Crisis climática hizo que ola de calor mortal de Norteamérica fuera “150 veces más probable”

Las temperaturas récord en Canadá y Estados Unidos sorprenden a los científicos del clima

Daisy Dunne,Louise Boyle
jueves 08 julio 2021 12:33
Cientos de muertos debido a la ola de calor extrema que afecta a Estados Unidos y Canadá
Read in English

La mortífera ola de calor de Norteamérica, que ha batido récords de temperatura en Canadá y el oeste de Estados Unidos, se ha hecho 150 veces más probable debido a la crisis climática, según concluye un rápido análisis.

Un equipo internacional de científicos del clima ha descubierto que el reciente récord de calor en ciudades como Vancouver, Seattle y Portland habría sido “prácticamente imposible” sin el calentamiento global provocado por el hombre.

La semana pasada, Canadá registró una nueva temperatura récord de 49.6C (121F), más de 4C por encima del récord anterior de 45C (113F) . Mientras tanto, Seattle y Portland alcanzaron nuevos máximos de 42.8C (109F) y 46.7C (116F) respectivamente. Ambos récords son varios grados más altos que sus predecesores.

Los asombrosos nuevos récords de temperatura han dejado atónitos a los científicos.

“Es un acontecimiento extraordinario”, dijo el miércoles en una rueda de prensa el Dr. Geert Jan van Oldenborgh, científico del clima y codirector de la iniciativa World Weather Attribution, un grupo de investigadores que rastrea la huella de la crisis climática en los fenómenos meteorológicos extremos.

“Dentro de nuestros conocimientos, esto [la ola de calor] es básicamente imposible. Es sorprendente y estremecedor que nuestra imagen teórica de cómo se comportan las olas de calor se haya roto de forma tan [dramática]”.

“Estamos entrando en un territorio desconocido”, añadió la coautora, la profesora Sonia Seneviratne, científica del clima de la ETH de Zúrich (Suiza).

El calor extremo ha matado a cientos de personas en todo Canadá y Estados Unidos, y el número de víctimas mortales sigue aumentando. Entre los muertos se encuentra Sebastián Francisco Pérez, un trabajador agrícola inmigrante de 38 años procedente de Guatemala, que se desplomó y murió mientras trabajaba en un vivero de St Paul, Oregón, el pasado sábado.

Leer más: Ola de calor en Canadá deja docenas de muertos mientras se alcanza máximo histórico de casi 50 ° C

Otra víctima fue Debra Moore, de 68 años, que sufrió una caída en una calle de Enumclaw (Washington), según informó The New York Times. Moore se había sometido recientemente a quimioterapia y utilizaba un bastón o un andador, confirmó la policía local. No fue descubierta durante varias horas, ya que las casas que rodeaban el lugar donde había caído tenían las persianas cerradas para protegerse del calor.

El aumento de las temperaturas también ha avivado las llamas de los incendios forestales. En Lytton, donde se registró la temperatura más alta de la historia de Canadá, los incendios arrasaron 32 mil millas cuadradas (83 mil km2) de terreno la semana pasada, destruyendo la mayoría de los edificios de la ciudad y matando al menos a dos personas.

“Ya sabíamos que el cambio climático nos jugaba una mala pasada, pero ahora sabemos por cuánto, y es enorme”, declaró a The Independent la profesora Katharine Hayhoe, jefa científica de Nature Conservancy.

“El cambio climático ya no es un problema del futuro. Como muestra este análisis, sus impactos están aquí y ahora, y sus costes se miden no sólo en dólares, sino en vidas humanas”.

En Canadá, un importante ministro del gobierno dijo que el nuevo análisis subrayaba cómo la crisis climática ya no era una amenaza inminente sino que ya había llegado.

George Heyman, Ministro de Medio Ambiente y Estrategia de Cambio Climático de la Columbia Británica, declaró a The Independent que los habitantes de toda la provincia “han visto los efectos del cambio climático de primera mano, desde la reciente ola de calor sin precedentes hasta los incendios forestales, las inundaciones y las sequías”.

“Sabemos que el cambio climático hará que este tipo de fenómenos extremos sean más frecuentes y este nuevo estudio proporciona una prueba más de la gravedad de la crisis climática y de la necesidad de una acción global fuerte y coordinada para reducir las emisiones y construir una economía más limpia para todos”, señaló.

Y añadió: “Este nuevo estudio subraya que el cambio climático está teniendo repercusiones significativas en la actualidad y que tenemos que trabajar juntos para reducir las repercusiones futuras, tanto reduciendo la contaminación por gases de efecto invernadero como continuando con la preparación para un clima cambiante en B.C.”

Los investigadores tienen dos teorías para explicar por qué las temperaturas registradas durante la reciente ola de calor fueron mucho más altas que las observadas anteriormente.

La primera es que la crisis climática, que ya ha provocado un aumento de la temperatura media mundial de alrededor de 1.2C desde el inicio de la era industrial, se combinó con unas condiciones atmosféricas inusuales -conocidas como “cúpula de calor”- para crear el calor extremo.

Si esta teoría es correcta, significa que la ola de calor fue alrededor de 2C más caliente de lo que habría sido en un mundo sin la crisis climática, coincidieron los investigadores.

También significa que, si las temperaturas globales alcanzan los 2C por encima de los niveles preindustriales -el límite máximo fijado por los países en el Acuerdo de París-, este tipo de calor extremo podría producirse aproximadamente cada cinco o diez años, según los resultados. En la actualidad, este tipo de calor extremo sólo se espera una vez cada mil años.

La segunda teoría es que el mundo, o al menos la región de América del Norte estudiada, ha “cruzado un umbral no lineal”, lo que significa que pequeños aumentos de temperatura están provocando mayores incrementos de calor extremo de lo que los científicos esperaban.

“Por el momento, no lo sabemos”, afirma el Dr. van Oldenborgh. “Tenemos previsto seguir investigando estas posibilidades”.

Los resultados son los últimos de una serie de análisis científicos que relacionan la crisis climática con el reciente calor extremo en el Reino Unido, Japón, Australia y Francia, entre otras regiones. El estudio de cómo la crisis climática ha influido en un fenómeno meteorológico extremo se conoce como “ciencia de la atribución”.

Para el análisis, el equipo de 27 científicos utilizó un conjunto de modelos climáticos para comparar las posibilidades que se produjera en una ola de calor de este tipo en el mundo actual con un mundo sin cambio climático provocado por el hombre.

Definieron la ola de calor como las temperaturas máximas diarias registradas en junio en una región geográfica que abarca Seattle, Portland y Vancouver.

Los resultados aún no se han publicado en una revista científica, pero utilizan métodos revisados por expertos.

Los defensores del medio ambiente advirtieron que el análisis era una señal más de la necesidad de una transición rápida y global para dejar de depender del petróleo, el gas y el carbón.

Shane Moffatt, responsable de la campaña sobre naturaleza y alimentación de Greenpeace Canadá, sostuvo a The Independent: “Las conclusiones de los autores, según las cuales un calor tan extremo sería “prácticamente imposible” sin el cambio climático, ponen de manifiesto los verdaderos costes de nuestra adicción a los combustibles fósiles”.

“Estas temperaturas sin precedentes ya están afectando a los más vulnerables de nuestra sociedad y contribuyendo a devastadores incendios forestales que liberan aún más carbono a la atmósfera. Es un círculo vicioso. Si nuestros gobiernos valoran la salud humana por encima de los beneficios de las compañías petroleras, entonces tenemos que ver un cambio masivo de los combustibles fósiles y hacia la resiliencia de la comunidad en 2021.”