Vinieron a arrodillarse ante el rey de los payasos y éste no defraudó

En el mismo momento en que Johnson entraba en su propia cámara de vanidad en Manchester, los futuros del gas en el Reino Unido subían un 40%

Tom Peck
miércoles 06 octubre 2021 16:42

Boris Johnson lanza un discurso contra Keir Starmer en la conferencia conservadora

Read in English

Vinieron a arrodillarse ante el rey de los payasos y no quedaron decepcionados. El viejo y cansado acto ha sido trabajado de nuevo hasta un estado de gran pulido. Incluso, para los múltiples clientes que regresan al espectáculo más antiguo de la ciudad, hubo algunos gags realmente nuevos, y algunos de ellos eran buenos.

Hay alrededor de 364 días y medio al año en los que el gobierno por columna es una mala idea, pero cuando llega la hora, o más exactamente la media hora, es mejor intentar disfrutarla.

Y ciertamente lo disfrutaron. Les encantó. Fue una especie de vuelta a casa. Seguramente saben, ahora, que el gran hombre no puede hacerlo fuera de casa. Las bromas sobre la Rana Kermit no se pueden hacer en la ONU, no frente al resto del mundo occidental que, con razón, te considera un peligro. Pero aquí, en su propio campo, donde no ha jugado durante dos años, estaba lleno de emoción.

Toda la semana en Manchester han estado ignorando los problemas de la gente pequeña, pero ahora se han desvanecido. Para el contingente de los que beben Kool Aid, ha habido una sensación de temor distópico; el temor de que todos los que están dentro de esta extraña burbuja herméticamente sellada piensen que todo es genial, mientras que todos los que están fuera están aterrorizados por lo que les va a costar calentar sus casas durante el invierno, siguen luchando por comprar gasolina y muchos de ellos están comprando galletas por pánico para Navidad.

En el mismo momento en que Johnson entraba en su propia cámara de vanidad en Manchester, los futuros del gas en el Reino Unido subían un 40%. Los futuros del gas, por cierto, son el precio al que las compañías energéticas pueden comprar el gas ahora, para asegurarse contra precios aún más altos más adelante. Así que ni siquiera es el precio el que se dispara, sino el seguro contra la subida del precio. Están clamando por comprarlo por un 40% más ahora, en lugar de pagar aún más después. Resulta que una mujer, directora de asuntos públicos de una empresa de energías renovables, acudió a la conferencia del Partido Tory no para arrodillarse ante el rey de los payasos, sino para hablar de esta crisis tan inmediata, pero en su lugar fue agredida en el bar oficial del hotel.

Dos activistas de la campaña Windrush tampoco acudieron a hacer una genuflexión ante el rey payaso, sino a establecer contactos y a recabar apoyos para sus causas, como hacen cada año innumerables personas de causas como la suya. Fueron acosados por agentes del Número 10 en el centro de conferencias, y luego fueron expulsados y sus pases de 225 libras (304 dólares) fueron revocados, con el Partido Conservador demasiado cobarde para dar una explicación.

Si Johnson estaba preocupado por la incómoda realidad de tener que dar su discurso en la mañana en que había acabado con el aumento del crédito universal, para disgusto de los que normalmente se consideran los más derechistas de su partido, no lo demostró. Su secretaria de Trabajo y Pensiones, Therese Coffey, también hizo un gran trabajo para disimular su malestar haciendo un karaoke en una lúgubre sala iluminada con baldosas de moqueta, cantando “I’ve Had the Time Of My Life” mientras contaba los segundos que faltaban para el momento en que cinco millones de personas tuvieran que sacar de sus bolsillos mil dólares al año, el comienzo de una nueva vida imposible, vivida por debajo del mínimo necesario para salir adelante.

Pero por eso les gusta tanto Johnson. Es puro escapismo. Los problemas que han causado, el torbellino que han sembrado con su propio nacionalismo de pacotilla, son demasiado profundos para contemplarlos. Lo que necesitan es un poco más de nacionalismo de pacotilla, algunos aforismos de cuarto de hora para sus ideas de medio pelo.

Leer más: Mujer “agredida violentamente” en conferencia del Partido Conservador en Manchester

Y tienen mucho de eso. Johnson no se atrevió a hablar, directamente, de la lluvia de flechas de las crisis que están lloviendo sobre todos. Pero sí tuvo algunas respuestas indirectas. “La respuesta”, dijo, “no es permitir una inmigración incontrolada, sino controlar la inmigración”. Aplaudieron como locos, y bien que lo hicieron. Aplaudir es mucho más fácil que considerar que acaban de intentar un poco de inmigración controlada. Intentaron expedir visados temporales para hacer frente a la escasez de 100 mil conductores de vehículos pesados. 27 personas lo solicitaron.

“Es nuestro deber como conservadores promover las oportunidades con todas las herramientas que tenemos”, aseguró. También se volvieron locos por eso, aunque promover la oportunidad, es, muy posiblemente, no quitar los ingresos cruciales e indispensables a la gente que tiene muy pocas oportunidades sin ella.

