100 días para la COP26: lo que hay que tener en cuenta en camino hacia la cumbre climática en Glasgow

“La cooperación es la única manera de liberarse del actual pacto de suicidio mutuo del mundo", dijo esta semana el enviado de EE.UU. para el clima, John Kerry

Louise Boyle
lunes 26 julio 2021 16:21
La hoja de ruta europea para la ambición climática
Read in English

Dentro de 100 días dará comienzo en Glasgow la cumbre climática de las Naciones Unidas, la COP26.

La conferencia, de dos semanas de duración, es un momento importante: reunirá a cerca de 200 líderes mundiales y 20 mil delegados, junto con miles de activistas, empresas, ONG y grupos religiosos, para decidir cómo invertir la trayectoria de las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta en medio de un impacto climático cada vez más grave.

“En lo que respecta al clima, la cooperación es la única manera de liberarse del actual pacto de suicidio mutuo del mundo”, afirmó John Kerry, enviado presidencial especial de Estados Unidos para el clima, durante un discurso pronunciado esta semana en Londres, azotada por la ola de calor.

Los próximos 100 días podrían “salvar muchas vidas [y] billones de dólares”, declaró después a Channel 4 News.

Los países tienen que reducir las emisiones, de forma rápida y drástica, para mantener el límite de aumento de la temperatura global de 1.5C (por encima de los niveles preindustriales), y evitar más consecuencias que pongan en peligro la vida y alteren el planeta. (El mundo se ha calentado actualmente alrededor de 1C).

Aunque se ha fijado un objetivo global de emisiones netas cero para 2050, se necesitan recortes mucho más pronunciados en la próxima década. Y aunque las negociaciones en Glasgow tienen mucho que ver, estos últimos meses también son cruciales para avanzar.

“A falta de 100 días, es hora de pasar al modo corrida si queremos que la COP26 sea un éxito”, declaró a The Independent Yamide Dagnet, director de negociaciones climáticas del Instituto de Recursos Mundiales.

Estos son algunos de los temas cruciales en el camino a Glasgow.

Leer más: Incendio de Oregón Bootleg ha crecido tanto que está creando su propio clima

Cerrar la brecha a 1.5C

El Acuerdo de París de 2015, firmado por casi todos los países, fue una promesa de mantener el calentamiento global dentro de unos límites “seguros”, los cada vez más ambiciosos 1.5C o “muy por debajo” de los 2C. Los actuales recortes de emisiones propuestos no son lo suficientemente fuertes como para mantener ese acuerdo, y Glasgow es la primera ocasión en la que se pedirá a las naciones que aumenten los objetivos y cubran la brecha.

El 31 de julio es la fecha límite para presentar las últimas “contribuciones determinadas a nivel nacional” (CDN), es decir, el compromiso de cada país para reducir las emisiones en 2030.

Hasta ahora, 94 países han presentado planes para una CDN nueva o actualizada, lo que representa el 47% de las emisiones mundiales.

Dagnet, que trabajó durante dos décadas en objetivos medioambientales para los gobiernos del Reino Unido, Francia y Bélgica, señaló que algunos podrían saltarse el plazo de julio y utilizar otros foros. Pero la Asamblea General de la ONU de septiembre sería realmente el momento final para hacer un anuncio antes de la COP26, dijo.

“Nos gustaría ver señales de los principales emisores, como China, Indonesia, Australia y muchas otras economías importantes, de planes más ambiciosos. Y aunque las estrategias a largo plazo pueden estar alineadas con el 1.5C, los planes a corto plazo también deben estarlo”, afirmó.

Sudáfrica, sacudida por recientes disturbios políticos y revueltas, también podría presentar una CDN más ambiciosa más adelante, añadió la experta en clima.

“Tenemos entendido que Sudáfrica está considerando aumentar su ambición, pero debido a la crisis, se trata de si van a ser capaces de cumplir el plazo o no”, mencionó.

“Todavía faltan unas 100 CDN, así que esperamos que muchas lleguen a la fecha límite del 31 de julio. Pero el momento definitivo será la Asamblea General de la ONU, con la que no se puede jugar”.

Según el análisis más reciente y científico de Climate Action Tracker, las actuales promesas de emisiones ponen al mundo en camino de un calentamiento estimado de 2.4C para 2100, muy por encima de los límites del Acuerdo de París.

“La situación es que lo hemos dejado todo muy, muy tarde”, declaró a The Independent Sir David King, ex asesor científico jefe del Gobierno británico y presidente del recién creado Grupo Asesor sobre la Crisis Climática.

Señaló la avalancha de fenómenos extremos que se han producido en todo el mundo, desde devastadoras inundaciones en Europa, China e India hasta mortales olas de calor en el oeste de Estados Unidos y Canadá.

“Todos estos acontecimientos pueden relacionarse directamente con lo que ha ocurrido en la región del Ártico. [Se ha calentado de forma espectacular y es mucho más cálida que el resto del planeta”, comentó Sir David. Ese rápido calentamiento ha “distorsionado gravemente” la corriente en chorro.

