410 millones de personas vivirán en zonas afectadas por el aumento del nivel del mar en 2100

Los científicos afirman que actualmente 267 millones de personas residen en zonas bajas

Graeme Massie
miércoles 30 junio 2021 13:20
Protestas medioambientales para que el cambio climático sea una prioridad para el G7
Read in English

Un láser espacial muestra que 410 millones de personas vivirán en zonas bajas afectadas por devastadoras subidas del nivel del mar en 2100, según los científicos.

Los investigadores utilizaron un satélite de la NASA para cartografiar la elevación de la superficie de la Tierra que se encuentra a sólo dos metros por encima del nivel del mar y es vulnerable a la crisis climática.

Los científicos combinaron los datos de población con la cartografía y determinaron que actualmente 267 millones de personas viven en zonas de riesgo, según el informe publicado en Nature Communications.

Y afirman que su cálculo para 2100, que supone una subida del nivel del mar de un metro, es conservador.

La investigación afirma que países como Banglasdesh e Indonesia están entre los más vulnerables, pero que zonas de Estados Unidos y Europa también se verán afectadas.

“Creemos firmemente que si el mundo va a ser capaz de hacer frente a la subida del nivel del mar y de conservar la naturaleza en las zonas costeras -este es un aspecto importante- hay que conocer la elevación”, afirma la autora principal del estudio, la doctora Aljosja Hooijer, experta en riesgos de inundación de la Universidad Nacional de Singapur y del instituto de investigación holandés Deltares.

La investigación señala que el 72% de la población de riesgo vive en zonas tropicales, y el 59% en zonas bajas de Asia.

“Es un problema enorme para los países desarrollados, para Europa y para los Estados”, añadió el Dr. Hooijer.

Leer más: “Megasequía” del río Colorado hace que el nivel de agua de la famosa presa Hoover descienda 130 pies

“Pero si miramos la hoja de ruta, ¿quiénes son los que más van a sufrir, y probablemente más pronto? Son los pobres, en su mayoría los que viven en zonas subdesarrolladas.

“No se le presta tanta atención, que es realmente el punto caliente. Y a nosotros mismos nos sorprendieron las cifras”.

Los investigadores utilizaron el satélite ICESat-2 de la NASA, que usa la misma tecnología lidar desarrollada para los coches de autoconducción para apuntar a un objeto con láseres y medir el tiempo de retorno de la luz reflejada.

Así se genera información precisa en 3D sobre la superficie de la Tierra.

Los investigadores habían utilizado anteriormente el radar por satélite para cartografiar elevaciones, pero descubrieron que era menos preciso.

“El problema del radar es que no puede penetrar en la vegetación, sólo un poco”, añade el Dr. Hooijer.

“Se queda atascado en algún lugar entre el dosel y la superficie del suelo, y la medida de elevación que se obtiene está en algún punto intermedio”.