Hallan el cuerpo de un alpinista estadounidense ‘sentado’ en la cima de una montaña en Bolivia

Los equipos de rescate tardaron dos días en recuperar el cuerpo de un ávido escalador, que murió de problemas pulmonares a gran altura.

Gino Spocchia
miércoles 08 septiembre 2021 21:05
Trágico accidente entre dos embarcaciones deja 11 muertos y 9 desaparecidos en Perú

Un joven de 24 años de Colorado fue encontrado “sentado en la cima” de la segunda montaña más grande de Bolivia después de que sus pulmones colapsaran durante una escalada.

Daniel Granberg murió dos días después de la caminata a través del Illimani, que tiene 21,004 pies (6,402 metros) de altura y es visible desde La Paz, la capital boliviana.

Sergio Condori Vallejos, un guía de montaña que trabaja con Bolivia Andean Rescue, mencionó que Daniel fue encontrado “sin vida” y “sentado en la cima”, que es parte de la Cordillera Real de Bolivia.

Vallejos también declaró a The Associated Press (AP) que Daniel se había embarcado en la ruta más larga y difícil a través de la Cordillera Real e Illmani antes de enfermarse.

Lo acompañaron dos guías que alertaron a los rescatistas de su muerte, antes de que su cuerpo fuera bajado de la montaña desde una altura de 20,391 pies (6,216 metros), lo que tomó dos días.

Su cuerpo fue trasladado a la morgue de un hospital de La Paz.

Según la madre de Daniel, Jean Granberg, su hijo sufría de falta de aire la noche anterior y tenía un leve dolor de cabeza, pero nada que indicara que su vida estuviera en riesgo.

La madre reveló a la AP que su hijo murió de problemas pulmonares a gran altitud, que pueden afectar a los escaladores en altitudes superiores a los 8 mil pies (2,438 metros).

Leer más: Muere alpinista escocés en avalancha en montaña K2

Daniel ya había estado en Bolivia durante dos meses, donde había escalado varias de las cumbres más altas de la nación andina, incluido el Huayna Potosí, que mide (19,973 pies) 6,088 metros, mostraron sus publicaciones en las redes sociales.

Su madre lo describió como un joven aventurero, temerario y de buen corazón, y contó que su familia se sintió conmovida por los mensajes de apoyo de sus amigos de todo el mundo.

“Pero yo, como mamá, mi corazón está roto. Veinticuatro años no es suficiente y desearía que de alguna manera hubiera habido algún tipo de advertencia”, aseguró la madre. “Si hubiera sentido que estaba en peligro de alguna manera, habría bajado de la montaña. Pero creo que sucedió muy rápido”.

Se decía que Daniel había aprendido física por sí mismo, y su madre lo describió como “la persona más inteligente” que conocía.

Dejó la Universidad de Princeton para convertirse en subcontratista del Departamento de Energía de Estados Unidos.

Información adicional de The Associated Press.