Alexei Nalvalny anuncia su retorno a Rusia

El principal crítico de Putin, Alexei Navalny, fue arrestado a su regreso a Rusia

Navalny fue detenido minutos después de aterrizar en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú

Oliver Carroll@olliecarroll
domingo 17 enero 2021 19:22
Read in English

El líder de la oposición rusa y crítico de Vladimir Putin, Alexei Navalny, fue detenido por la policía después de regresar a Moscú cinco meses después de haber sido envenenado por un agente.

Las imágenes mostraron a Navalny siendo recibido por agentes de policía en el control de pasaportes minutos después de aterrizar en la capital rusa.

Momentos antes de su arresto, Navalny respondió preguntas frente a un telón de fondo que mostraba las torres rojas del Kremlin y se disculpó con los pasajeros por las molestias del vuelo desviado.

"Este es el mejor día de los últimos cinco meses", dijo Navalny. “No tengo miedo, porque sé que tengo razón. No le tengo miedo a nada".

El domingo fue la primera vez que regresó a Rusia desde su envenenamiento por parte de un agente nervioso en agosto. Había prometido regresar a pesar de la probabilidad de que lo arrestaran.

Una declaración del servicio penitenciario estatal confirmó más tarde que Navalny había sido "detenido en espera de una audiencia judicial el 29 de enero".

Los funcionarios emplearon una treta elaborada, redirigiendo su avión en el último minuto y atropellando a periodistas y simpatizantes que esperaban en un aeropuerto diferente.

Ese mismo día, Moscú Vnukovo, el aeropuerto de destino original, había sido preparado ostentosamente para la batalla, con policías antidisturbios, perros guardianes y anillos concéntricos de escudos metálicos. Sólo con el avión ya descendiendo quedó claro que algo no estaba bien.

Primero, el avión se desvió de su curso. Luego, las redes sociales conectadas con la policía dijeron que el avión estaba siendo desviado. Más tarde, los representantes de la aerolínea y el aeropuerto confirmaron que el avión se dirigía al norte hacia el principal aeropuerto de la ciudad, Sheremetyevo.

El arriesgado movimiento de Navalny de volar después de su experiencia cercana a la muerte se había comparado de diversas maneras con la llegada de Vladimir Lenin a la estación de Petrogrado antes de la revolución de octubre de 1917 o con la lucha de Nelson Mandela en la Sudáfrica de la era del apartheid.

Opiniones aún más emocionantes hablaban de la segunda venida de Jesucristo, una interpretación que no es del todo inconsistente con las llamadas del político a sus devotos seguidores para que lo saluden en el aeropuerto.

Al final, el líder de la oposición fue recibido en Rusia por otro viejo amigo: las fuerzas del orden.

Ese resultado siempre fue el más probable. El 12 de enero, el servicio penitenciario estatal anunció que había colocado al enemigo del Kremlin en una lista de buscados después de supuestamente romper la libertad condicional, y buscaría arrestarlo a su llegada. Otra agencia estatal, el comité de investigación, hizo un reclamo paralelo a la libertad de Navalny, alegando que era culpable de malversación de fondos donados a su fundación anticorrupción.

Las justificaciones legales empujan los límites de la credibilidad. Pero los propios abogados de Navalny admiten que cualquiera de los reclamos podría resultar en sentencias de prisión de varios años por parte del infame sistema judicial de Rusia.

Como tal, el futuro inmediato del político de oposición parece razonablemente sombrío. Los partidarios insisten en que incluso en el caso ahora probable de que sea encarcelado, podrá trazar un nuevo futuro desde su celda de la misma manera que Nelson Mandela.

Sin embargo, como señaló secamente un comentarista local, el activista contra el apartheid tardó más de dos décadas en recuperar su libertad.