Crisis energética: Se prevén nuevos gravámenes en la factura del gas entre advertencias de cierre de fábricas

Los nuevos cargos ayudarán a alejarse de las calderas de gas

Thomas Kingsley,Liam James
lunes 11 octubre 2021 16:51

Crisis energética de Europa: La UE está dividida en cuanto a la respuesta a los precios que se disparan.

Read in English

Se dice que los ministros están planeando nuevos gravámenes en las facturas de gas como parte de los planes para eliminar gradualmente las calderas convencionales para 2035.

Según los informes, el Gobierno reducirá el precio de la electricidad eliminando los gravámenes ecológicos de las facturas de electricidad y añadirá nuevos cargos a las facturas de gas con el objetivo de que no aumente el coste global para los hogares.

Los gravámenes financiarán las calefacciones con bajas emisiones de carbono y se espera que se anuncien en la tan esperada estrategia sobre calefacción y edificios, que al parecer se publicará antes de la conferencia sobre el clima de Cop26 del mes que viene.

Los proveedores de energía criticaron el sábado la limitación del precio de la energía, afirmando que no protegerá a los hogares de un previsible aumento de los costes.

La subida de los precios del gas ha provocado la quiebra de nueve empresas energéticas nacionales, obligando a 1.7 millones de clientes a buscar nuevos proveedores de energía con tarifas más altas. Las empresas energéticas han advertido de que la quiebra de los proveedores provocará un aumento de los costes para los hogares.

Paul Richards, director general de Together Energy, que, según él, tiene actualmente pérdidas, declaró al programa Today de Radio 4 de la BBC: “el tope de precios como mecanismo no es adecuado para la industria, ni tampoco para los clientes.

“Cuando se produzca la situación contraria y el precio mayorista empiece a caer bruscamente, el precio que se repercutirá a los clientes en abril podría parecer un trato muy, muy malo, mientras que en este momento el tope de precios parece un precio demasiado bueno para ser cierto”.

Richards afirmó que, aunque el tope energético protegía a los clientes a corto plazo, los costes derivados de la quiebra de los proveedores se situarían entre mil y 3 mil millones de libras esterlinas, que recaerían sobre las empresas y los hogares.

Leer más: Legisladores no necesitan un aumento de sueldo: ya viven en una burbuja privilegiada

The Independent reveló que los ministros habían sido advertidos en privado de que millones de personas se enfrentan a posibles subidas de precios de más de un tercio la próxima primavera. Fuentes de la industria energética dijeron que habían comunicado al Gobierno que podría ser necesario un aumento del 34% en el límite de los precios de la energía el próximo mes de abril para salvar a las empresas en riesgo.

Los precios del gas ya están en máximos históricos mientras las economías de todo el mundo se recuperan de la pandemia. El jueves, los precios del gas al por mayor eran 10 veces más altos que en octubre del año pasado. Algunos analistas prevén que las facturas podrían aumentar en 400 libras (545 dólares) o más el próximo año si los precios al por mayor siguen aumentando.

Ofgem puede modificar el tope energético dos veces al año. A partir del 1 de octubre, elevó el tope entre un 12 y un 13%, hasta mil 277 libras al año (mil 741 dólares), después de haberlo hecho en abril debido al aumento de los costes mayoristas.

Las Cámaras de Comercio británicas pidieron que se introdujera un tope en el precio de la energía para las pequeñas y medianas empresas (PYMES) que luchan contra el aumento de los precios del gas. Sin embargo, David Dalton, director ejecutivo de British Glass, declaró a BBC News que un tope de precios para las PYMES ayudaría, pero que probablemente sería “demasiado poco y demasiado tarde”.

Se anuncian tasas ecológicas para las facturas de gas en unas semanas

El Gobierno está dispuesto a impulsar los planes de gravamen en las facturas de gas para financiar la calefacción con bajas emisiones de carbono en las próximas dos semanas.

La nueva estrategia, que al parecer se publicará antes del inicio de la Cop26 en Glasgow el mes que viene, incluye un nuevo sistema de precios del carbono que aumentará el precio de las facturas de gas.

El Gobierno planea compensar la subida reduciendo el precio de la electricidad -que es significativamente más alto que el del gas- mediante la eliminación de las tasas verdes en las facturas de electricidad durante la próxima década.

Una fuente gubernamental aseguró a The Times que los planes eran una “locura” y que Downing Street no estaba apreciando “la realidad del problema al que nos enfrentamos con los precios de la energía”. La fuente dijo: “sigue existiendo la sensación de que nos limitamos a aguantar y de que todo mejorará dentro de unos meses. Pero está muy claro que va a empeorar antes de mejorar”.

Un portavoz del Departamento de Empresa, Energía y Estrategia Industrial, indicó: “en breve expondremos nuestra próxima estrategia sobre calefacción y edificios. No se ha tomado ninguna decisión”.

Los ministros han sido advertidos de que la factura media anual de energía podría alcanzar las 2 mil libras esterlinas (2 mil 727 dólares) el próximo año si los precios al por mayor siguen subiendo. El precio del gas natural se sitúa en 213 peniques por termia, lo que supone un aumento del 461% respecto al año pasado.

Las empresas están “a días” de detener la producción

Los líderes de las empresas británicas que hacen un uso intensivo de la energía, como las del acero, el vidrio, la cerámica y el papel, han advertido al Gobierno de que, a menos que se haga algo con respecto a la subida de los precios del gas al por mayor, podrían verse obligados a interrumpir la producción.

A pesar de las conversaciones mantenidas el viernes con el secretario de Estado de Economía, Kwasi Kwarteng, los líderes del sector han declarado que no se han alcanzado soluciones ni compromisos inmediatos.

El jefe de UK Steel, Gareth Stace, declaró a Channel 4 News: “lo que pedimos hoy a Kwasi Kwarteng sobre los precios al por mayor es que intervenga para aliviar la presión a corto plazo, al igual que en Portugal o Italia. Sus gobiernos ya están invirtiendo muchos miles de millones de euros, para ayudar a sus industrias y el gobierno del Reino Unido aún no ha hecho nada”.

“No podemos esperar hasta Navidad y más allá. O incluso a unas semanas. Necesitamos que se actúe ya, que se actúe con rapidez y decisión”, mencionó Stace.

“En este momento, hay una crisis energética”, añadió Stace. “Si el gobierno no hace nada, mañana habrá una crisis del acero”.

Dalton, de British Glass, precisó que algunas empresas estaban a días de detener la producción.

Andrew Large, director general de la Confederación de Industrias del Papel, también comentó que estaba claro que existían “graves riesgos” de paros en las fábricas debido a que el precio del gas era demasiado alto para soportarlo. Advirtió que esto tendría un efecto dominó en la cadena de suministro y en la venta al por menor.

Los diputados conservadores se unieron a los laboristas para pedir al Gobierno que preste más ayuda en la crisis del gas al por mayor.

Los diputados Andrew Bridgen, del noroeste de Leicestershire, y Miriam Cates, de Penistone y Stockbridge, apoyaron que el Gobierno ofrezca ayudas a corto plazo a las industrias que consumen mucha energía. Jo Gideon, diputado conservador por Stoke-on-Trent Central, declaró a la BBC que “los alfareros, los fabricantes de ladrillos y los científicos de materiales” también necesitan el apoyo del Gobierno.