“No crean” la propaganda de los talibanes sobre los derechos de las mujeres, afirma piloto afgana

“El mundo será testigo de los talibanes. Van a apedrear a una mujer en un estadio de Kabul de nuevo por nada”, afirma Niloofar Rahmani

Gustaf Kilander
jueves 19 agosto 2021 16:13

Rahmani logró salir de Afganistán hacia la India en 2015 y se le concedió asilo en los EE. UU. en 2018.

Read in English

La primera mujer piloto de la fuerza aérea afgana ha advertido a otros que no crean en la propaganda de los talibanes sobre los derechos de las mujeres.

En declaraciones a Fox News, Niloofar Rahmani dijo que los talibanes "son los que más lastiman a las mujeres".

“Desafortunadamente, mi familia todavía está ahí. Y desde que me enteré de lo que sucedió en Afganistán, no puedo dormir, no puedo ordenar mi mente, tengo tanto miedo por su seguridad. Y, por supuesto, no se trata solo de mí”, agregó.

La joven de 29 años dijo que "su familia y sus padres están en peligro", y agregó que sus padres habían sido "el objetivo de los talibanes" debido a su apoyo a la carrera de su hija.

El resurgimiento de los talibanes en medio de la retirada de Estados Unidos de su presencia militar ha provocado temor y preocupación generalizados entre los afganos en general, pero para las mujeres y las niñas en particular, ya que el grupo extremista trabaja para restringir severamente los derechos de las mujeres, incluido el acceso a la educación y el empleo.

A pesar de una historia de opresión, Zabihullah Mujahid, el portavoz de los talibanes desde hace mucho tiempo, dijo el martes que los talibanes respetarían los derechos de las mujeres dentro de las normas de la ley islámica, sin dar más detalles sobre lo que eso significaría en la práctica.

Los talibanes han animado a las mujeres a regresar al trabajo y han permitido que las niñas regresen a la escuela, entregando pañuelos islámicos en la puerta. Una presentadora de noticias entrevistó a un funcionario talibán en la televisión afgana el lunes.

El trato a las mujeres varía ampliamente en todo el mundo musulmán y, a veces, incluso dentro del mismo país, y las zonas rurales tienden a ser mucho más conservadoras. Algunos países musulmanes, incluido el vecino Pakistán, han tenido primeras ministras, mientras que la ultraconservadora Arabia Saudita permitió que las mujeres condujeran recientemente.

Rahmani logró salir de Afganistán hacia la India en 2015 y se le concedió asilo en los EE. UU. en 2018. Saltó a la fama como la primera mujer piloto de la fuerza aérea del país después de que los talibanes perdieran el poder cuando EE.UU. ingresó al país en 2001 en busca de terroristas después de los ataques del 11 de septiembre. Sus padres y su hermana todavía están en Kabul.

Dijo que los talibanes le han estado enviando "amenazas de muerte desde 2013", y agregó que no cree en las afirmaciones de los talibanes de que respetarán los derechos de las mujeres y las niñas.

“El mundo será testigo de los talibanes. Van a apedrear a una mujer en un estadio de Kabul otra vez por nada”, dijo.

El mismo día en que Mujahid dijo que los talibanes respetarían los derechos de las mujeres, los combatientes talibanes dispararon y mataron a una mujer en la provincia de Takhar después de que no usara burka en público.

Mujahid también dijo que los talibanes ofrecerían una amnistía general a los afganos que hayan trabajado con el gobierno afgano caído apoyado por Estados Unidos, una oferta que fue recibida con un escepticismo generalizado. Tanto funcionarios estadounidenses como británicos han dicho que los talibanes serán juzgados por sus acciones y no por sus palabras.

“Nunca pensamos que la situación y las historias en Afganistán se volverían a repetir como se van a repetir ahora”, dijo Rhamani a Fox 13 Tampa Bay.

"Los talibanes empezaron a amenazarme a mí y a mi familia diciendo que no soy una buena mujer musulmana, que he abandonado mi cultura musulmana y que merezco que me maten por honor".

“Dijeron que mi familia les trajo vergüenza”, mencionó. “Nos reubicamos dos, a veces tres veces al mes. El gobierno nunca me apoyó en esto. La Fuerza Aérea me dijo que nunca me obligaron a estar allí y que podía irme … si quería”.

"Mi hermano recibió dos disparos de los talibanes porque era mi apoyo, me había estado ayudando a ir de un lado de Kabul al otro para ir a trabajar".

Leer más: Fotos muestran a 640 afganos hacinados en avión de ejercito de EE.UU.

Ella le dijo a la estación de televisión local que habló con su padre este fin de semana.

“Mi papá es un hombre muy fuerte”, dijo ella, emocionada. “Así que está tratando de decirme que todo está bien. Pero ese no es el caso".

Ella está trabajando para convertirse en ciudadana de los EE.UU. con la esperanza de unirse al ejército de EE.UU. en algún tiempo.

"De repente, están viendo estos males en la ciudad", dijo sobre las jóvenes que experimentan el gobierno de los talibanes por primera vez. “Y solo están esperando que Estados Unidos se retire por completo, y luego sabrán que Afganistán está completamente bajo su control y comenzarán la violencia y las leyes, y serán las mismas leyes que tenían hace 20 años, tal vez incluso más fuerte".

Observó con horror las escenas caóticas desde el aeropuerto de Kabul, con afganos desesperados colgados del exterior de los aviones militares estadounidenses mientras despegaban.

"Ningún ser humano haría eso a menos que pensara que vale la pena arriesgar su vida por estar en Afganistán", dijo. “Porque la mayoría de ellos vivió de antemano bajo el régimen talibán. Tienen tanto miedo que están dispuestos a morir colgados del avión en lugar de vivir bajo ese gobierno”.

"Esta es una guerra contra las mujeres, no contra los hombres", dijo a Fox News. “Temo tanto por mi familia que no quiero ponerlos en riesgo por lo que he hecho por mi país”.

Associated Press contribuyó a este informe.