Police Me Too es el movimiento que trabaja para exponer el abuso doméstico de mujeres por parte de agentes

Hannah Fearn se encuentra con la activista que pide a todas las mujeres que han sufrido violencia por parte de un ex policía o un policía en funciones que compartan sus historias

jueves 28 octubre 2021 00:20

Colombia: llueven críticas internacionales ante el abuso policial en protestas.

Read in English

El padre biológico de Lily, era un oficial de policía de alto rango. Un ciudadano modelo fuera de casa, por dentro mostraba un rostro muy diferente. Abusó física y verbalmente de su hija durante toda su infancia.

“Me estranguló, me golpeó, me arrastró escaleras abajo por el pelo. Rompió mi cara en un plato. Me acusaba de cosas que yo no hacía, así que tenía una excusa para ser violento”, explica. “Cuanto más lloraba, más fuerte me golpeaba, lo disfrutaba. Solía decirme que tenía suerte porque no entraba en mi habitación por la noche para violarme. Tenía menos de 10 años".

La experiencia de Lily es impactante, Lily es solo una de las muchas historias de mujeres que comparte el movimiento Police Me Too, lanzado después del secuestro, violación y asesinato de Sarah Everard por el oficial de policía Wayne Couzens, el motivo del moviemiento es reunir a las mujeres que han sufrido a manos de la muy hombres que se supone deben respetar la ley.

Police Me Too fue lanzado a principios de este mes por Freya, una mujer que sobrevivió años de abuso mental, físico, sexual y financiero por parte de su exmarido, entonces un oficial de policía en servicio, antes de que ella lo dejara en 1999. Ahora está llamando a todos mujeres que han sufrido violencia doméstica o familiar por parte de un ex policía o un policía en funciones para compartir su propia historia con la campaña, para resaltar cuán extendido está el problema.

“Si Sarah Everard hubiera sido secuestrada y violada y hubiera ido a la policía, nunca hubiéramos escuchado su nombre. La única razón por la que han tenido que actuar en este caso es porque había un cuerpo”, le dice a The Independent. "¿Qué pasa con las mujeres que aún viven? Habrá cientos, si no miles, que han sido abusados por la policía y la policía lo encubrirá".

Inspirado por Everyone's Invited, el sitio web lanzado por la activista Soma Sara, en el que las niñas y mujeres contaron su experiencia de acoso y abuso sexual pasados y presentes en las escuelas del Reino Unido, Police Me Too recopila las historias personales de mujeres que han sido abusadas o atacados por agentes en su vida privada en un solo lugar. Casi 50 mujeres ya se han presentado de todo el país y decenas más lo hacen cada día, incluidas algunas de mujeres oficiales que conocieron a sus agresores en el trabajo.

Las mujeres finalmente están hablando porque pueden hacerlo en confianza a través de la campaña. “Esto es seguro, es anónimo. Les está dando la oportunidad de hablar”, dice Freya. “Necesitamos los números para mostrar que está en todo el país y en las décadas, está en toda la fuerza. Somos muchos”.

Todas las historias enviadas a la campaña comparten el mismo sello: hombres a los que se les paga para defender la ley y proteger a las personas vulnerables que hacen todo lo contrario a puerta cerrada.

Leer Más: Marjorie Taylor Greene defiende ‘motín’ del 6 de enero

Una mujer, que publica en el sitio con el nombre de Norma, dice que mientras aún estaba en la escuela, un hombre casado de 47 años la acicaló y abusó sexualmente. “El hombre se vistió como un oficial de policía y llevaba esposas en su bolso de camino al trabajo. Me dijo que era un guardia de la corte. El año pasado descubrí que en realidad era un oficial de policía”, escribe. Casi 20 años después, Norma denunció al hombre y al principio, la policía fue "excelente" en su respuesta. Pero luego las cosas cambiaron. “Puedo señalar exactamente cuándo se volvieron en mi contra. Fue cuando el Oficial Investigador llamó a la puerta del hombre. Unas noches después, el Investigador apareció en mi casa con otro policía… Me dijeron que iban a retirar el caso porque no había denunciado nada delictivo. He intentado todo lo que he podido para denunciar a los agentes corruptos que protegieron a mi abusador, pero es imposible".

