Científicos cubanos dicen que no hay pruebas del “síndrome de La Habana”

Se dice que la misteriosa aflicción causa dolores de cabeza, náuseas y posibles daños cerebrales, y se especula que es provocada por armas electrónicas posiblemente empuñadas por un rival estadounidense como Rusia

Agence France-Presse
miércoles 15 septiembre 2021 14:37

Funcionarios estadounidenses afectados por el "síndrome de La Habana”.

Read in English

Científicos cubanos afirmaron el lunes que no hay pruebas de que los diplomáticos estadounidenses hayan contraído el llamado “síndrome de La Habana” en la isla.

Se dice que la misteriosa aflicción causa dolores de cabeza, náuseas y posibles daños cerebrales, y se especula que es causada por armas electrónicas posiblemente empuñadas por un rival estadounidense como Rusia.

Desde 2016 se han reportado varios casos sospechosos entre funcionarios y oficiales de inteligencia estadounidenses, primero en Cuba, luego en China, Alemania, Australia, Taiwán y en el propio Washington.

Pero un panel convocado por el gobierno de la Cuba comunista -16 expertos en diversos campos y afiliados a la Academia de Ciencias de Cuba- detallaron que las afirmaciones no eran “científicamente aceptables”, y que no había “evidencia científica de ataques” de esta naturaleza en suelo cubano.

“Concluimos que la narrativa del ‘síndrome misterioso’ no es científicamente aceptable en ninguno de sus componentes”, precisó el panel en un informe publicado en Cubadebate, un sitio oficial de noticias del estado unipartidista.

En julio, la revista New Yorker informó de que se habían producido decenas de nuevos casos del “síndrome de La Habana” entre funcionarios estadounidenses en Viena, Austria, desde principios de 2021.

El mes pasado, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, retrasó un viaje a Vietnam después de que la embajada de Estados Unidos en Hanoi informara de un posible caso, lo que hizo temer que ella pudiera ser un objetivo.

El informe de los expertos cubanos mencionó que algunos han aceptado “como un axioma que los ataques ocurrieron en La Habana”.

Leer más: Cuba primer país del mundo en vacunar a niños pequeños contra el COVID

“Sin embargo, después de cuatro años, no ha aparecido ninguna prueba de ataques” y “ni la policía cubana, ni el FBI, ni la Real Policía Montada de Canadá han descubierto pruebas de ‘ataques’ a diplomáticos en La Habana a pesar de las intensas investigaciones”.

Los supuestos incidentes siguen siendo poco conocidos y han suscitado teorías de que fueron causados por un arma que utiliza microondas focalizadas, ultrasonidos, veneno o incluso una reacción a los grillos.

Los expertos cubanos indicaron: “ninguna forma conocida de energía puede causar selectivamente daños cerebrales (con una precisión espacial similar a la de un láser) en las condiciones descritas para los supuestos incidentes de La Habana.”

Agregaron que la mayoría de los síntomas reportados podrían ser explicados por enfermedades, concluyendo: “no hay ningún síndrome novedoso”.

El panel expuso que revisaría cualquier nueva evidencia.

El síndrome ha afectado casi uniformemente a los funcionarios estadounidenses, pero en 2017, los diplomáticos canadienses y sus familias en La Habana informaron de varios casos.

Algunas personas han reportado haber escuchado sonidos focalizados, agudos o punzantes que los dejaron con náuseas.

A veces, los afectados tenían sangre en la nariz, dolores de cabeza u otros síntomas parecidos a una conmoción cerebral.

La administración del expresidente Donald Trump retiró al personal estadounidense de La Habana y expulsó a los diplomáticos cubanos de Washington, insinuando que el gobierno cubano o ruso estaba detrás de los supuestos ataques.

El año pasado, un estudio de la Academia Nacional de Ciencias resaltó que una posible explicación podría ser microondas pulsadas y dirigidas.

La CIA ha creado un grupo de trabajo para estudiar el problema.