“Más de 50.000 bebés” fueron robados a madres españolas bajo las leyes de la época de Franco

“El dolor es permanente y continuo”, dice una de las madres afectadas, Ruth Puertas

Graham Keeley
miércoles 17 marzo 2021 01:06
España | 147.000 niños sin papeles, la mayoría latinoamericanos
Read in English

España no está ayudando a las familias que intentan rastrear a los bebés robados a sus madres, dice Amnistía Internacional, que descubrió al menos 50.000 casos de bebés extraídos sin su consentimiento.

El grupo de derechos humanos dice que a los familiares que intentan encontrar a sus seres queridos desaparecidos se les ofrecen recursos "insuficientes e inadecuados" a pesar del escándalo que ha asolado a España durante décadas.

En un informe publicado este martes, documentos de Amnistía muestran que tras la guerra civil española entre 1936-1939, algunos menores que fueron repatriados del exilio en el extranjero fueron entregados a familias consideradas más aptas por la dictadura del general Francisco Franco.

Otras fueron apartadas de sus madres por las autoridades porque estaban en prisión, no estaban casadas o se pensaba que eran de izquierda.

Según Amnistía, incluso después de la muerte de Franco en 1975, el Estado se interesó o se preocupó poco por detener una cultura de robo de bebés por parte de médicos, sacerdotes o monjas, una práctica que continuó mucho después de la dictadura.

Durante un período de 50 años desde la guerra civil hasta principios de la década de 1990, miles de niños fueron separados sistemáticamente de sus familias reales, dice el informe, pero no se han tomado acciones legales contra los responsables de estas violaciones de derechos humanos, dice Amnistía.

Leer más: España sufre una fuerte caída en la industria del turismo por la pandemia de coronavirus

El gobierno de izquierda de España debe lanzar una búsqueda internacional de estos niños desaparecidos que ahora pueden estar esparcidos por todo el mundo, dice el grupo de derechos civiles.

Los fiscales deben reabrir decenas de casos penales que han sido archivados porque el plazo de prescripción ha expirado o debido a la falta de pruebas, dice el informe.

Amnistía dice que España debe garantizar que el proyecto de Ley de Bebés Robados, que actualmente está en trámite parlamentario, encuentre justicia para los familiares de quienes fueron robados cuando eran bebés.

Ruth Puertas dio a luz a su hijo en 1993 en una clínica privada en Bilbao, en el noroeste de España, pero el personal médico le dijo que estaba muerto.

Negándose a creer en los médicos y enfermeras, obtuvo una orden de un juez para exhumar el cuerpo, solo para encontrar restos de un bebé en el ataúd.

“Vi a mi hijo después de que lo di a luz, así que sé que estaba vivo. El dolor es permanente y continuo. Dices que cuando hay una muerte en la familia nunca lo olvidas y lo superas. Pero no lo he superado”, le dijo a The Independent.

Los investigadores encontraron 51.266 casos de niños que fueron separados de sus familias reales entre 1937 y 1954 bajo leyes aprobadas durante la dictadura.

En los años posteriores, se cree que miles de niños más fueron llevados por médicos, enfermeras o incluso sacerdotes.

Los fiscales estatales investigaron 2.138 denuncias de niños robados entre 2011 y 2021, según el informe, pero solo uno permanece abierto. De estos, 526 fueron procesados pero todos los casos fueron desestimados.

“Tenemos documentados casos en los que hay indicios de que existen los tres elementos que establece el derecho internacional para considerar que se puede hablar de desaparición forzada: primero, el secuestro del bebé, segundo con la tolerancia o aquiescencia del Estado y tercero la negativa de las autoridades para revelar la suerte corrida por el desaparecido”, dijo Daniel Canales, investigador de Amnistía Internacional.

El escándalo de los bebés robados permaneció en las sombras hasta que dos hombres hicieron pública su historia en 2011.

Antonio Barroso y Juan Luis Moreno revelaron que habían sido comprados por sus respectivos padres a un sacerdote en Zaragoza, en el este de España.

En 2018, el gobierno de izquierda de España aprobó una comisión parlamentaria para ayudar a las familias que creen que sus seres queridos fueron robados.

Se creó un banco de ADN para facilitar a los familiares el rastreo de los miembros de la familia.

En enero, el fiscal del estado inició una investigación sobre 56 casos de bebés robados.