Australia no se dejará intimidar por el hecho de que Facebook “deje de ser amigo”, dice Scott Morrison

El gobierno califica la prohibición de las noticias por la disputa legislativa como un “asalto a una nación soberana”

Adam Forrest@adamtomforrest
jueves 18 febrero 2021 14:00

El primer ministro australiano, Scott Morrison, arremetió contra Facebook por tratar de “desamparar” a su país con una prohibición inesperada de noticias

Read in English

El primer ministro australiano, Scott Morrison, arremetió contra Facebook por tratar de "desamparar" a su país con una prohibición inesperada de noticias.

El gigante tecnológico estadounidense impidió que los usuarios de Australia compartieran noticias en su plataforma en un impresionante acto de represalia contra las medidas del gobierno para hacer que la empresa pagara por el periodismo australiano.

Morrison dijo que su gobierno no se dejaría “intimidar” para cambiar su postura en la disputa legislativa sobre el contenido.

“Las acciones de Facebook para terminar su amistad con Australia hoy, cortando los servicios de información esenciales sobre salud y servicios de emergencia, fueron tan arrogantes como decepcionantes”, dijo el primer ministro.

La declaración del primer ministro, publicada en su propia página de Facebook, agregó: "No nos dejaremos intimidar por las grandes tecnologías que buscan presionar a nuestro parlamento".

El jueves por la mañana, las organizaciones de noticias australianas descubrieron que no podían publicar historias. Los usuarios australianos de Facebook que intentaron compartir noticias existentes recibieron notificaciones que decían que no podían hacerlo.

Los ministros australianos condenaron de inmediato la decisión, que también impidió el intercambio de algunas comunicaciones gubernamentales, incluidos mensajes sobre servicios de emergencia, así como algunas páginas comerciales.

Morrison dijo que las acciones de la compañía "sólo confirmarán las preocupaciones que un número creciente de países están expresando sobre el comportamiento de las grandes empresas de tecnología que piensan que son más grandes que los gobiernos".

El primer ministro agregó: "Pueden estar cambiando el mundo, pero eso no significa que lo dirijan".

El ministro de salud australiano Greg Hunt dijo al parlamento que era "un asalto a una nación soberana", y agregó: "es un abuso total del poder de mercado de las grandes tecnologías y el control sobre la tecnología".

Tanto Facebook como Google han amenazado con represalias si Australia crea una nueva ley destinada a garantizar que las empresas de medios reciban un pago justo por su periodismo vinculado a esas plataformas.

Según las propuestas, a los gigantes digitales no se les permitiría abusar de sus posiciones dominantes de negociación al hacer ofertas de pago de "tómalo o déjalo" a las empresas de noticias. Si un negocio de noticias se negaba a ceder, un panel de arbitraje tomaría una decisión vinculante sobre una oferta ganadora.

Facebook dijo que la ley australiana propuesta "malinterpreta fundamentalmente la relación entre nuestra plataforma y los editores que la utilizan".

Sin embargo, la decisión de la compañía de bloquear contenido en Australia recibió una condena internacional. El director del grupo de comercio de medios de comunicación del Reino Unido dijo que muestra por qué los países de todo el mundo necesitan una regulación sólida para evitar que los gigantes tecnológicos se comporten como un "matón de patio de escuela".

Henry Faure Walker dijo que la prohibición de Facebook era "un ejemplo clásico de un poder monopolista que es el matón del patio de la escuela, que intenta proteger su posición dominante con escasa consideración por los ciudadanos y clientes a los que supuestamente sirve".