Mujer gana indemnización de 247 mil dólares después de que su jefe no le permitiera salir a recoger a su hija

La trabajadora lanzó una queja que incluía la negación de su solicitud de trabajo flexible y finalmente renunció en diciembre de 2019

Solent News
miércoles 08 septiembre 2021 20:22
Expertos en salud pública comparten cómo mantienen a sus hijos a salvo del COVID-19
Read in English

Una agente inmobiliaria ha ganado una indemnización de más de 247mil dólares después de que su jefe se negara a dejarla salir antes para recoger a su hija de la guardería.

Alice Thompson quería trabajar cuatro días a la semana y terminar a las 5 de la tarde en lugar de a las 6, cuando acababa la guardería.

Sin embargo, el director de la empresa, Paul Sellar, rechazó su petición alegando que la empresa no podía permitirse el lujo de que trabajara a tiempo parcial, y ella dimitió.

Thompson llevó a la agencia londinense Manors a un tribunal laboral alegando discriminación por razón de sexo, en un intento de garantizar que su hija no tenga “la misma experiencia” cuando sea mayor.

Ahora se le ha concedido una indemnización de 254 mil 544 dólares, después de que un tribunal determinara que hacerla trabajar hasta las 6 de la tarde, cuando las guarderías suelen cerrar, la colocaba en “desventaja”.

En la audiencia se indicó que Thompson comenzó a trabajar para Manors, una pequeña empresa con sede en Marylebone, que vendía principalmente a clientes en el extranjero, en octubre de 2016, ganando inicialmente 165 mil 144 libras al año.

La gerente de ventas, de Weybridge, Surrey, tuvo “éxito” en la creación de ingresos por ventas y fue “bien considerada”, se declaró en la audiencia.

Pero su relación con Sellar comenzó a deteriorarse cuando le informó que estaba embarazada en la primavera de 2018.

Leer más: Joven de 19 años insta a los hombres a no coquetear con las mujeres en el gimnasio después de un TikTok viral

El panel escuchó que la firma celebró la noticia en junio de ese año con Sellar llevando al equipo a un club de miembros privados.

Pero en esta fiesta, Thompson acusó a Sellar de decir a un colega: “Pensé, por el amor de Dios, ¿por qué está embarazada cuando nos va tan bien? Me advirtieron de que empleara a una mujer casada de su edad”.

Pero él negó esto, así como una conversación posterior en la que la señora Thompson se enfrentó a él.

También alegó que en agosto, cuando el personal se fue de viaje a Nueva York, ella se sintió “excluida”, ya que los demás se habían ido a beber en un viaje en barco, mientras que ella se fue de compras y regresó al hotel.

El tribunal escuchó que las relaciones entre Thompson y Sellar habían estado “bien” hasta el viaje, y que el director consideró que su reacción fue “ingrata” cuando ella se quejó de sentirse “aislada”, ya que el viaje le había costado 34 mil 405 dólares.

En octubre, Thompson confirmó los detalles de su paga por maternidad y adjuntó una hoja de Excel con 11 operaciones por las que esperaba recibir comisiones.

Pero Sellar decidió que sólo recibiría comisiones por las operaciones registradas en la hoja de cálculo de ventas hasta su último día y por las que se completaran después de su regreso al trabajo.

Cuando se marchó de baja por maternidad, Thompson se sintió “como si fuera una desertora”, según el tribunal, ya que Sellar le dijo que devolviera su teléfono móvil y las llaves de la oficina.

Más tarde, ese mismo mes, Thompson acudió a la oficina para “aclarar las cosas” con Sellar, pero éste le contestó que se había puesto nerviosa porque estaba embarazada, según el tribunal.

El tribunal fue informado de que su contrato significaba que tenía que trabajar desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde. También preveía el subsidio de enfermedad, pero no incluía detalles sobre la baja por maternidad.

En el pasado, dos funcionarias administrativas habían disfrutado de una baja por maternidad y habían vuelto a trabajar a tiempo parcial, según el tribunal.

Mientras estaba en la maternidad después de dar a luz en noviembre de 2018, Thompson exploró un acuerdo de trabajo flexible de una semana de cuatro días y un horario más corto para que pudiera recoger a su hija de la guardería ya que cerraba a las 6 pm.

Pero Sellar se lo negó por múltiples razones, entre ellas los “costes adicionales”, el “efecto perjudicial sobre la capacidad de satisfacer la demanda de los clientes” y la “incapacidad de reorganizar el trabajo entre el personal existente.”

Más tarde lanzó una queja que incluía la negación de su solicitud de trabajo flexible y finalmente renunció en diciembre de 2019. El tribunal escuchó que ella ha luchado por encontrar otro trabajo desde entonces.

El panel oyó que Thompson estaba “devastada” al perder las relaciones que había formado con los clientes y también su construcción del equipo.

Thompson demandó entonces a la empresa por discriminación por embarazo y maternidad, acoso, despido improcedente y discriminación sexual indirecta.

El tribunal, presidido por la jueza de lo laboral Sarah Jane Goodman, acordó que había sido discriminada por la negativa de Sellars a su solicitud de trabajo flexible.

“La confusión de Thompson habrá sido peor porque tuvo que empezar de cero para encontrar un trabajo”.

“Su falta de éxito la habrá llevado a una sensación de fracaso. Ella comentó que estaba presentando la demanda para que su hija no tuviera la misma experiencia”.

“El cierre de la guardería a las 6 de la tarde coincide con el horario de oficina estándar, y la exigencia de trabajar hasta las 6 de la tarde cada día la ponía en desventaja, ya que no podría llegar a tiempo.

“En cuanto a la jornada laboral de cuatro días, no sabemos si se quería por el largo desplazamiento (hasta 2 horas al día) o por el coste de la guardería, pero en conjunto aceptamos que el requisito la ponía en desventaja”.

Sin embargo, el tribunal rechazó sus otras alegaciones. Sobre el supuesto comentario de Sellars, el tribunal señaló: “es plausible que esto se dijera como un comentario desprevenido después de una noche de comida y bebida”.

“No se le mencionó a la cara (a ella) y posiblemente no en su audiencia. En nuestra opinión, no fue acoso. Si no se le dijo a la cara, ese no era su propósito; como comentario aislado, carecía de la fuerza para ser intimidatorio u hostil”.

Thompson será indemnizada con 254 mil 544 dólares por el lucro cesante, las cotizaciones a la pensión, el daño a los sentimientos y los intereses.