Otra, Hope, escribe que estuvo casada con un oficial en servicio durante nueve años. “Él iniciaba el sexo mientras yo dormía y decía que yo había dicho que estaba bien”, informa. "Era agresivo y me arrojaba cosas enojado si tenía un mal día o si las cosas no iban como él quería".

Una mujer no identificada describe cómo fue violada a los 16 años por el padre policía de su novio de 17 años mientras la llevaba a casa. “Dijo que era el mejor sexo que había tenido. Yo era joven, ingenua y muy confundida. Pero no lo había consentido”, escribe. “Luego me dejó en casa, vino a ver a mis padres y estrechó la mano de mi padre. Cuando se fue, lo elogiaron profusamente. Esa no fue la única vez que sucedió. La próxima vez fue en casa y otra de paseo ... Lo envolvió en halagos y cumplidos, pero no fue consensuado. No tuve elección."

El objetivo de Freya al contar las historias de estas mujeres es demostrar que el comportamiento abusivo es endémico dentro de la fuerza policial. Ella describe cómo pasó décadas como víctima de este tipo de blanqueo después de que intentó exponer el abuso de su propio exmarido a la fuerza en la que él sirvió. No mucho antes de que ella lo dejara, llamó al 999 después de que él la apuñalara durante una discusión. La policía llegó y le dio a su esposo el consejo de contar hasta 10 y salir a caminar para refrescarse.

“Sabían quién era y cerraron filas. Cuando logré irme, me sucedieron cosas como oficiales superiores que decían lo protegeremos. Estos hombres tenían rango de inspector”, dice. Después de que ella dejó su matrimonio abusivo, los agentes de policía locales comenzaron a acosar a sus futuras parejas, siguiéndolas durante las citas y deteniendo sus autos en la carretera para intimidarlas.

“Los describo como la mafia, al igual que otras víctimas. Todos estamos hablando del mismo sentimiento del cierre de filas”, dice Freya.

Freya es una de las 19 sobrevivientes de violencia doméstica por parte de agentes de policía que en conjunto, han presentado una superdemanda contra la fuerza policial, presentada en su nombre por el Centro para la Justicia de la Mujer. Se espera que se comparta un veredicto sobre esa queja en la primavera y ya se le ha otorgado el Premio en Memoria de Emma Humphries por ese trabajo. Pero sea cual sea el resultado, Freya quería encontrar nuevas formas de unir a las mujeres para exponer cuán extendido es ese comportamiento abusivo.

Otras naciones, incluidas Nueva Zelanda y Estados Unidos, han realizado investigaciones para demostrar la magnitud del problema. Pero en el Reino Unido, hasta ahora, no ha habido equivalente. El movimiento Police Me Too quiere presionar para que se lleve a cabo una investigación pública estatutaria completa sobre la vigilancia y el abuso después de la muerte de Sarah Everard, una investigación sólo en la Policía Metropolitana sería un "encubrimiento", dice Freya.

Cuando The Independent se puso en contacto con un portavoz del Consejo de Jefes de la Policía Nacional sobre Police Me Too dijo: “La gran mayoría de los agentes y el personal de la policía cumplen con sus deberes al más alto nivel, pero reconocemos que hay una pequeña minoría que se comporta de una manera que socava gravemente la confianza del público en la actividad policial. Nos tomamos muy en serio todas las acusaciones contra los oficiales y el personal, ya sea que las hagan colegas o un miembro del público".

"Depende de todos en la policía mantener los más altos estándares de integridad y profesionalismo e informar a los colegas que no cumplan con esos estándares".

Pero para Freya, este no es un problema menor. “Con Sarah, la policía ya se está distanciando. No, lo siento, estamos hablando de un oficial de policía en servicio que asesinó a alguien”, dice. “Tenemos historias de hace 50 años, tenemos historias de este año. No es un lugar, no es una fuerza policial, no se trata de reclutamiento. Esto ha estado ocurriendo por décadas."

* Se han cambiado los nombres

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged in