Hijos de mujeres sobrevivientes a la explotación sexual y doméstica no son atendidos por autoridades

'Sentí que el mundo estaba acabado, que ya no tenía una vida', dice la madre y sobreviviente

Maya Oppenheim
martes 05 octubre 2021 15:50
Combatir la explotación laboral a través de la Política Agrícola Común
Read in English

Miles de niños víctimas de la esclavitud moderna están siendo profundamente defraudados por las autoridades del Reino Unido, según un informe.

La organización benéfica de crisis Hestia manifestó que los niños luego de sufrir un severo trauma intergeneracional estaban siendo “ignorados, incomprendidos y olvidados” por las agencias públicas.

Los investigadores, que analizaron las experiencias de las madres que son sobrevivientes de la esclavitud moderna y sus hijos que reciben el apoyo de Hestia, encontraron que hay al menos 5 mil hijos de víctimas de la esclavitud moderna en el Reino Unido.

Muchos de los niños nacieron como subproducto de la violación y la explotación sexual, o estuvieron presentes cuando sus madres fueron explotadas sexualmente o forzadas a la servidumbre doméstica, mientras que algunos nacieron rápidamente después de que la madre logró huir de la esclavitud moderna.

El estudio, que se titula Niños olvidados, insta a los ministros a revisar la Ley de Esclavitud Moderna de 2015 y clasificar oficialmente a los niños de la esclavitud moderna como víctimas en términos legales, así como exigir capacitación para los profesionales de la salud, maestros y trabajadores sociales, para que tengan una mayor participación y conciencia de las consecuencias a largo plazo de la esclavitud moderna.

Una mujer que sobrevivió a la esclavitud moderna declaró: “Mi hijo nació después de que yo escapé de la esclavitud. Estaba aislado. Cuando te sientes tan solo, es tan difícil de sobrellevar.”

“Estaba muy preocupada por mi hijo y los retrasos en su discurso, así que fui al médico de cabecera y le pedí ayuda, pero me dijeron que no me preocupara.”

“Pero insistí, 'mira, mi hijo estaba hablando y ahora se ha detenido, algo anda mal'. Pero no vieron la brecha entre su edad y su desarrollo".

Leer más: Tailandia vigila nuevas tormentas en medio de inundaciones

La madre, que optó por permanecer en el anonimato, explicó que la parte más difícil fue que su hijo no pudo expresar sus necesidades, como explicarle que tiene hambre o sed.

Contó que fue difícil cuando a su hijo le diagnosticaron autismo, ya que no entendía el trastorno del desarrollo neurológico.

“No era consciente de ello y no sabía lo que significaba ni cómo ayudarlo”, explicó. "Sentí que el mundo se había acabado, que ya no tenía una vida".

Hestia, que ayuda a más de 2,200 víctimas adultas de la esclavitud moderna y 1,200 niños dependientes cada año, advirtió que los encuentros perturbadores y el trauma experimentado por una madre pueden tener repercusiones profundas y duraderas en la vida de un niño y causar un deterioro de la salud mental y retrasos en el desarrollo.

Patrick Ryan, director ejecutivo de Hestia, mencionó: “Reconstruir una vida después del trauma de la esclavitud moderna es un viaje largo y difícil. El riesgo de transmisión intergeneracional de este trauma es grande.”

“Lo que queda claro de nuestra investigación es que estamos fallando a las sobrevivientes y sus hijos. Están siendo pasados por alto, incomprendidos y olvidados. Con demasiada frecuencia, el apoyo puesto en marcha para ayudar a las familias no comprende sus necesidades, lo que hace que su camino de recuperación sea más difícil y más largo.”

“La esperanza poderosa y sostenida que escuchamos de las madres que han sobrevivido a la esclavitud moderna es que quieren una vida mejor para sus hijos. No debemos defraudarlos".

La esclavitud moderna ha aumentado en el Reino Unido en los últimos 10 años, y ahora se estima que hay 100 mil víctimas. Las mujeres constituyen alrededor de un tercio de todas las víctimas de la esclavitud moderna, y una proporción sustancial es explotada sexualmente y enfrenta servidumbre doméstica.

Hestia ayuda a tres cuartas partes de todas las mujeres que han sido identificadas como posibles víctimas, y aproximadamente la mitad de estas mujeres son madres.

Natasha Walter, fundadora de Women for Refugee Women, una organización benéfica que lucha contra las injusticias sufridas por las mujeres que buscan asilo en Gran Bretaña, dijo a The Independent que trabajan con muchas mujeres que han sufrido la "violencia y el trauma de la esclavitud moderna".

“Y las mujeres que luchan por criar a sus hijos con seguridad mientras enfrentan los desafíos del entorno hostil”, agregó. "Las políticas hostiles del gobierno no solo afectan a los adultos, sino también a los niños que a menudo son pasados por alto y olvidados".

Los investigadores notaron que existe una enorme escasez de información sobre estos niños y el impacto que el trauma de su madre tiene en sus propias vidas.

Dame Sara Thornton, Comisionada Independiente Anti-Esclavitud, señaló: “Este grupo de niños también es extremadamente vulnerable a más daño y apoyo los llamados hechos por esta investigación para asegurar que los profesionales que trabajan con las afectadas y sus familias comprendan estos riesgos.”

"Es vital que los hijos de las víctimas y sobrevivientes de la esclavitud moderna puedan acceder al apoyo que se requiere para satisfacer sus necesidades en cada etapa de la niñez".