Pronto no quedará ni un solo periodista libre en China, según un reporte condenatorio

Una cuarta parte de los periodistas encarcelados en el mundo se encuentran en el país

Maroosha Muzaffar
martes 07 diciembre 2021 18:47
<p>Jimmy Lai, fundador del ahora clausurado Apple Daily, es escoltado por funcionarios de los Servicios Penitenciarios hasta una camioneta antes de comparecer ante un tribunal de Hong Kong el 12 de diciembre de 2020</p>

Jimmy Lai, fundador del ahora clausurado Apple Daily, es escoltado por funcionarios de los Servicios Penitenciarios hasta una camioneta antes de comparecer ante un tribunal de Hong Kong el 12 de diciembre de 2020

Read in English

Zhang Zhan, periodista ciudadana, se desplazó a Wuhan en febrero del año pasado y realizó una crónica de la pandemia del covid-19 y de la gestión de las autoridades en su teléfono inteligente. En mayo, las autoridades chinas la detuvieron y en diciembre la condenaron a cuatro años de cárcel.

¿Su cargo? “Provocar peleas y causar problemas” por publicar vídeos en YouTube sobre la pandemia. Las Naciones Unidas se unieron el mes pasado a las numerosas organizaciones de todo el mundo que instan a las autoridades chinas a liberar a esta mujer de 38 años.

La familia de Zhang ha afirmado que podría estar a punto de morir, ya que su salud se está deteriorando rápidamente después de haber realizado huelgas de hambre en la cárcel. Su hermano Zhang Ju tuiteó que: “Es muy testaruda. Creo que no vivirá mucho tiempo. Si no supera el frío invierno, espero que el mundo la recuerde como era”.

Zhang es una de los “al menos diez defensores de la libertad de prensa” actualmente encarcelados en China, según un nuevo reporte de RSF (Reporteros sin Fronteras) titulado “The Great Leap Backwards of Journalism in China” (El gran retroceso del periodismo en China). RSF añade que, si no son liberados inmediatamente, se enfrentan a una “muerte inminente”.

Sus casos se inscriben en un alarmante deterioro de la libertad de prensa en China, que incluye la expulsión de corresponsales extranjeros y un declive especialmente dramático de la situación de Hong Kong, que pasó de ocupar el 18º lugar en la clasificación de la libertad de prensa de RSF en 2002 al 80º en 2021. China en su conjunto ocupa el puesto 177 de 180, solo dos puestos por encima de Corea del Norte.

El nuevo reporte de RSF señala que hay al menos 127 periodistas detenidos en China, lo que supone una cuarta parte de todos los periodistas detenidos en el mundo.

“Por supuesto, pedimos al régimen chino que los libere inmediatamente”, declaró Cédric Alviani, director de la oficina de RSF en Asia Oriental. “Pero, a largo plazo, nuestro temor es que, si esto continúa en China, no quedará ni un solo periodista libre en China, porque el sistema de información estará muy amañado”.

En declaraciones a The Independent, el periodista explicó que se ejerce una enorme presión sobre los periodistas, escritores y blogueros para que se ajusten a la línea del gobierno en todo lo que escriben, y aseveró que el mejor ejemplo de otro país en el que esto ocurre es Corea del Norte. “China va definitivamente en esa dirección”, exclamó.

Christophe Deloire, secretario general de RSF, afirmó que China se está convirtiendo en una “pesadilla” para los periodistas. “La renovación de las credenciales de prensa de los periodistas chinos se somete ahora a una prueba de conocimiento del ‘Pensamiento’ del presidente y a un examen de su huella en las redes sociales”, declaró. “En su frenesí de control, el régimen se plantea incluso prohibir los medios de comunicación privados en un futuro próximo. Es una pesadilla”.

El reporte de RSF destaca varios casos de trabajadores de los medios de comunicación que han muerto detenidos en China. Entre ellos se encuentra Kunchok Jinpa, guía turístico y fuente de noticias clave del Tíbet. Este hombre de 51 años murió en un hospital de Lhasa a principios de este año, menos de tres meses después de haber sido trasladado allí desde la cárcel sin que su familia lo supiera.

Sophie Richardson, directora del programa sobre China de Human Rights Watch, había calificado la muerte de Kunchok Jinpa como “otro caso sombrío de un tibetano encarcelado injustamente que muere por malos tratos. Las autoridades chinas responsables de la detención arbitraria, la tortura o los malos tratos y la muerte de personas bajo su custodia deben rendir cuentas”.

También están los casos del Premio Nobel de la Paz, el escritor y activista Liu Xiaobo y el bloguero Yang Tongyan -ambos murieron en 2017 por cánceres no tratados mientras estaban detenidos-.

El reporte detalla cómo los medios de comunicación chinos y las empresas de Internet están obligados a seguir las instrucciones del Partido Comunista, especialmente cuando se trata de temas que se consideran “sensibles”, como reportar sobre el Tíbet, Xinjiang, Hong Kong, Taiwán, la corrupción y el malestar social. Dice que “el Departamento de Propaganda del Partido Comunista Chino, que controla las acciones de 14 ministerios, envía a los medios de comunicación una lista diaria de temas a destacar y otra lista de temas que no deben cubrir bajo pena de sanciones”.

Hong Kong ocupa un lugar destacado en el reporte, ya que la nueva Ley de Seguridad Nacional, adoptada en junio del año pasado, se ha convertido en una herramienta de represión de las voces independientes, en nombre de la lucha contra “el terrorismo, la secesión, la sedición y la connivencia con fuerzas extranjeras”, cuatro cargos que, según RSF, se utilizan con frecuencia contra los periodistas de la China continental. Entre los periodistas detenidos se encuentra el magnate de los negocios y fundador del Apple Daily, Jimmy Lai, junto con varios redactores de alto nivel del desaparecido medio de comunicación.

Y los corresponsales extranjeros ven cada vez más frustrado su trabajo por las autoridades chinas, con varios reporteros experimentados de medios occidentales a los que se les ha negado el visado y se les ha expulsado del país este año y el pasado. En un comunicado, el Club de Corresponsales Extranjeros de China afirmó que el país utilizó la pandemia de coronavirus como una forma más de “frustrar significativamente el trabajo de los corresponsales extranjeros en China”.

Alviani subrayó: “Cuando China permitía a los corresponsales extranjeros, era una época en la que el país necesitaba inversiones extranjeras y exposición internacional. Ahora que los tiempos han cambiado y China no necesita nada de eso, considera a los corresponsales extranjeros como testigos no deseados y trata de deshacerse de ellos”.

En marzo de este año, el gobierno chino introdujo una disposición en la ley penal china que prohibía cualquier debate que cuestionara el relato oficial de los acontecimientos históricos chinos. Apenas dos meses después, el experiodista y comentarista político Qiu Ziming fue condenado a ocho meses por “difamar a héroes y mártires” tras cuestionar el violento enfrentamiento entre soldados indios y chinos en la frontera en junio del año pasado.

“Con el pretexto de contrarrestar la influencia de las fuerzas hostiles occidentales, China está exportando su concepción del periodismo canalla al servicio de los intereses del Estado y trabajando para difundir su propaganda en todo el mundo a través de medios cada vez más insidiosos”, explica el reporte de RSF.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in