“El resultado es que los sistemas meteorológicos del mundo han producido todos estos patrones extremos. E s una causalidad directa”, sostuvo.

Sir David indicó que parte de lo que se necesita es “dejar de usar los combustibles fósiles tan rápido como podamos” y que los gobiernos se muevan mucho más rápido, por ejemplo con una mayor producción de vehículos eléctricos, para que las comunidades no sufran en la transición a una economía limpia.

“La situación actual, con la cantidad de gases de efecto invernadero que ya hemos introducido en la atmósfera, es demasiado grave como para considerar que el futuro de nuestra civilización está a salvo, incluso si mañana redujéramos las emisiones a cero”, añadió.

Es de esperar que se ejerza más presión sobre la industria de los combustibles fósiles de cara a la COP26. El gobierno británico ya ha dicho que el patrocinio del sector no es bienvenido en la cumbre del clima.

Mientras tanto, grupos de activistas climáticos como 350.org y Stop the Money Pipeline están aumentando la presión con campañas como “Deadline Glasgow” para exigir responsabilidades a los líderes mundiales y a la industria de los combustibles fósiles.

Los actos del “calentamiento”

Antes de la cumbre de noviembre queda un calendario repleto de eventos internacionales, entre ellos la semana que viene, cuando más de 40 ministros de todo el mundo se reunirán en Londres para debatir los planes para Glasgow.

También hay una Cumbre de la Juventud, la Asamblea General anual de la ONU en Nueva York en septiembre y la Conferencia de la ONU sobre Biodiversidad un mes más tarde en Kunming (China), por nombrar sólo algunos de los debates de alto nivel que tendrán lugar. La COP también cuenta con una “pre-COP” para los preparativos de última hora, que se celebrará en Milán a principios de octubre.

Dagnet afirmó que las recientes condiciones meteorológicas extremas y las temperaturas récord, especialmente en Norteamérica y Europa, podrían “demostrar un cambio de mentalidad para tomarse esto absolutamente en serio”.

Sin embargo, tras una decepcionante cumbre del G7 -en la que este grupo altamente contaminante no logró acordar una fecha para el fin del uso del carbón-, abunda el escepticismo, sobre todo en lo que respecta a lo que el Reino Unido puede ofrecer como anfitrión de la COP.

“Es preocupante que a tan sólo 100 días de la COP26 no estemos viendo el tipo de liderazgo que esperaríamos de Boris Johnson como primer ministro del país anfitrión y de Rishi Sunak, que están notablemente ausentes en lo que respecta a la política climática”, afirmó Amanda Khozi Mukwashi, directora general de Christian Aid, en un comunicado.

“Necesitamos que tengan mucha más presencia para garantizar que el Reino Unido va a celebrar una cumbre exitosa que ponga al mundo en la senda de un clima seguro”.

Se publica la primera parte del informe climático más importante del mundo

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) -el organismo que está detrás del informe científico más completo del mundo sobre la crisis climática- tiene previsto publicar el 9 de agosto el primer capítulo de su sexta evaluación, que consta de tres partes (denominada AR6).

Tras rondas de exhaustivas revisiones por pares, será la mayor actualización de la ciencia del clima desde el último informe del IPCC en 2014.

El primer capítulo expondrá cómo los gases de efecto invernadero (GEI) están causando un daño sin precedentes, abarcando el clima extremo, el presupuesto de carbono y los ciclos de retroalimentación, junto con la descripción del estado actual del clima y los escenarios futuros.

Los capítulos segundo y tercero, que examinan nuestra vulnerabilidad a los impactos climáticos y la mitigación de la crisis, respectivamente, no se publicarán hasta 2022, después de la COP26.

Observadores científicos externos han sugerido que el informe actualizado será probablemente una declaración más contundente sobre la influencia humana en el sistema climático que antes. En la última década, el campo de la ciencia del clima de la atribución - que examina cómo (y en qué medida) las actividades humanas conducen al cambio climático - ha progresado significativamente.

También se espera que el AR6 estudie más detenidamente las repercusiones regionales de la crisis climática en todo el mundo.

La cuestión de los 100 mil millones de dólares de la financiación del clima

Una de las principales prioridades de la COP26 es hacer que las personas, las economías y el medio ambiente sean más resistentes y adaptables a la crisis climática.

Sin embargo, los países ricos siguen sin alcanzar el objetivo de 100 mil millones de dólares anuales de financiación climática para ayudar a los países más pobres a hacer frente a los impactos extremos, que ya están causando miles de muertes, desplazamientos y pérdida de medios de vida.

Kerry, de EE.UU., señaló esta semana que el bote actual de dinero tiene alrededor de “80 y pico” millones, pero insistió en que el objetivo de 100 mil millones de dólares se cumplirá porque “tiene que estar ahí”. El presidente del Reino Unido en la COP26, Alok Sharma, también dijo que los países desarrollados elaborarán un “plan claro” para cumplir los 100 mil millones de dólares anuales desde ahora hasta 2025.

