Alcaldesa afgana dice que está esperando que los talibanes ‘vengan… y me maten’

‘Estoy sentada aquí esperando a que vengan. No hay nadie que me ayude a mí ni a mi familia’

Celine Wadhera
martes 17 agosto 2021 21:35
Ex vice primera ministra afgana de asuntos de la mujer: "Puede que sean más brutales de lo que eran"
Read in English

Una de las primeras alcaldesas de Afganistán ha dicho que está esperando que los talibanes la encuentren y la maten.

Zarifa Ghafari, exalcaldesa de Maidan Shar en la provincia de Wardak, de 27 años, dijo al periódico I: “Estoy sentada aquí esperando que vengan. No hay nadie que me ayude a mí ni a mi familia”.

“Solo estoy sentada con ellos y mi esposo. Y vendrán por gente como yo y me matarán”.

“No puedo dejar a mi familia”, expresó. “Y de todos modos, ¿a dónde iría?”

Hace apenas tres semanas, le reveló al periódico I que tenía esperanzas en el futuro de su país.

“La gente más joven está al tanto de lo que está sucediendo”, mencionó. “Tienen redes sociales. Se comunican. Creo que seguirán luchando por el progreso y nuestros derechos. Creo que hay futuro para este país”.

En 2018, Ghafari fue nombrada alcaldesa de Maidan Shar por el presidente Ashraf Ghani, convirtiéndola en la alcaldesa más joven de Afganistán y la primera mujer en ocupar un cargo en la ciudad conservadora.

El I informó que los talibanes se han comprometido con frecuencia a matar a Ghafari, y agregó que su padre fue asesinado a tiros el 15 de noviembre de 2020, solo 20 días después de que se cometiera un tercer atentado contra su vida.

A medida que los talibanes seguían ganando terreno en Afganistán, a Ghafari se le asignó un trabajo en el Ministerio de Defensa en Kabul, donde era responsable del bienestar de los soldados y civiles heridos en ataques terroristas; esta función ofrecía un grado relativo de seguridad, en comparación con el perfil público de su función como alcaldesa en la provincia central de Wardak.

Leer más: Mujeres atrapadas en Afganistán plagadas de miedo mientras los talibanes aumentan el control

El domingo, después de que el presidente Ghani huyera del país y los talibanes tomaran el control de Kabul, Zabihullah Mujahid, portavoz principal de los talibanes, declaró que se protegerían las vidas de mujeres y opositores.

Los talibanes han añadido que se ofrecería “amnistía” a quienes trabajaran con el gobierno afgano o con fuerzas extranjeras.

“La vida, la propiedad y la dignidad de nadie se verán dañadas y las vidas de los ciudadanos de Kabul no estarán en peligro”, señalarón los talibanes.

El martes, los talibanes incluso instaron a las mujeres a participar en el nuevo gobierno, que se espera que surja en unos días.

Enamullah Samangani, miembro de la comisión cultural de los talibanes, anunció: “El Emirato Islámico no quiere que las mujeres sean víctimas. La estructura del gobierno no está del todo clara, pero según la experiencia, debería haber un liderazgo totalmente islámico y todas las partes deberían unirse”.

Samangani agregó que las mujeres “deberían estar en la estructura del gobierno de acuerdo con la ley islámica”.

Pero muchos siguen siendo escépticos, ya que los informes de asesinatos por venganza y tácticas brutales ya han comenzado a surgir de las áreas tomadas por el grupo militante.

El lunes, el embajador de Afganistán ante la ONU, Ghulam Isaczai, expuso: “Hemos visto imágenes espantosas de las ejecuciones masivas de personal militar por los talibanes y el asesinato selectivo de civiles en Kandahar y otras grandes ciudades”.

“Los residentes de Kabul informan que los talibanes ya han iniciado búsquedas de casa en casa en algunos vecindarios, registrando nombres y buscando personas en su lista de objetivos. Ya hay informes de asesinatos selectivos y saqueos en la ciudad”.

Isaczai instó al Consejo de Seguridad de la ONU a “utilizar todos los medios a su disposición” para poner fin a la violencia y respetar los derechos humanos y el derecho internacional.