Tras ataques Apple Daily lanzará su última edición en Hong Kong el jueves

Apple Daily dice que la forma impresa "llegará a su fin" debido a las "circunstancias actuales" en Hong Kong

Rituparna Chatterjee,Stuti Mishra
miércoles 23 junio 2021 20:25
Apple Daily editors arrested under Hong Kong security law
Read in English

En un duro golpe a la libertad de prensa, Apple Daily, el mayor y último periódico prodemocrático de Hong Kong, dice que imprimirá su última edición el jueves, tras una serie de detenciones y una congelación de activos, según un comunicado de la empresa de comunicación.

La dirección del periódico ha declarado que, “en aras de la seguridad de los miembros del personal”, ha decidido “cesar su actividad inmediatamente después de la medianoche”, por lo que la publicación del jueves será la última edición impresa.

“Gracias a todos los lectores, suscriptores y clientes y a los hongkoneses por 26 años de inmenso amor y apoyo. Aquí nos despedimos, cuídense”, dijo Apple Daily en un artículo en línea.

El periódico ha sido objeto de críticas por parte de las autoridades por su cobertura, y se han presentado cargos contra los redactores y los propietarios de la empresa. La redacción ha sido objeto de redadas y de la congelación de sus activos en virtud de una controvertida ley de seguridad nacional impuesta el año pasado.

El miércoles, la policía de Hong Kong también detuvo a un columnista del periódico por “sospecha de conspirar con un país extranjero o con fuerzas extranjeras”, según informó el canal de noticias CNA citando a la emisora de Hong Kong TVB.

La policía no reveló el nombre del hombre de 55 años. Sin embargo, TVB identificó que el columnista solía publicar en el periódico bajo el seudónimo de Li Ping.

Leer más: Trump niega haber intentado cerrar Saturday Night Live; contribuyeron de forma ilegal a la campaña demócrata

La TVB también dijo, citando a un alto ejecutivo de Next Digital -que publica el Apple Daily- que, junto con el columnista, también fue detenido un reportero. Sin embargo, no se dieron detalles sobre su identidad o cargos.

En respuesta a la noticia del cierre de Apple Daily el miércoles, el ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, lo calificó como “un escalofriante golpe a la libertad de expresión en Hong Kong”.

“Está clarísimo que los poderes de la ley de seguridad nacional se están utilizando como una herramienta para restringir las libertades y castigar la disidencia, en lugar de mantener el orden público”, escribió en un comunicado.

“El gobierno chino se comprometió a proteger la libertad de prensa y la libertad de expresión en Hong Kong en virtud de la Declaración Conjunta Reino Unido-Sino. Debe cumplir sus promesas y mantener los compromisos que asumió libremente”, añadió.

El cierre se produce después de una serie de detenciones de editores y ejecutivos del periódico, así como de la congelación de los activos de la empresa en el marco de la represión en curso.

El jueves de la semana pasada, unos 500 agentes de policía hicieron una redada en la redacción del Apple Daily y detuvieron a cinco personas, entre ellas el redactor jefe Ryan Law y el director ejecutivo Cheung Kim-hung, que han sido acusados en virtud de la ley de seguridad nacional por una supuesta “colusión con un país extranjero” y a los que se les denegó la fianza el sábado.

Grupos de derechos, entre ellos el portavoz de la ONU para los derechos humanos, organizaciones de medios de comunicación y varios países han criticado estas redadas, haciendo temer por la libertad de los medios de comunicación en una de las capitales financieras más destacadas del mundo, donde múltiples organizaciones internacionales de medios de comunicación tienen sus oficinas.

La policía ha hecho de una treintena de artículos publicados por el periódico la base de estas acusaciones en virtud de la controvertida ley de seguridad nacional. Tras un año de disturbios en la antigua colonia británica, es la primera vez que se utiliza la cobertura editorial para formular cargos contra un medio de comunicación.

Pekín se opone firmemente a la intromisión de Washington en los asuntos internos de la nación y de Hong Kong, declaró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian.

La dirigente hongkonesa Carrie Lam, en respuesta a la condena de Estados Unidos por el asalto a las oficinas de la empresa la semana pasada, dijo que se intenta “embellecer los actos” que atentan contra la seguridad nacional.

“No traten de restar importancia a la violación de la ley de seguridad nacional, y no traten de embellecer estos actos que ponen en peligro la seguridad nacional, que los gobiernos extranjeros se han tomado tan, tan a pecho”, dijo en su conferencia de prensa semanal.

Varios medios de comunicación informaron de que a un reportero del Apple Daily presente en la conferencia no se le dio la oportunidad de hacer preguntas. Sin embargo, al final de la sesión, gritó: “Usted dijo que la ley de seguridad nacional sólo afectaba a un pequeño número de personas. Pero más de 800 personas de mi empresa se vieron obligadas a perder sus empleos. ¿Puede responder, señora Lam?”.

Antes de que se anunciara la esperada decisión del fin del popular tabloide de 26 años, la empresa declaró el domingo que la congelación de sus activos le había dejado dinero en efectivo para “unas pocas semanas” de funcionamiento normal.

Los medios de comunicación chinos también han intensificado sus ataques contra el multimillonario fundador Jimmy Lai tras las redadas. Varios periódicos controlados por el Estado publicaron ilustraciones en las que se le retrataba como un “animal parecido a un perro” y un limpiabotas que cumplía las órdenes de Estados Unidos.

Una sección de 24 páginas publicada por el periódico Wen Wei Po el miércoles presenta una imagen de Lai en la primera página con el titular: “Crimen - Registro del horrible comportamiento del traidor chino Lai en la manzana venenosa”.

Lai está encarcelado por cargos de reunión ilegal derivados de las protestas prodemocráticas del año pasado.

La empresa también se ha visto afectada por una serie de dimisiones tras la congelación de fondos, ya que sus efectivos se redujeron casi a la mitad durante un año de disputas con las autoridades. Según el South China Morning Post, sólo quedan unos 20 empleados en la sección de impresión de la empresa, que se han comprometido a seguir trabajando hasta que salga la última edición del periódico, el 24 de junio.