Dagnet informó que era una cuestión de confianza para las naciones menos ricas y vulnerables al clima.

“Quieren ver la solidaridad y la cooperación en la búsqueda de enfoques”, mencionó. “El próximo informe del IPCC no hará más que enfatizar lo que se nos viene encima”.

Y añadió: “Es una cuestión de confianza, pero también de mirar hacia adelante, porque se suponía que 100 mil millones de dólares era el piso, según el Acuerdo de París”.

Se espera que en la COP26 se establezca un objetivo financiero mayor. La financiación climática es crucial para abordar la cuestión políticamente tensa de las “pérdidas y daños”, es decir, las reparaciones para los países vulnerables, muchos de ellos en primera línea de la crisis, que están llegando a los límites de la adaptación a la catástrofe.

No se puede subestimar la importancia del apoyo financiero para impulsar las posibilidades de éxito de la COP.

Anna Åberg, del Programa de Energía, Medio Ambiente y Recursos del instituto político Chatham House, escribió en The Independent que un asesor de las naciones vulnerables al clima había transmitido que “si el dinero no se entrega antes de noviembre, no tiene mucho sentido que las naciones vulnerables al clima se presenten en Glasgow para hacer negocios con gobiernos que incumplen sus promesas”.

El “localismo” y el aliado de la naturaleza

Los últimos preparativos de la cumbre pretenden llamar la atención sobre la crisis climática e impulsar la acción en torno a las múltiples vías necesarias para alcanzar el nivel cero.

Más allá de la escena internacional, los que trabajan a nivel regional y local se esforzarán por mostrar cómo es toda esa acción sobre el terreno y en la práctica.

Ric Casale, cofundador de Carbon Copy, una organización benéfica que impulsa proyectos climáticos localizados, declaró a The Independent: “La buena noticia es que no necesitamos permiso para liderar el cambio climático. No pedimos permiso a la gente de la COP”.

“Está claro que necesitamos más políticas de apoyo, de arriba abajo, pero tenemos suficientes recursos y poder colectivamente para empezar a mover la aguja, y más donde vivimos”.

Aquí se puede encontrar una lista de una plétora de proyectos en lo que se ha denominado la “Carrera hacia el cero”. La cumbre irá acompañada de cientos de actos paralelos en la Zona Verde a cargo de grupos de jóvenes, organizaciones benéficas, académicos, artistas y empresas. El Ayuntamiento de Glasgow también tendrá su propia zona de acogida.

Casale añadió: “Desde mi punto de vista, una historia más grande que lo que está ocurriendo a nivel nacional en Westminster, y lo que va a ocurrir a nivel internacional en Glasgow, es todo lo que está ocurriendo en el medio, en la acción climática local. La gente se pone en marcha y lo hace lo mejor que puede con los recursos que tiene.

“La [acción] local está liderando en muchos sentidos los niveles de ambición y, en ciertas áreas, la implementación”.

La COP26 también recurrirá a un aliado largamente olvidado en la lucha contra la crisis climática: la propia naturaleza. El uso de los bosques, la agricultura y los ecosistemas para reducir el calentamiento global está en la vanguardia de los planes de muchas ONG y grupos conservacionistas, y el sector empresarial se está sumando cada vez más a las innovaciones, desde las algas hasta la restauración de los arrecifes de coral. Se cree que las “soluciones basadas en la naturaleza” pueden ayudar a alcanzar más de un tercio del objetivo climático de París.

La presión continua de la pandemia

Alok Sharma ha insistido en que la COP26 seguirá adelante en persona, pero la pandemia está proyectando una larga sombra sobre la cumbre internacional.

El Reino Unido está ofreciendo vacunas a los asistentes oficiales que no puedan acceder a una a tiempo para la cumbre.

Sin embargo, a pesar de los planes mejor elaborados, todavía hay muchas variables con las que lidiar. Las siempre cambiantes y a menudo confusas normas de viaje de covid harán que los viajes a Escocia sean complicados. Mientras tanto, la aparición de nuevas variantes de covid y el aumento del número de casos en el Reino Unido son motivo de preocupación.

Existen grandes reticencias a la celebración de una “mini-COP” y a la virtualización de partes de la misma, sobre todo en el caso de los países más pobres, cuyo acceso a Internet, menos fiable, les colocaría inmediatamente en desventaja.

Las naciones más pequeñas también se reúnen en bloques para crear una ventaja frente a participantes poderosos como EE.UU., la UE y China, lo que será casi imposible de organizar en línea.

Y el poder de la cumbre mundial sobre el clima reside en las innumerables reuniones cara a cara entre los delegados de los distintos países, en las que gran parte de los detalles de los acuerdos se elaboran entre bastidores.