África vive una segunda ola de COVID-19 más mortal que la primera

Mueren 800 personas en masacre en el Arca de la Alianza de Etiopía

La iglesia de Santa María de Sión se convirtió en un lugar de refugio para los etíopes de la región de Tigray que huían de la guerra civil del país

Matt Mathers@MattEm90
lunes 22 febrero 2021 15:51
Read in English

Según los informes, unas 800 personas murieron durante una masacre en una iglesia cristiana en Axum, Etiopía, donde los fieles creen que se encuentra el Arca de la Alianza.

La iglesia de Santa María de Sión se convirtió en un lugar de refugio para los etíopes de la región de Tigray que huían de la guerra civil del país.

Fue sitiada el año pasado en medio de enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y la milicia rebelde, lo que provocó cientos de muertes, que solo ahora son de conocimiento público. Debido a que se cortaron las líneas telefónicas de Tigray y se prohibió a los periodistas, las estimaciones del número de muertos variaron.

A medida que la región comienza a reconectarse con el mundo exterior, un diácono que dice haber sido testigo de la atrocidad y sus secuelas ha relatado lo que sucedió durante el último fin de semana de noviembre de 2020.

Dice que recogió las tarjetas de identidad de las víctimas y ayudó con los entierros masivos. El diácono, que habló con Associated Press bajo condición de anonimato porque permanece en Axum, dice que 800 personas fueron asesinadas.

"Si vamos a las zonas rurales, la situación es mucho peor", agregó.

Entre los muertos había adoradores locales que se habían apresurado a ir a la iglesia para defender su pacto, un cofre de madera que se dice que fue construido para contener los Diez Mandamientos de Moisés.

Las atrocidades del conflicto de Tigray se han producido en gran parte en las sombras debido a su aislamiento del resto de África y del mundo.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, quien ganó el Premio Nobel de la Paz en 2019 por hacer las paces con la vecina Eritrea, anunció la lucha mientras el mundo se concentraba en las elecciones estadounidenses.

Acusó a las fuerzas regionales de Tigray, cuyos líderes dominaron Etiopía durante casi tres décadas antes de que asumiera el cargo, de atacar al ejército etíope.

Los líderes de Tigray lo llamaron autodefensa después de meses de tensiones.

Mientras el mundo clama por acceso a Tigray para investigar sospechas de atrocidades en todos los lados y entregar ayuda a millones de personas hambrientas, el primer ministro ha rechazado la "interferencia" externa.

Declaró la victoria a fines de noviembre y dijo que no se había matado a ningún civil. Su gobierno niega la presencia de miles de soldados de Eritrea, durante mucho tiempo enemigo de los líderes de Tigray.

La matanza continúa, según el diácono. Dijo que ayudó a enterrar a tres personas la semana pasada.