Una Cataluña dividida vota para renovar su Parlamento

Partidos independentistas catalanes obtienen mayoría en las primeras elecciones regionales

Los líderes separatistas dijeron que las elecciones les dieron “una fuerza inmensa” para un referéndum sobre la independencia

Graham Keeley@grahamkeeley
martes 16 febrero 2021 19:02
Read in English

Los partidos independentistas catalanes obtuvieron una mayoría en las primeras elecciones regionales desde que España se hundió en su peor crisis política en décadas tras una declaración unilateral de independencia por parte de políticos regionales secesionistas.

A pesar de una campaña electoral ensombrecida por la pandemia de COVID-19, el resultado puede reforzar el impulso por la independencia, pero esta vez a través de un acuerdo negociado entre Barcelona y Madrid.

La votación vio a los socialistas obtener la mayor parte de los votos y al partido de extrema derecha Vox asegurando sus primeros escaños en la región políticamente turbulenta.

Los socialistas obtuvieron 33 escaños y el 23 por ciento de los votos, pero a pesar de esto todavía tendrán dificultades para formar un gobierno en Cataluña, ya que necesitarían el apoyo de la izquierda republicana catalana (ERC), de izquierda e independentista, que quedó en segundo lugar con 33 escaños, pero el 21,3% de los votos, y el ultraizquierdista En Comu Podem.

Por primera vez, los partidos independentistas obtuvieron más de la mitad de los votos, obteniendo el 51 por ciento, un aumento del 47,5 por ciento en la última encuesta regional en 2017.

Tres partidos secesionistas ocupan ahora 74 de los 135 escaños del parlamento catalán, un aumento de cuatro escaños.

Los analistas pronosticaron que el escenario más probable será un nuevo gobierno catalán integrado por ERC, el independentista de centroderecha Juntos por Cataluña, que quedó tercero con 32 escaños y el 20 por ciento de los votos, y el partido separatista de extrema izquierda. Candidatura de Unidad Popular, que obtuvo nueve escaños y el 6,7 por ciento de los votos.

“Tenemos una fuerza inmensa para lograr un referéndum y la república catalana”, dijo Pere Aragonés, el presidente catalán en funciones que lideró el partido ERC.

Aragonés instó al primer ministro español, Pedro Sánchez, a iniciar conversaciones sobre un referéndum legal sobre la independencia de Cataluña.

A pesar del aumento de la mayoría de los partidos independentistas, es poco probable que el resultado lleve a una repetición de la crisis política de octubre de 2017, cuando los separatistas declararon unilateralmente la secesión de Cataluña de España.

El partido moderado ERC, que ha ayudado a apuntalar el gobierno nacional de minoría socialista, prefiere iniciar conversaciones para resolver el tema de la independencia con Madrid.

“No hay posibilidad de que ERC forme gobierno con los socialistas, ya que firmaron un acuerdo con otros partidos separatistas para no tratar con los socialistas. Es poco probable que retrocedan sobre eso”, dijo Oriol Bartomeus, analista político de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Salvador Illa, el exministro de Sanidad que defendió a los socialistas, también se presentará como candidato a convertirse en el próximo presidente regional catalán tras la victoria socialista.

Durante la campaña se centró en sanar las divisiones sociales e invertir en los servicios de salud y la economía.

“Cataluña necesita dar la espalda a una década de divisiones. Necesitamos volver a unir a la sociedad ”, dijo a los seguidores del partido.

El avance del partido de extrema derecha Vox, que obtuvo 11 escaños y el 7,6 por ciento de los votos, amenaza con polarizar aún más la política en Cataluña.

El partido, la tercera fuerza más grande en el parlamento nacional de España, con 52 escaños, ha hecho campaña para prohibir los partidos independentistas y deportar a los inmigrantes ilegales en Cataluña, que tiene una gran población musulmana.

A pesar del resultado, el apoyo a la independencia en Cataluña ha disminuido en los últimos años a raíz de las divisiones entre partidos separatistas.

Una encuesta del gobierno catalán el mes pasado encontró que el 47,7 por ciento de los catalanes está en contra de la independencia y el 44,5 por ciento, a favor.