mientras estaban de servicio.

La sargento Molly Edwards y el oficial Richard Paton dimitieron de la policía de Surrey el mes pasado después de que sus jefes sospechosos pusieron micrófonos en su coche y dejaron al descubierto su increíble aventura.

A un panel disciplinario se le dijo cómo se escuchó a Paton decir "ah, desnudémonos", solo momentos antes de que llegara una solicitud urgente por radio a las 04:51 horas para responder a un robo en una tienda de Curry el 29 de septiembre de 2019.

La pareja no asistió a pesar de estar estacionada a solo 25 minutos de la escena a “velocidad normal”.

También ignoraron una llamada anterior a las 04:17 horas para asistir a un hospital, ubicado a solo 15 minutos de distancia, para ayudar a dos víctimas de una agresión grave, acontecida afuera de un club nocturno, para que continuaran con su actividad sexual.

La pareja, que está casada y tiene hijos, negaron haber tenido relaciones sexuales en el vehículo policial mientras estaban de servicio, pero admitieron haber tenido relaciones sexuales.

El presidente del panel, John Bassett, dijo en un informe de adjudicación que, si bien algunas de las grabaciones secretas capturaron "expresiones verbales de fantasías sexuales", su actividad sexual "claramente implicaba el quitarse parte de su ropa, besos, exposición de los pechos [de Edwards]" y Paton dándole placer.

La audiencia por mala conducta se celebró en su ausencia el 16 de agosto, después de que ambos renunciaran y decidieran no asistir.

Leer más: Dos mujeres agredidas sexualmente tras ser recogidas por un “falso taxista”

El panel encontró que se probaron cuatro acusaciones de mala conducta grave y que ambos habrían sido despedidas de la fuerza si todavía estuvieran en el trabajo.

El primer cargo alegaba que la pareja "tuvo actividad sexual mientras estaba de servicio en un vehículo policial en un espacio público" entre junio y septiembre de 2019.

En una respuesta escrita antes de su renuncia, Edwards escribió: "Disfruté el tiempo que pasamos juntos, pero me di cuenta de que lo que estábamos haciendo estaba mal y le decía que deberíamos ponerle fin".

Aseguró que la actividad sexual solo tuvo lugar los días 28 y 29 de septiembre de 2019, cuando el automóvil fue intervenido.

Sin embargo, si bien el panel concluyó que no había pruebas suficientes para demostrar que la aventura había estado ocurriendo durante tres meses, dictaminó que la relación había estado en curso desde al menos principios de septiembre de 2019.

El informe de adjudicación de Bassett incluye una conversación entre los dos oficiales en la que Edwards pregunta: "¿Cómo hemos pasado de hace tres semanas a esto?" el 29 de septiembre de 2019.

El segundo cargo acusó a la pareja de no cumplir con sus deberes profesionales al no responder a las llamadas para acudir a la tienda Curry's en Woking y el Frimley Park Hospital.

Edwards afirmó que no habían acudido al hospital para obtener evidencia forense de las víctimas de la agresión porque habían asistido a la escena en el club nocturno antes y había riesgo de contaminación cruzada.

Sin embargo, el panel dictaminó que no querían que se interrumpiera su actividad sexual.

Ambos oficiales también fueron acusados de engañar activamente a su gerente sobre su relación. Además se escuchó a Paton usando un lenguaje racista sobre un excolega asiático y Edwards no desafió ni informó los comentarios.