La escasez de chips semiconductores ahora está afectando a los juguetes sexuales

La restricción de los microchips podría durar hasta 2022, ya que la demanda supera la oferta

Graeme Massie
domingo 02 mayo 2021 14:57
Desabastecimiento de chips en la industria del automóvil
Read in English

La escasez global de chips de semiconductores ha afectado a los fabricantes de todo el mundo y ahora está causando un dolor de cabeza a la industria de los juguetes sexuales.

La demanda de microchips ha estado creciendo durante la última década a medida que el uso de teléfonos inteligentes se disparaba y la potencia de las computadoras aumentaba drásticamente.

Además, el uso de semiconductores en productos que alguna vez fueron en su mayoría mecánicos, como los automóviles, también se ha disparado con el desarrollo de pantallas de visualización de alta tecnología y sistemas electrónicos.

Los fabricantes de automóviles fueron los primeros en verse afectados por la escasez actual cuando subestimaron la demanda de vehículos la primavera pasada y la cantidad de chips que necesitarían.

Los fabricantes de automóviles también se han enfrentado a una dura competencia de la industria de la electrónica de consumo, que experimentó un aumento masivo en el negocio durante la pandemia de Covid-19.

Los consumidores que se quedaron en casa durante 2020 compraron una gran cantidad de computadoras portátiles, consolas de videojuegos y otros productos, ya que se vieron obligados a trabajar y estudiar de forma remota, lo que ejerció una gran presión sobre los suministros.

Con el número de chips disponibles disminuyendo, cada empresa que los usa se abasteció, creando una escasez y aumentando el costo de los componentes y el producto final.

Leer más: Desabasto de oxígeno: el suplicio que castiga a África y América Latina por la alta demanda del elemento vital

Crave Inc., una empresa de juguetes sexuales con sede en San Francisco, dice que se ha visto obligada a rediseñar la mitad de su línea de productos debido a la escasez de chips y a realizar actualizaciones programadas de productos.

El CEO de la compañía dijo que un producto típico contiene 30 partes electrónicas diferentes, incluidos semiconductores.

Crave comenzó a almacenar chips a fines del año pasado a medida que aumentaban los plazos de entrega, el período de tiempo entre la colocación de una orden de compra y el cumplimiento del pedido por parte del fabricante.

"Nos estamos preparando durante al menos un año y, teóricamente, más de dos años", dijo el director ejecutivo Michael Topolovac aThe Wall Street Journal.

El problema se ve agravado por el hecho de que solo hay una pequeña cantidad de fundiciones, cuya construcción puede costar decenas de miles de millones de dólares, fabricando chips para la industria de $488,000 millones de dólares.

Y el 91% de la fabricación de chips se realiza en Asia, principalmente en Taiwán y Corea del Sur, el expandir su capacidad de producción puede llevar más de un año de herramientas y pruebas.

Las sanciones de Estados Unidos contra las empresas tecnológicas chinas también han contribuido a la contracción.