Cantó las alabanzas de la Academia Brampton Manor, una escuela ahora famosa en Stratford, llena de niños de entornos desfavorecidos pero que envía más jóvenes de 18 años al año a Oxbridge que a Eton. Y lo hace, aunque la gran mayoría de ellos llegan de una zona muy amplia, y sólo para asistir al altamente selectivo Sixth Form College. Es una buena escuela, pero no es el brillante anuncio de movilidad social que Johnson y compañía quieren que sea.

Pero estos son los meros detalles de los que no quieren preocuparse. Lo que quieren es una narración. Lo que quieren, más que nada, son varios párrafos que se muevan con verdadera fluidez desde Elegy Written in a Country Church Yard de Gray, pasando por la desigualdad regional y la crisis de la vivienda y el nimbyismo, como una muy buena columna de periódico que suena como si tuviera una idea en alguna parte sobre cómo solucionar realmente algo, pero que de hecho es evidente que no la tiene.

Y, lo que es más, saben que no pueden ser vistos como preocupados por ello. Ahora que el “Project Fear” se ha convertido en la realidad a la que siempre estuvo destinado, ha sido renombrado con éxito como, en realidad, un resultado deseable del Brexit, y cualquiera que pudiera haber llamado a esto por la muy obvia basura que es, fue purgado del partido hace mucho tiempo.

Bueno, no todo el mundo. Liz Truss hizo campaña contra todo esto, por supuesto, y vio a través de todo esto. Pero en algún momento, a finales de 2016, se miró en el espejo durante mucho tiempo y tuvo que decidir qué era más importante, las pequeñas vidas de los demás o su carrera y, afortunadamente, para ella al menos, llegó a la decisión correcta.

Si no lo hubiera hecho, entonces, bueno, el mundo tendría que vivir sin selfies de ella siendo asaltada por jóvenes conservadores en atroces discotecas marginales, la chica vagamente cool, mandando a la dweebocracia. Si hay una pequeña parte de ella que se ve un poco incómoda al estar rodeada de esta gente totalmente desquiciada, es teóricamente posible que sea porque cuando tenía su edad era Lib Dem. Ese espejo ha visto mucha acción a lo largo de los años.

Pero principalmente a todos. Todo este infierno es una transición a la economía de “altos salarios y alta cualificación”. La razón por la que no hay camioneros, nadie que trabaje en los abbatos y -realmente- no hay gasolina, es sólo uno de esos baches en el camino. Esa es la gran venta, la gran idea.

Cosas aburridas como, bueno, que los sueldos más altos no cuentan mucho si todo lo que necesitas comprar con esos sueldos también se ha encarecido, es el tipo de detalle pesimista tedioso del que Johnson podría prescindir. Y, bueno, pagar más a la gente por hacer un trabajo poco calificado no lo convierte en altamente cualificado, y si sólo hace que los precios suban, entonces el mayor salario que les has pagado no les ayuda. Pero eso tampoco es lo que quieren oír.

En el centro de todo el triunfalismo hay un hecho simple. En la Conferencia del Partido Laborista de la semana pasada, tanto Keir Starmer como Rachel Reeves dijeron que solucionarían la escasez de vehículos pesados mediante la concesión de visados a 100 mil trabajadores extranjeros porque, como aseguró Reeves, “a la gente no le importa la nacionalidad de las personas que conducen su camión cisterna, sólo quieren poder llegar al trabajo”.

Los conservadores no están de acuerdo. Creen que a la gente le importa de verdad. Que realmente prefieren no tener gasolina a que se la entregue un extranjero. Y lo más loco de todo es que podrían tener razón. Piensan que podrán luchar en las próximas elecciones con su promesa de “salarios más altos” frente a la promesa de los laboristas de “más inmigración” y por eso son unos gallitos.

Si tienen razón, bueno, quién sabe. Sin embargo, hay una o dos señales de advertencia que parpadean. Durante la mayor parte de la semana en Manchester, Johnson no siempre ha podido echar mano de las palancas de la frivolidad. Acorralado, varias veces, por varios entrevistadores, sobre los horrores inminentes de 120 mil cerdos que están a punto de ser incinerados en los campos en lugar de ser sacrificados en los mataderos, intentó decir, varias veces, que era lo mismo. No lo es, y él lo sabe.

Y aquí, realmente, es donde está el riesgo. El público ha estado alrededor de Johnson durante bastante tiempo. Todo el mundo en el Partido Tory parece calcular que estará por aquí durante casi una década más, y no están dando mucha importancia al hecho de que, a nivel humano, a nadie le gusta Boris Johnson durante tanto tiempo.

Por eso es uno de los pocos hombres del país que ha acabado con más familias que amigos. Están poniendo sus esperanzas en una opinión muy alta de Boris Johnson y una opinión muy baja de todos los demás. Más vale que tengan razón, pero hay un número aún no confirmado de niños que podrían decirte que no siempre funciona así.