Conversaciones entre Joe Biden y Vladimir Putin comienzan en la Cumbre de Ginebra

Es la primera reunión bilateral entre los dos líderes desde que Joe Biden fue elegido como líder estadounidense.

Oliver Carroll
miércoles 16 junio 2021 16:52
Biden y Putin cara a cara
Read in English

El Presidente de EE.UU., Joe Biden, se encontró cara a cara con el líder ruso, Vladimir Putin, el miércoles en Suiza, al iniciarse las conversaciones entre las dos superpotencias.

Ambos se sonrieron y se estrecharon la mano durante su encuentro en Ginebra, antes de lo que se espera que sean unas duras conversaciones de hasta cinco horas.

Putin dijo que esperaba que las conversaciones fueran “productivas”. Se espera que la cumbre, dé un día de duración, se centre en cuestiones como el control de las armas nucleares, los derechos humanos y el posible intercambio de prisioneros entre ambos países.

Biden lo calificó de debate entre “dos grandes potencias” y calificó que “siempre es mejor encontrarse cara a cara”.

En una escena que parecía una boda VIP -pero con escuadrones antibombas- ambos líderes llegaron para hacerse fotos, antes de entrar en la bucólica villa del siglo XVIII que acoge sus conversaciones de alto nivel.

Los presidentes Biden y Putin fueron recibidos por su anfitrión suizo, el presidente Guy Parmelin, en el orden previsto poco después de la 1 de la tarde, hora local.

Leer más: Mitch McConnell dice que evitará que Biden nombre a un juez de la Corte Suprema

El jefe del Kremlin, conocido por hacer esperar a sus homólogos, llegó primero, en su nueva limusina Aurus. Biden salió de su vehículo unos diez minutos más tarde, pero no antes de una larga espera para que su equipo de seguridad hiciera las comprobaciones de última hora.

Gran parte del centro de Ginebra estaba atrincherado antes del encuentro, la primera cumbre presidencial de Joe Biden y Vladimir Putin.

Las alambradas cortaron la playa, el parque y el paseo marítimo que rodean el lugar del encuentro. El cielo se puso en alerta máxima, vigilado por helicópteros militares y sistemas de defensa aérea.

La parte rusa parecía igual de preocupada por la bioseguridad. A las 6 de la mañana del miércoles, citaron a los periodistas en el hotel de la delegación, en el centro de Ginebra, para una prueba adicional de Covid.

Este es el primer viaje al extranjero de Vladimir Putin desde el comienzo de la pandemia -la primera vez que se mezcla cerca de otras almas mortales- y su equipo parecía no correr riesgos.

En un contexto de terribles relaciones bilaterales, ambas partes han advertido que no deben esperar avances. En los preparativos, la palabra clave para la Casa Blanca ha sido “estabilización”. Para el Kremlin, es “normalización”. Algunos han sugerido que eso ya es una contradicción.

De todos modos, las cumbres entre Estados Unidos y Rusia siempre crean una sensación de expectación. Una esperanza de que las burocracias puedan, aunque sea brevemente, encontrar notas de acuerdo - al menos cuando se trata de las miles de ojivas estratégicas de las que dispone cada uno.

La elección de Ginebra es en sí misma simbólica. Fue aquí, hace 36 años, donde Ronald Reagan se reunió por primera vez con Mijail Gorbachov y comenzó a establecer una infraestructura para el desarme nuclear.

Gran parte de esos cimientos ya han sido desmantelados, y la decisión de Donald Trump de cancelar varios de los tratados no hace sino acelerar una tendencia previa de retirada de Estados Unidos.

Con Joe Biden mostrando un mayor interés en poner freno a la creciente carrera armamentística, se espera que la estabilidad estratégica sea la columna vertebral de las conversaciones. Otros temas de debate serán el cambio climático, el Ártico y cuestiones de seguridad regional como Oriente Medio, Afganistán, Corea del Norte y Nagorno Karabaj.

Un segundo grupo de cuestiones promete ser más complicado: Ucrania, las sanciones, los derechos humanos y los presos políticos. Se espera que Estados Unidos plantee su preocupación por el envenenamiento con Novichok y el encarcelamiento del líder de la oposición Alexei Navalny, y que el Kremlin las ignore.

Los funcionarios han dicho que las conversaciones se desarrollarán en tres etapas. La primera etapa incorporará pequeños equipos de ambas partes: presidentes, ministros de Asuntos Exteriores y traductores. En la segunda se incorporará una comitiva más amplia.

El equipo más amplio de Rusia incluirá no menos de siete altos funcionarios, entre ellos el Jefe del Estado Mayor, Valery Gerasimov, y su hombre clave en Ucrania, Dmitry Kozak.

No habrá cenas conjuntas y las ruedas de prensa serán separadas: primero Vladimir Putin, luego Joe Biden. Al parecer, el líder ruso estaba contento con una rueda de prensa conjunta. Los estadounidenses decidieron que eso podría no ser de su interés. “No es una competición”, señaló el presidente estadounidense.

Dmitry Bykov, el escritor y crítico del Kremlin que supuestamente fue objeto de un intento de asesinato con Novichok en 2019, comentó que Biden había tomado la decisión correcta al rechazar una plataforma compartida. También expresó su esperanza de que Estados Unidos haya entendido que la confrontación no beneficia a nadie.

“Sus brazos están atados, y si intentan hablar con Rusia con una lengua agresiva, no llegarán a ninguna parte”, mencionó“Intenten lamer a Rusia con el lenguaje del amor”.